A las tres en la selva, Carlota Echevarría.

A las tres en la selva, Carlota Echevarría.

Si os dijera que en pleno centro de Madrid ocurrió un hecho mágico e imposible de creer, ¿me creeríais?
En esta vida nada es imposible, y que en una ciudad tan grande y aparentemente monótona ocurra algo extraordinario que os saque de la rutina, es algo que puede ocurrir en cualquier momento. Sobre todo, con la imaginación de un niño.

Me encantan los libros basados en lugares que conocemos o que tenemos cerca y que nos permiten dejar volar la imaginación para hacernos ver que cualquier sitio que consideremos aburrido puede ser escenario de una aventura excepcional.

Así es A las tres en la selva. Una historia que comienza en un lugar muy conocido en España y lo conecta con una historia de aventura, acción y misterio a caballo entre Madrid y Perú simultáneamente. ¿Quién dijo que eso sería imposible?

Un libro totalmente recomendado para niños imaginativos y deseosos de vivir aventuras en cualquier lugar, niños que son capaces de armarse oda una historia sin salir de su pueblo y de ver lo extraordinario en lo corriente.

Maite y Adrián están listos para irse de vacaciones. Mientras esperan en la estación de Atocha, deciden ir a ver el jardín tropical, pero algo extraño ocurre con las plantas. Pronto la vegetación lo habrá invadido todo y estarán inexplicablemente perdidos en una selva que se vuelve más peligrosa a cada minuto que pasa.

a las tres en la selva

Ficha técnica.

Título: A las 3 en la selva
Textos: Carlota Echevarría
Ilustraciones: Laia Pàmpols
Editorial: Loqueleo.
Temática: amistad, fantasía.
ISBN: 9788491225157
Detalles: 160 págs, 14 x 20 cm

A las tres en la selva.

Atocha se convierte en protagonista de la historia desde el minuto 0, ya que allí es donde sucede lo que relatan en A las tres en la selva. Un día cualquiera de verano en Madrid con sus calles llenas de tráfico y su alboroto habitual.
Ese día, en Madrid, Maite y Adrián iban a la estación para pasar el verano con su abuela en Calpe y los acompañaba la hermana de su abuela.
En el edificio antiguo de la estación construyeron un invernadero, un pedazo de jardín tropical en mitad del caos de una gran ciudad.
A las tres en punto, Maite y Adrián estaban justo entrando en el jardín, tenían media hora para verlo.

Paralelamente, en Perú a esa misma hora se encontraban Francisco y su tío Luis Alberto adentrándose en la selva cerca de Puerto Maldonado llevando a cabo un curioso rito que su tío conocía.
¿Qué podía haber en común con los dos primos en un jardín de Atocha y Francisco y su tío en una selva de Perú?.

Desde luego una conexión extraña había desde el instante en que todos estaban en sus respectivas selvas a la misma hora. En Atocha cundió el caos, pues las plantas y los árboles del invernadero comenzaron a crecer desmesuradamente sin explicación lógica, mientras que los primos, que se habían adentrado en el jardín aún más saltando una valla, de pronto se encontraban en una selva que parecía de verdad, ¡donde incluso había guacamayos y monos!

loqueleo - Carlota Echevarria

De algún modo, la selva de Perú y el pequeño jardín de Atocha estaban conectados en ese instante. Francisco y su tío estaban ahora con Maite y Adrián, la tía abuela de los niños no los encontraba, en Atocha estaban flipando por el crecimiento de las plantas, y todo era ilógico, irracional e increíblemente mágico.

Una emocionante historia de conexiones y misterio.

Como apasionada de la literatura para cualquier edad tengo que decir que este título es lo que yo llamo perfecto para todo tipo de lectores. Incluso a mí a mis cuarentayalguno me ha enganchado desde el primer momento con su historia. Es un acierto total meter la acción al principio y no dejar que pasen páginas y páginas sin que nada ocurra. Particularmente, no me gustan esos libros cuyo eje, acción y desenlace ocurren en la segunda mitad del libro de forma apresurada.

Me engancharon desde el momento en el que se explica la historia del invernadero de Atocha, algo que yo desconocía y otro punto a favor del libro, que nos enseñe secretos desconocidos para muchos en nuestro propio país.
Que ese lugar tan singular sea el epicentro de la historia conectándolo con una selva de Perú me parece fascinante. De hecho, en nuestra próxima visita a la capital iremos a verlo.

En esta aventura todos nos teletransportamos a una selva llena de animales y plantas exóticas, la aventura de no saber dónde iremos a parar o como salir de ella, el misterio origen de todo y el posible final. No sabría como describirlo sin hacer spoiler, es un libro que presenta una gran aventura en una ciudad normal y en un lugar muy concurrido que ya no pasará inadvertido para nadie que lo haya leído. ¿A qué niño no le gustaría vivir algo así?.

Para esos niños de ciudad que tienen menos libertad que los de pueblo en ese aspecto, es una gran oportunidad de hacerles ver que, en lo corriente, en lo que tienen cada día delante, también hay una forma de escapar de la rutina y de tener un poco de misterio y acción. Niños imaginativos como el mío no dudarían en utilizarlo para crear su propia historia.

Si Maite y Adrián consiguieron salir de la selva, si Francisco consiguió invertir el hechizo o si todo acabó bien, es algo que no os voy a desvelar… tendréis que averiguarlo vosotros mismos.

Sobre los autores:

Carlota Echevarría es de Madrid. Le gustan los libros de aventuras, las pelis de capa y espada, los bombones de chocolate negro y la gente que cumple años en diciembre (Carlota, mi cumpleaños es el 31 de diciembre).

Laia Pàmpols nació en Barcelona y se licenció en Bellas Artes en la Universidad de Barcelona para luego completar sus estudios como ilustradora en la Escuela de Cómic y Artes Visuales Escola Joso.

Un comentario en «A las tres en la selva, Carlota Echevarría.»

  • el 17 noviembre, 2023 a las 10:33
    Enlace permanente

    Chulísimo, ¡muy recomendable!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *