Aumentar el interés por la comida con El vampiro Edelmiro.

08:00 Mónica - Refugio de Crianza.

Aumentar el interés por la comida con El vampiro Edelmiro.

Después de tener a un niño al que no le interesa lo más minimo la comida y que cada hora de sentarse a la mesa es una odisea hagas lo que hagas, he aprendido que de nada me sirve la teoría ni los consejos ajenos. Tengo que asumir que tu hijo come lo que come y punto.
En los últimos cinco años me he hartado de escuchar consejos infalibles, de probar todas las opciones y pasar por todos los estados. Y nada ha funcionado: ni obligarlo a comer, ni engañarlo, ni premiar o castigar, ni dejarlo sin comer. Os aseguro que es estresante y desesperante cuando lo vives.

Ahora mismo mi táctica es dejar que el elija lo que puede o quiere comer, porque es el único modo de que coma algo, y tratar de que muestre interés por la comida sin presionarlo. Y parece que funciona.
No le obligamos a comer ni a probar, pero le preguntamos si quiere hacerlo. Un día dice que no, otro vuelve a decir que no, y tres días más dice que no, pero llega un día en el que dice: vale, voy a probar. Y eso ya es un punto más.

El vampiro Edelmiro.

el vampiro edelmiro

Autor: Scott Emmons
Ilustrador: Mauro Gatti
Editorial: SM
Detalles: En verso, 32 págs, tapa dura.
ISBN: 9788491078258
Temática: Halloween, alimentación.

Edelmiro es un vampiro al que le ocurre lo mismo que a mi hijo. Pero mientras el mío solo quiere arroz, san jacobo, pollo y sopa, Edelmiro solo come carne (ya quisiera yo). Cada vez que el estomago le ruge aunque sea de noche, se tiene que levantar para asaltar la despensa y se pone morado a comer carne: hamburguesas, solomillo, chuletas, albóndigas, costillas de ternera. ¡Todo le va bien!.

el vampiro edelmiro

Y claro, llegó un día en el que Edelmiro se cansó de comer siempre lo mismo y estaba cansado y triste por tener el mismo menú cada día.

“Tal vez, se dijo Edelmiro, yo tengo que investigar
con aquellos alimentos que nunca quise probar”

Esa noche Edelmiro salió en busca de nuevos alimentos que probar para saciar su hambre. Verduras de una huerta que le parecían feas, manzanas de los árboles, pimientos, tomates y zanahorias fueron su menú degustación esa noche. ¡Y estaba todo buenísimo!.

el vampiro edelmiro

Tanta variedad en su menú hizo que Edelmiro estuviera siempre sano y siempre con energía y vitalidad.
Se dice por ahí, que cuando nos encontramos por el suelo huesos y restos de comida, es Edelmiro que ha pasado cerca.

 

Compra el cuento en SM

 

Interés por la comida variada.

Para mi sería un milagro que mi peque se interesase por la comida igual que Edelmiro. La verdad es que solo a base de preguntarle durante varios días si quiere probar algo, logramos que lo haga. Y aunque lo pruebe, tarda otros tantos días en decir que le guste lo suficiente como para comerlo.

Los cuentos son una herramienta poderosa con los niños. Podemos enseñarles buenos hábitos, valores, trasmitirles confianza y seguridad, enseñarles, divertirles, o en el caso de Edelmiro tratar de aumentar su interés por la comida.

Después de unos cuantos años ya probando de todo para intentar que coma más, me reafirmo en los consejos que me di a mi misma hace tres años:

Nunca obligarlos a comer a la fuerza, lograremos que odien la comida y la hora de comer.

No pretender que coman lo que nosotros digamos, no todos necesitamos la misma cantidad. Dejemos que ellos elijan la cantidad, y nosotros pondremos la calidad.

Eso de “no le des nada en todo el día y ya comerá” tampoco me ha funcionado y además me parece horrible. Si le gusta el pollo en lugar de las alubias, le daré pollo, ¿qué mas da? me conformo con que coma.

Tampoco funcionan los castigos, chantajes, estrategias y engaños así que los tengo descartados.

Lo único que me ha funcionado a mi, es respetar al niño y su amor-odio por la comida. No es un niño que coma chuches, no le gustan los postres ni los caramelos. Mi sistema es similar al destete respetuoso que nos habla de no ofrecer, no negar pero al revés: Ofrecer sin obligar.
cada vez que comemos yo le pregunto si quiere probar nuestra comida, pero si no quiere no insisto. Y así, poco a poco vamos dando pasitos y avances.

Detrás de Edelmiro.

Edelmiro es un vampiro muy simpático y amistoso, ¿qué niño no querría imitarle?. Yo espero que el mío se anime y así logremos que aumente un poco sus menús, que son bastante escasos.

Scott Emmons es el autor de los textos de Edelmiro en forma de rimas y versos. Creció en Fort Collins (Colorado). Comenzó escribiendo textos humoristicos para Hallmark Cards y actualmente trabaja en Jibjab creando StoryBots junto a  Mauro Gatti.
Le gusta especialmente crear rimas y prueba de ello es El vampiro Edelmiro.

Mauro Gatti es un tipo versátil. Ha trabajado creando juegos, aplicaciones, vídeos etc. Este ilustrador italiano es ahora Director Creativo Digital de StoryBots. Al contrario que a mí, a él le encanta madrugar mucho para trabajar con el silencio y la compañía de sus tres perros.

Grupo Sm nos ofrece siempre títulos muy atractivos para los peques. Se especializan en material educativo y literatura infantil y juvenil.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: