El sueño del bebé y su importancia

despertar a los bebés

En esto de la maternidad, hay opiniones para todo y de todo tipo. Una de las que más controversia suscita es el sueño del bebé y su importancia. Incluso entre profesionales del campo de la medicina hay puntos de vista completamente opuestos ante el mismo tema. Lo que más les preocupa a las madres con la llegada del recién nacido son básicamente dos cosas, que coma bien para engordar y que duerma, a ser posible cuanto más mejor. Por eso, siempre nos entra la misma duda

¿Hay que despertar al bebé recién nacido para comer?

Cuando Julia nació tuvo que pasar un par de horas en la incubadora porque estaba muy fría y prefirieron estabilizarla allí. Cuando me la llevaron a la habitación ya le habían dado un biberón. Mi idea siempre fue probar suerte con el tema de la lactancia materna  y así lo hice. Los primeros días son un lío porque no sabes si come bien o no, porque no sabes si se agarra correctamente, porque todos te dicen haz esto o haz lo otro… El caso es que mi niña no mamaba bien, no succionaba como debía y tuve que complementar con biberón. Al ser tan pequeña tenía miedo que sufriese una hipoglucemia, cosa que puede ser muy peligrosa en los recién nacidos.

Las enfermeras me dijeron que tenía que darle de comer cada tres horas, así que yo rigurosamente la iba despertando para ponerla al pecho y después de un tiempo, si no había mamado bien, la ayudaba con el bibe. La preocupación por la salud en ese momento era mucha. De hecho se puso amarilla, lo que se conoce como ictericia. Ese problema lo había tenido mi sobrino. A él los niveles de bilirrubina le subieron tanto que tuvieron que ponerle la lámpara de luz para bajárselos, mi hermana os lo contaba todo AQUI

El tema era serio, pero de verdad, porque puede causarles lesiones neuronales, así que con aquella experiencia a penas 8 meses antes de nacer la niña, me tenía en alerta continua. Por nada del mundo iba a dejar que le pasase algo,siempre y cuando estuviese en mi mano.

Cuando nacen y durante los 3 o 4 primeros días, los bebés están en un constante letargo. Suelen dormir mucho y estar muy tranquilos. Eso, a veces, da lugar a malos entendidos y te llevas a casa a un bebé que por arte de magia cambia como de la noche al día en escasas horas. El que tú pensabas que era el hijo ideal, el que toda madre quisiera tener, se vuelve un bebé demandante y llorón al que no sabes calmar ni tampoco sabes por qué se comporta de esa manera, con lo cual tu nivel de ansiedad y estrés empieza a incrementarse y mucho. (Obviamente hablo por mí, no quiero generalizar)

bebé llorando

Pues sí, la primera semana de vida de la niña la pasamos en casa de mis padres, donde estuvimos súper arropados y nos ayudaron muchísimo a enfrentarnos a la cruda realidad. Empezaron las noches en vela, las tomas eternas, los llantos de la niña y los nuestros también. Durante aproximadamente un mes, la pequeña se despertaba rigurosamente cada 3 horas para comer e incluso a veces antes, con lo cual nunca me hizo falta cuestionarme el tema que vengo a tratar. En la primera visita a la pediatra me dijo que es necesario despertarlos cuando son tan pequeños para evitar bajones de azúcar y cosas por el estilo, pero bueno, no le di importancia ya que mi hija tenía el mecanismo de un auténtico reloj suizo y su puntualidad era digna de estudio.

La duda me entró cuando una noche cerré los ojos a la 1 de la mañana y amanecí a las 09.30 La niña no había llorado ni había pedido comida en 8 horas y media. Tenía aproximadamente 40 días de vida. Al despertar lo primero que hice fue comprobar que respiraba, porque la que abrió el ojo fui yo, ella seguía durmiendo plácidamente. Llamé a mi marido que también descansaba sin inmutarse y flipamos un poco los dos. Se lo conté a mi madre y ahí vino mi duda: ¿Habré hecho bien? ¿Debería haberla despertado? ¿Estará bien alimentada? ¿Le pasará algo?

Pensé que habría sido un simple golpe de suerte porque durante el día volvía a demandar comida cada muy poco tiempo, pero no, la noche siguiente fue exactamente igual. 8 horas del tirón y sin ponerse colorada. Cuando se lo contaba a mis amigas decían que tenía una suerte tremenda, y es cierto, nos deja descansar mucho y muy bien. Algún día puede despertar algo antes, pero come y en un rato está durmiendo a pata suelta como si nada.

Todos a los que le pregunto me dicen lo mismo: “Si duerme es que está bien”. Y es verdad, cuando tiene hambre se hace notar y si le duele algo también, los llantos se pueden oír desde 100km a la redonda, eso tirando por lo bajo, porque otra cosa no, pero potencia de voz tiene para ella y 10 más. Así que, si os fiáis de lo que yo os diga, dejad a los niños dormir y aprovechad para hacer todo lo que tengáis que hacer, porque al menos por ahora, a mi se me va el día pegada a ella sin poder hacer nada más.

De hecho, siempre se dice que si los bebés engordan a buen ritmo, no hay problema ninguno en que duerman lo que necesitan porque mientras descansan también están creciendo y madurando. Tan importante es la buena alimentación como el correcto descanso. Ella está perfecta, las revisiones siempre son geniales así que por ahora voy a aprovechar esos momentos de paz que me deja, como éste en el que estoy escribiendo. La tengo a mi lado y me parece que le falta poco para pedir comida, así que con esto y un bizcocho… hasta mañana a las 8… o a las 9 con un poco de suerte :D.

¿Qué tal duermen vuestros peques? ¿Los despertáis por la noche para comer? Contadnos.

 

Anuncios

6 thoughts on “El sueño del bebé y su importancia

  1. Yo con la primera no había duda, era llorona y demandante, se despertaba (con suerte) cada 3 horas los primeros 12 meses de vida. Con el segundo, tuve desde el principio muchas noches de 5-6 horas seguidas y tampoco le desperté nunca, ni siquiera los primeros días. Y la verdad ganó mucho más peso las primeras semanas que su hermana. Simplemente comia y dormia mucho. La mayor creo que de tanto llorar gastaba más calorías de las que ingería :-).

    Le gusta a 1 persona

  2. Yo es que los míos se despertaban cada tres horas y el mayor hasta que cumplió los 4 años. Así que por desgracia no sé si los despertaría o no. Eso sí, ahora que el tercero está en camino solo pido que duerme (además de que esté sano) y por mi salud mental créeme que no lo voy a despertar….aunque duerma 15 horas 😂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s