Un amor en la cabeza. Luana Vergari y Francesco Filippino

07:00 Mónica - Refugio de Crianza.

Un amor en la cabeza. Luana Vergari y Francesco Filippino

Me encanta escribir esta reseña que nos habla de algo que a todos nos mueve en algún momento: el amor. Un cuento precioso con el que ver lo que nos hace el amor y que a la vez nos trae recuerdos de ese primer amor de la infancia.

¿Qué es el amor?. El amor es una emoción, LA EMOCIÓN. Esa que nos hace reír, cantar, saber que estamos vivos.
Pero también a veces duele y hace daño.
El amor es protagonista de canciones, películas, libros y hasta cuentos para niños como este que hoy leemos: Un amor en la cabeza.

Desde hace algún tiempo, el pequeño Pedro tiene un Amor en la cabeza. No sabe de dónde ha salido ni qué hace entre su pelo, sólo sabe que una mañana se despertó, se miró al espejo y lo vio… ¿Tendrá algo que ver con Matilde, su nueva compañera de clase?

Ficha técnica.

Título: Un amor en la cabeza
Textos: Luana Vergari
Ilustraciones: Francesco Filippini
Editorial: Picarona.
Temática: amor, felicidad.
ISBN: 978-84-9145-279-9
Detalles: 32 págs, 24 x 24 cm

Un amor en la cabeza.

un amor en la cabeza

Pedro tiene algo en la cabeza, no lo sabe, pero es un Amor. Un Amor que juega entre sus rizos y da vueltas y vueltas alrededor.

Con Amor en la cabeza, Pedro está algo distinto. Canturrea, no da importancia a ciertas cosas que no le gustan, ya no se enoja tanto cuando no le dejan ver la tele…

un amor en la cabeza

¡Ay Matilde!, su compañera de clases. Un Amor de niña siempre amable con él. ¿Tendría algo que ver con su nuevo estado de ánimo?.

El Amor que tiene Pedro en la cabeza le alegra el corazón, pero a veces también se pone triste, se enfada y se aleja de Pedro. Porque el amor a veces, también duele y nos pone tristes cuando nos daña aún sin darse cuenta.

un amor en la cabeza

Editorial Picarona nos presenta un ábum lleno de amor que nos deja ver claramente lo que se siente cuando se ama y cuando duele.

Con la inocencia de un niño y de un posible primer amor, veremos como algo tan simple como querer a alguien nos vuelve distintos. Más alegres, más optimistas, menos críticos. ¿Quién no ha sentido esa felicidad como Pedro?.
Cuando amas, hasta de los erores te ríes, de las malas situaciones sabes sacar el lado bueno, y sin pensarlo, perdonas.

Luana Vergari es también la autora de Mamá tiene un bebé en la barriga, un álbum ideal para los peques que esperan un hermanito y no saben lo que les espera.
Escribe para cine, animación, teatro y cómics. también colabora con Disney Italia.

Francesco Filippini pone rostro al amor. O al menos nos lo enseña a través del rostro de Pedro. Es director de animación, de arte e ilustrador.

¡Ay!, el amor.

Qué bonito es el amor, ¿verdad?.En todas sus formas y variantes, no hay nada más bonito que amar y ser amado y la felicidad que conlleva.
El amor por tu pareja, por tus hijos, por tu mascota o por una amiga. El amor es así, que se puede extender y extender hasta donde tú quieras.

¿Recordáis a vuestro primer amor?. Yo sí, cada detalle. Hoy día seríamos incompatibles pero quedó un bonito recuerdo. Pedro está viviendo ese primer amor, aunque aún no lo sepa. El amor romántico infantil, esas primeras veces.

Yo no sé si mi hijo está viviendo su primer amor pero si sé que hay una niña del pueblo que le hace tilín, le pone nervioso, la dibuja y me dice que es la niña más guapa del mundo.

Pero ojo con decirle algo al respecto eh que se enfada. Yo procuro no meterme ni sacarle el tema pero a algunos adultos les gusta meterse con ellos y decirles cosas sobre si son novios (palabra que odio en niños) y se enfada tanto que se pasa unos días sin querer jugar con la niña, que no tiene culpa de nada.

Por favor, dejad a los niños en paz con los novios y las novias, no les digáis nada, no os riáis, no preguntéis.

El amor no es solo atracción. También hay amor de amigo, por los hijos, amor por tu gatito o tu cobaya. Pero sí hay algo que tiene en común todo tipo y clase de amor, ¿sabéis qué es? Que nos hace más felices.

El amor nos hace tener la cabeza en cualquier parte, nos vuelve despistados, nos atonta. Pero nos sienta realmente bien y cuando sentimos ese amor, somos más amables y sonreímos más.

Lo malo es que como a Pedro, a veces el amor nos daña aunque sea sin querer. Nos duele y nos hace ponernos tristes por un momento, o por un rato largo. Por eso es importante saber cuando ese amor nos hace daño involuntariamente, porque sigue mereciendo la pena sentirlo.

Siempre tengo en la memoria un anuncio de tv que emitían cuando yo era pequeña: Algún día, la ternura moverá el mundo.
Y yo digo: Algún día, el amor moverá el mundo, aunque sea nuestro mundo.

Donde hay amor, hay vida.
Mahatma Gandhi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: