Jatakas: Seis cuentos budistas

No soy yo muy de hablar de religiones. Es un tema que no suelo tocar porque creo firmemente en que tanto este como el dinero o la política son focos activos de discusión en cualquier conversación que se tercie. Estudié en un colegio religioso, de monjas. Era un cole concertado. Fui desde los 4 hasta los 18 años y tengo muy buenos recuerdos de mi paso por allí. Sobre todo por las amigas que a día de hoy aún conservo. Lo que no me gusta tanto, viéndolo ahora desde la lejanía es la forma de enfocar la educación religiosa que tuvieron.

Entiendo que si te matriculas en un colegio religioso católico van a hablar de esa religión. Es algo obvio. Pero hay formas y formas de hacerlo. No es necesario meter a calzador ideas en cabezas de niños muy pequeños, no sé, es mi forma de pensar. Después de dejar el colegio solamente paseo por iglesias en bodas, bautizos y comuniones. No me confirmé y estoy casada por lo civil, con lo cual, considero que no hicieron demasiado bien su trabajo, más bien todo lo contrario.

Ahora que soy profe y que tengo el título que me acredita para impartir religión, lo veo todo desde otra perspectiva y se me ocurren mil ideas para instruir a los peques en este mundo. Pero hay algo que tengo más que claro y es que para que alguien pueda elegir debe conocer todas las opciones que se le pueden llegar a plantear. Por eso hoy, os traigo un libro muy interesante de la editorial Fragmenta titulado JATAKAS: 6 cuentos budistas, que pertenece a la colección Pequeño Fragmenta.

La colección Pequeño Fragmenta se dirige al público infantil con el mismo rigor y cuidado de las otras colecciones de la editorial. Sabemos que un buen libro infantil es también un buen libro para los adultos porque es capaz de emocionar, transformar, interpelar.

Los álbumes ilustrados de Fragmenta  —libros en los que el texto y la imagen están íntimamente relacionados— quieren acompañar a los padres y educadores en el cultivo de la sabiduría, la interioridad y la cualidad humana en los más pequeños. Por eso contienen, al final, una guía de lectura que plantea preguntas y ayuda a pensar, a dialogar, a relacionar las historias con la vida misma de cada niño.

jatakas. 6 cuentos budistas

Hace muchos, muchos años, en el sudeste asiático nacieron unos animales peculiares que tenían poderes mágicos. Cuentan que allí por donde pasaban transformaban las sombras en luz porque contagiaban la alegría y la bondad de sus corazones a todos los seres vivos.

Los jatakas narran las historias de estos animales ejemplares. Forman parte de la colección de obras que preservan los principios del budismo más primitivo. No pretenden dar lecciones, sino inspirar una conducta consciente y ética.

El libro está muy bien orientado al público infantil. Lleno de magia y colorido que atrapa a grandes y pequeños. Consta de 6 relatos cortos en los que siempre aparece un animal como protagonista. Podría decirse que son cuentos con moraleja, con aprendizaje de valores, algo importantísimo a inculcar en los más pequeños. Nosotras estamos muy a favor de los cuentos basados en valores, consideramos que es algo primordial que se debe trabajar desde bien temprano para lograr educar a los niños y niñas y conseguir que sean adultos de bien el día de mañana.

El ciervo dorado nos habla de la mirada del amor. En él se trabaja la compasión. Una mirada es amorosa cuando ama a todos los seres de la misma forma porque comprende que no hay diferencias entre unos y otros. Es la mirada de alguien que trata todo lo que está vivo con el mismo respeto, sin discriminaciones. Alguien empático. Es la mirada de la compasión.

El ciervo

La cotorra Ciruela trabaja la interdependencia. Si miras con atención la hoja de un árbol, en ella podrás ver el sol, las nubes, la lluvia y la tierra, porque sin alguno de estos elementos la hoja no podría existir. La naturaleza es un ecosistema maravilloso donde todo es interdependiente. Alguien con una actitud ecológica sabe que es necesario cuidarla porque es el hogar de millones de seres que viven en armonía.

la cotorra ciruela

El oso azul del Himalaya. En este cuento se trabaja la generosidad. Quien es generoso siempre genera alegría. Si somos generosos hacemos del mundo un lugar mejor para todos, porque esta es una actitud que se contagia.

el oso azul del himalaya

El búho que comía higos trabaja la Impermanecia. Impermanencia es una palabra que nos ayuda a reflexionar sobre el hecho de que las cosas de este mundo cambian.

el búho que comía higos

La luciérnaga trabaja la sabiduría. En este cuento se explica un concepto distinto de lo que normalmente entendemos por cielo e infierno. Dice que son dos estados de nuestra mente. Un cuento muy muy interesante.

la luciérnaga

La mona y el cocodrilo trabaja el amor. Este cuento nos habla del potencial amoroso que todo ser humano tiene dentro como si fuese una semilla. Depende de cada uno que esta se desarrolle, haciendo más y más grande ese corazón tierno hasta realizarse plenamente.

el cocodrilo y la mona peluda

 

Es necesario que los niños sepan leer por sí mismos para poder disfrutar de estos cuentos, porque no son cortos ni tampoco sencillos. Mucho mejor sería tener un adulto al lado con el que poder compartir y comentar las lecturas una vez finalizadas. Podemos nosotros mismos, leérselos a los peques y tener un ratito de conexión con ellos, que nunca viene mal.

En la parte de atrás, el libro trae una Guía de lectura, donde da una serie de tips y explicaciones al respecto para poder iniciarnos en este tipo de cuentos. No es necesario darle ningún tipo de connotación religiosa si no queremos, podemos simplemente leer y basarnos en lo que nos cuenta para sacar después nuestras propias conclusiones y aprendizajes. Eso es lo más mágico y maravilloso que tiene la lectura.

 

¿Conocíais este libro? ¿Qué os ha parecido mi propuesta?

Un saludo, sed buenos.

 

Andre

Anuncios

11 thoughts on “Jatakas: Seis cuentos budistas

    1. Si, lo de que son cuentos budistas está muy bien pero lo importante es el aprendizaje que trae consigo 😁. Yo lo recomendaría para cualquier edad. Si el niño es muy pequeño se lo puedes leer tú y explicarle las cosas más sencillas. Si es para leer solos, entonces ya deben tener bien adquirida la comprensión lectora. A partir de 7 años creo que podrían hacerlo ellos mismos. Pero como te digo, es un libro apto para todos los públicos 😉

      Le gusta a 1 persona

  1. Yo soy una enamorada de las religiones, de todas ya que considero que tienen mucho que ver con la cultura de la zona. Lo que más me gusta del budismo es el respeto que profesa hacia todas las criaturas y creo que es algo bueno para enseñar a los niños (aunque no los hagas budistas).
    Yo estudié en cole e insituto públicos y laicos y no soy creyente. Al igual que tú paso por la iglesia para eventos y punto. Mi marido también fue a cole religioso concertado y creeme que no conozco a nadie que le tenga más manía a la religión cristiana así que en su caso, esta claro que tampoco lo hicieron muy bien.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s