Sonajeros de peluche para tu bebé.

Sonajeros, un básico imprescindible.

Si hay un objeto de juego imprescindible en los primeros meses de vida de un bebé, sin duda creo que sería el sonajero y/o cualquier objeto que el bebé usa como tal. Y si bien antiguamente eran comunes los sonajeros de plata o plástico con las típicas 3 esferas que hacían ruido, ahora hay múltiples opciones mucho más bonitas y blandas, que nos evitan golpes innecesarios, como los preciosos sonajeros de peluche con formas de amorosos y tiernos animales.

Estamos hablando del que posiblemente sea uno de los primeros juguetes sensoriales para bebés de los que se tiene constancia y que sirve para estimular sus sentidos.

Fichad los sonajeros de peluche de Lilliputiens porque además de ser preciosos, son muy completos y divertidos. Este tipo de juguete tiene varios beneficios:

 • Mejora la motricidad fina. Para jugar con un sonajero, los bebés tendrán que hacer movimientos precisos con las manos, dedos y muñecas, lo que también favorece el fortalecimiento de los músculos de la mano.

 • Favorece el gateo. Cuando los bebés comienzan a desplazarse o arrastrase, dejarles juguetes de este tipo favorece que se lancen a gatear para tratar de alcanzarlos cuando se les escapan o los lanzan lejos.

 • Estimula sus sentidos. Vista, oído y tacto son estimulados con un sonajero gracias a sus sonidos, texturas crujientes, vivos colores, espejos y demás sorpresas que encuentran en ellos.

sonajeros lilliputiens

Sonajeros de peluche Lilliputiens.

La perfecta combinación entre el juguete sonoro y el muñeco de apego, estos sonajeros de peluche son blanditos, suaves y el compañero ideal para nuestros bebés.

En Lilliputiens saben mucho sobre juguetes tiernos y achuchables. No hace mucho que os enseñamos sus libros de tela con los personajes característicos de la marca: el unicornio Louise, el rinoceronte Mario o Jack el León.

En esta ocasión os presentamos al tucán Pablo y a la zorrita Alicia.
Nos encanta que cada familia tenga a su personaje y poder llamarlos por su nombre. Los niños aprenden a reconocerlos rápidamente y a distinguirlos entre el resto.

Estos sonajeros de peluche son lavables a máquina hasta 30º en ciclo delicado para no estropearlos. Pueden morderlos todo lo que quieran porque no hay ni una parte peligrosa en ellos.
Para Lilliputiens la seguridad es lo primero, y crean juguetes seguros y de alta calidad para que duren muchos años y puedan pasar entre hermanos o incluso en generaciones posteriores.

Sonajero con asas Alice. Una simpática zorrita que esconde un secreto.

sonajero Alice

Este precioso sonajero es perfecto para los niños más pequeños, pues tiene un agarre muy sencillo para ellos con su original forma. Alice viene acompañada por un amigo oculto en su interior, ¡tendrán que descubrirlo!.

El sonajero lleva diferentes texturas crujientes que suenan al agarrarlo, y si lo agitan, pueden escuchar su cascabel.

sonajero alice lilliputiens

Sonajero Tucán Pablo. Con mordedor, espejo y una vibrante sorpresa.

sonajero tucán pablo

Y para cuando los peques ya tienen mejor agarre, tenemos a Pablo, este simpático Tucán que esconde en su interior unas cuantas sorpresas.
Por un lado, tenemos texturas con ruidos y hasta un espejo para ver su reflejo. Además, si presionamos su pico emite un sonido.
Si estamos atentos podemos ver en el nido a un bebé tucán del que los peques pueden tirar para ver como se recoge inmediatamente con su sistema retráctil vibrante.

sonajero tucán pablo

Los sonajeros de peluche no solamente sirven para estimular el oído con su característico sonido al agitarlos, también la vista y el tacto con sus vivos colores, sus formas y distintas texturas. Los sonajeros pueden ser de madera, plástico, metal, telas o peluche como los que os acabo de enseñar.

Además, estos en concreto al ser de tela sirven también como peluche o muñeco de apego.

¿No es un regalo perfecto para cualquier bebé?

sonajeros de peluche tucan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: