Lactancia materna. Problemas de frenillo

 

Hace unos días os contaba los comienzos al “maravilloso mundo de la lactancia”. Que no digo que no lo sea, ojo, pero a mi me está resultando difícil como poco.

Después de tantas idas y venidas al pediatra para controlar el peso del enano y ver que no iba al ritmo establecido conseguimos que le diagnosticasen frenillo.

¿Qué es eso del frenillo? Os copio un extracto con la explicación desde un punto de vista médico.

Anquiloglosia significa literalmente “lengua atada o anclada” y es una definición muy gráfica de lo que les pasa a los bebés que nacen con el frenillo de la lengua corto: la lengua se encuentra sujeta al suelo de la boca y no puede realizar los movimientos necesarios para que el bebé pueda mamar de manera eficaz y sin comprometer el bienestar de su madre

En mi caso, los síntomas típicos del frenillo no eran tan evidentes, pues suelen cursar mucho dolor al amamantar, dando incluso muchos problemas de grietas. Yo no sufrí hasta tal punto. Alien era capaz a mamar sin dolor para mí, pero las tomas eran eternas, se dormía en el pecho…y lo peor para él, no sacaba la suficiente cantidad como para poder ganar peso.

La solución es un pequeño tajo en la base de la lengua para conseguir liberarla.Nos consiguieron cita en un hospital público, no el que me correspondía por cercanía, ya que nuestra pediatra nos dijo “si a biberón se cría igual no veo la necesidad” OLE.

Una vez en la consulta del doctor, volvió a valorarlo, reafirmándonos lo que nos habían dicho, tenía tipo 3. Según nos contó teníamos la opción de no intervenir y seguir como hasta ahora, pero probablemente, una vez vaya creciendo, tenga otro tipo de problemas a la hora de pronunciar o incluso para tragar. Por supuesto más adelante podríamos realizar la intervención, pero cuanto más grande es más complicado, pues habría que sedar.

  • ¿Qué queréis hacer?
  • Si es lo mejor, corta.
  • ¿Quieres quedarte mientras lo hacemos?

Oigo esta última palabra mientras escapo por la puerta pasillo “alante”.

Vale, soy una caguica, o una blanda, o como lo queráis llamar, pero preferí no quedarme para ver cómo sufría. Doraemon hizo alarde de valentía y se quedó con él. No duró más de 5 minutos, pero a mí se me hizo eterno. Doy gracias a los que construyeron aquella consulta, porque estaba bien insonorizada. Pobre mío… cada vez que lo pienso…

Al ser pequeño no anestesiaron ni nada, sólo unas gotitas de dalsy debajo de la lengua, un bisturí que a la vez que corta cauteriza, y la mano firme del pediatra. De verdad, no se cómo tienen el valor de hacer eso, que sí, que a mi me dolía porque el niño es mío, pero aunque no fuera así, creo que yo no sería capaz de saber que estoy haciéndole daño a un bichín tan canijo.

Una vez realizada la intervención lo primero es que lo ponga a mamar. No noto gran diferencia, porque como os decía a mi no me dolía, y la mejoría a la hora de mamar tardará sobre un mes. Tiene que volver a aprender desde cero.

En el viaje de vuelta a casa el enano ya está riéndose como si nada, y dicho sea de paso flipando con las nuevas dimensiones de su lengua. “UALAAAAAAAAAAAAAA MIRA CÓMO SE MUEVE POR TODOS LADOOOOOOOOOS”.

Esa tarde estuvo más lloroso de lo normal, con muchos mimos, así que volví a darle algo de analgésico, pero a la mañana siguiente estaba como si nada. Al final ellos son muy duros, es más difícil para los adultos que le damos mil vueltas a todo.

Por supuesto, los refuerzos de bibe no puedo quitárselos de golpe,que el chaval es listo, pero no para tanto. Según me comentaron mi producción podría haberse visto afectada al no haber estado succionando como debía, así que me tocaba volver a sufrir; esta vez conectada al sacaleches eléctrico.

Mucha gente me dijo que valía para mí, que me dejase de complicarme la vida, que estaba sufriendo más de la cuenta… Puede que sea verdad, pero por desgracia soy Tauro. Basta que aquella pediatra me haya dicho que le de biberón para que yo diga que no. Así que me meto de lleno en la extracción poderosa.

Nuevamente os dejo un extracto para que sepáis en qué consiste esta muerte en vida.

La técnica Extracción Poderosa ha sido acuñada por la IBCLC Catherine Watson (Nueva York, EEUU) con el objetivo de ayudar a las madres a aumentar rápidamente su producción de leche materna.

Esta técnica consiste en hiperestimular el pecho con sacaleches, preferiblemente doble, realizando extracciones de 10 minutos en total (5 minutos por pecho si el sacaleches no es doble) cada hora o cada 45 minutos durante al menos veinticuatro horas y dejando un descanso nocturno no superior a las cuatro horas. Lo normal es que en las primeras extracciones los resultados sean nulos o mínimos.

Se empieza usando el sacaleches durante 10 minutos en total cada hora o cada 45 minutos. Si se usa un sacaleches simple puede ser más efectivo cambiar de pecho cada pocos minutos hasta completar el total de 10. Durante la noche, las extracciones pueden ser cada 4-6 horas para que la madre pueda conciliar el sueño.

A partir del momento en que se obtienen 15-20 ml/hora, pueden empezar a distanciarse las extracciones, estableciéndose sesiones de 20 minutos en total cada 2 horas.

Cuando se obtengan volúmenes de 40 ml cada dos horas, las extracciones pueden espaciarse hasta mantener de 6 a 8 extracciones de 30 minutos en total durante 24h.

fuente http://www.albalactanciamaterna.org

Resumiendo, muchas extracciones cada poco tiempo, para mandarle el mensaje al cuerpo de que debe aumentar la cantidad.Si a esto le sumas un bebé de 3 meses que cada hora u hora y media te pide teta…os podéis imaginar.

¿Es duro? Durísimo, porque el tema sacaleches no es nada placentero, porque poner el despertador por la noche para conectarte al dichoso aparatito no mola nada, porque acabas con las tetas agotadas e hipersensibles, porque tienes la sensación de que no haces nada más (de hecho no lo haces) y porque cuando ves las ridículas cantidades que salen, te desesperas.

imagen sacada de http://www.planetamama.com.ar

Por suerte me hicieron mucho hincapié en este aspecto.

LO QUE EXTRAIGAS NO ES INDICATIVO DE TU PRODUCCIÓN.

Hay gente que amamantando sin problema durante años, no es capaz a sacar más de 20ml, así que si estáis en esta situación TRANQUILIDAD y confianza en ti misma.

Yo tenía un extractor eléctrico pero simple, lo que hacía que fuese más tedioso si cabe. Mi asesora me prestó uno doble, por lo menos reducimos a la mitad el tiempo en las extracciones.

Es cierto que ya pasó algo más de un mes desde la cirugía del frenillo, y noto de forma sorprendente cómo realiza tomas mucho más cortas, que succiona con mucha fuerza, y que por fin tuvo un aumento de peso considerable (siempre hablando del pequeño jilguero, no es que haya sido una locura si lo comparas a otros bebés, pero yo estoy más tranquila). Así que creo que, aun siguiendo con los dos bibes extras que le doy diariamente, el esfuerzo valió la pena.

¿Creeis que me he empeñado demasiado? ¿Alguna ha pasado por lo mismo?

Anuncios

9 thoughts on “Lactancia materna. Problemas de frenillo

  1. con dos cojo***!!! No sabes cuanta gente opta por el biberón. Ya no solo es el hecho de no tomar teta, sino que puede tener otros problemas a largo plazo. Cada vez que hablo con alguien que tiene un frenillazo evidente flipo mucho. No querría eso para ninguno de mis hijos. Me alegro de que estés tan positiva, la extracción poderosa es dura. Pero ya verás que satisfacción después. Mucho ánimo.

    Me gusta

  2. ¡Ole! Yo no he pasado por lo mismo mismo, pero el sacaleches se convirtió en mi amigo casi desde el nacimiento de Pegotito y hasta que cumplió un mes: nació a las 35 semanas de embarazo y no tenía fuerza para succionar. Sé lo que desespera, pero ten confianza en ti misma. 🙂

    Me gusta

  3. ¡Hola! Tengo tres hijos (tuve mellizos en mi último embarazo) y las dos veces tuve poca producción de leche. Con el primero me sentía muy mal como mamá, pensaba “¿Cómo puede ser que no pueda darle mi leche a mi hijo?”. ¡Parecía algo tan básico! Al final terminé complementando el pecho con biberón y leche maternizada. Me resultó muy (¡pero muy!) difícil aceptarlo con el primero, con los mellizos simplemente me resigné.

    Me gusta

  4. A mi peque se le rompió el frenillo mamando hace una semana(casi dos meses de vida). Estaba comiendo cuando se aparto del pecho con cara de dolor y la boca ensangrentada, ¡menudo susto! La jornada fue dura con dolor y sin querer comer pero con hambre, me sacaba leche y se la daba con jeringuilla para que no succionara…
    En el hospi me dijeron que tenía frenillo y que mientras pudiera mamar no había razón para cortar…Que incluso podría romperse solo, aunque nadie esperaba tan pronto no mamando!

    Me gusta

    1. Qué susto,pero a la vez qué suerte! Mucho mejor así que teniendo que intervenir, yo lo pasé mil veces peor que él,te lo aseguro. Él sí que podía mamar,pero se quedaba sin la parte grasa de la toma,porque se dormía del esfuerzo, así que quiero pensar que hice lo mejor para él. Un besazo

      Me gusta

  5. Pues creo que has hecho súper bien. Primero, porque seguir con la lactancia era lo que tú querías y no te has dejado desanimar. Y después porque has sabido soportar dolores y dificultades para salir adelante, convencida de que es lo mejor para tu bichillo. Con mi mochuela, la primera lactancia fueron 3 meses de dolores indecibles de todo tipo (eso sí, reconozco que nunca tuve dudas acerca de mi producción porque era escandalosamente grande) y aquí seguimos, casi 3 años y medio después, con ella y con el niño a la vez. llantos, ganas de desheredarla y sueños amorosos con biberones los tenía a diario. Pero al final, todo pasa y al menos en mi caso me siento muy satisfecha de haber conseguido no abandonar.

    Me gusta

    1. Muchas veces me lo replanteé. Lo estaré haciendo bien? Será cabezonería? De verdad hay posibilidad de que el niño esté pasando hambre? Además del desgaste físico,el psicológico era brutal, por suerte ya pasó la peor parte,y aunque no haya conseguido una lactancia exclusiva,que era lo que de verdad me hubiese apetecido, creo que le eché un par y estoy orgullosa!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s