Lactancia materna. ¿disfrute o sacrificio?

Hola a todos de nuevo. Esto de tardar siglos entre entradas creo que ya va siendo tónica habitual, aunque no es por gusto. Baby alien no me deja tiempo para vivir.” Pero si ya tiene 4 meses” estaréis pensando algunos. Sí, pero el tío salió ultra demandante, y poco dormilón, así que me pego el día con él encima cual garrapatilla.

Me gustaría hablaros de mi experiencia en la lactancia, que como viene siendo normal desde que Alien nació, tampoco está resultando nada fácil.Cuando estaba embarazada, muchos preguntaban si iba a darle el pecho o me pasaría al biberón. Mi respuesta era siempre la misma: “Yo lo voy a intentar, aunque no estoy segura de que pueda”. “Si quieres claro que vas a poder mujer…” Me contestaban algunos. Bueno, pues sí y no… no es tan sencillo.

Desde que nació y los días que estuvimos en el hospital estuve dándole de mamar. Como ya os había contado, sufrió una hipoglucemia y hubo que darle unos biberones de leche artificial.Yo me repetía los consejos de mi matrona mil veces al día: “pégalo a ti, que mame todo el día, nada de chupete ni biberón el primer mes y medio”. Ole, 2 días de vida y yo ya la había cagado.Cuando fuimos a casa seguí con la idea de darle lactancia materna.¿Por qué? Por los múltiples beneficios que tienen tanto en el bebé como en ti misma.Os dejo aquí unos recuadros con algunos de los beneficios.

beneficios de la lactancia materna

slideshare.net

Jolín, lo lees así y dices… A POR ELLO ¿no?.No tuve ningún reparo en estar todo el día teta al aire, hay gente más pudorosa, yo creo que lo que me quedaba de pudor lo perdí en paritorios.¿Delante de la catedral de tu ciudad? Teta fuera. ¿En una cena con amigos? teta fuera. ¿ En la sala de espera del Inem? Teta fuera. Mucha gente todavía pregunta si no te vas a un baño o un sitio escondido, que hay gente que se puede sentir violenta. Pues si se sienten así que no miren. Yo paso de estar encerrada en un váter público media hora porque alguien se pueda incomodar.

imagen estopalwasap.com

Bueno, pues como os decía esa era mi idea, pero todo empezó a torcerse cuando visita tras visita al pediatra veíamos que el peque ganaba poco peso. Lo ganaba, es verdad, pero a un ritmo que a ellos no les servía.De nada valió decirles que estábamos a demanda, ni que su santo padre al que familiarmente llamamos “playmobil” es un tirillas… No. Debía ganar el doble de lo que estaba cogiendo, así que debíamos comenzar a suplementar, y la frase lapidaria de la pediatra que no se me olvidará nunca:

PERO SI ESTÁS PLANA, ES IMPOSIBLE QUE TENGAS LECHE!!!

En ese momento mordí lengua, sonreí, y le aseguré que tenía leche. Y MUY MALA SEÑORA, no sabe hasta qué punto. Me hubiera gustado contestarle y soltarle un chorro a la cara.

Con las mismas fui a la consulta de la matrona, que flipó con lo que acababan de decirnos. Nosotros seguimos con la lactancia exclusiva, y ya veríamos cómo evolucionaba.Pasado un mes, me comentan la posibilidad de que tuviera frenillo. Lo comento con el enfermero y me dice que no, que está perfecto, así que aparco la idea.Para no aburriros os diré que durante 3 meses estuvimos con “ahora dale biberón, ahora quítale, ahora dale menos cantidad, ahora más”

Cada semana a pesar al pichón, y cada semana a disgustarme porque no seguía el ritmo establecido.3 MESES escuchando: quizá no tengas bastante leche, quizá tu leche no sea de calidad, deberías darle un biberón para que durmiera más horas, no es normal que se pase tanto tiempo pegado a tí, así no vives, ¿de verdad otra vez quiere mamar?, no está comiendo, sólo está jugando con la teta, ¿mama?¿mama?¿mama?,déjalo ya y dale biberón, que se va a criar igual, dale el chupete para que se duerma,¿no le gusta el chupete? eso es porque no sabes ponérselo. ¿Sigue mamando? imposible. Quizá se te haya acabado la leche. Quizá es que eres dura (matadme pal cielo con esta frase)

Así 3 meses ¡dios mio! ¡¡¡Qué p*** infierno!!!

Se que los más cercanos sólo querían que estuviese tranquila y que descansase algo, pero llegó a ser tal la presión que no me apetecía estar en reuniones familiares si sabía que iba a haber más de 4 personas. El crío empezaba a llorar y todos a opinar. No es hambre, es imposible, trae el chupete que te lo duermo. NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO COÑO.

Que no quiero que “me lo durmáis” ni que le metáis el chupete cuando se de sobra que no me estáis haciendo un favor, lo que quiero es que respetéis mi decisión o mi cabezonería, llamadlo X, de darle de mamar.Siempre me fío de mi madre, y su generación en general para los consejos, pero tengo mis teorías conspiratorias sobre la lactancia en las décadas de los 70,80 y 90. No conozco a nadie que se haya criado a teta exclusiva en aquella época.A mi madre le dijeron que su leche no alimentaba, por eso mi hermana lloraba tanto. Primer palo a una primeriza. Conmigo la pobre tuvo mastitis, y le dijeron que debía suspenderla. Hoy en día no le hubiera pasado, porque por suerte hay un montón de información y de grupos de apoyo. Sin ellos se que hubiera tirado la toalla, que me habría dejado llevar por la sabiduría popular, y que me habrían convencido de que al estar plana no podía tener leche. Pero a parte de los grupos de lactancia no contaban con una cosa… QUE SOY NECIA COMO YO SOLA.

Quiero AGRADECER infinitamente desde aquí a Bea por sus mensajes de ánimo siempre, y su forma de tranquilizarme, al grupo en FB de asesoras de lactancia online, a Tatiana, por estar tan pendiente siempre.

El runrún del frenillo no deja de perseguirme y empiezo a buscar información.Muchas de las características de bebés con anquiloglosía o frenillo lingual me cuadran con mi petardo.Tomas eternas, se duerme en la teta, alta demanda, poca ganacia de peso, movimientos laterales de la lengua al reírse, forma de cuchara al llorar… ¿y ahora qué hago?De nuevo se lo digo a la pediatra. Creo que nota que estoy informada, y me dice que sí, que le ve frenillo pero que si a biberón se puede alimentar no ve ningún problema, que a la larga no tiene por qué impedirle pronunciar, ni tragar ni nada, así que no me deriva a cirugía pediátrica. MMMMMMM… Os imagináis mi cara ¿no?

Pues ahí que me voy a buscar alternativas y por fin coincido con Teresa Rico, experta en lactancia y en frenillos de bebés en Asturias. No necesita más de dos minutos. Alien tiene un frenillo tipo 3 muy limitante.

En el próximo post os hablo de la anquiloglosía y sus soluciones. Ahora me reclaman. Sólo quiero desde aquí dar mi más humilde consejo: No escuchéis los comentarios negativos. La lactancia no es un camino de rosas, al menos al principio, sólo sirves tú mientras el resto de tu entorno duerme, va al cine, a cenar o a ducharse sin problema. Si creeis que puede haber un problema, y de verdad queréis seguir amamantando, buscad apoyo, muchas veces lo único que necesitas es esa frase de… ánimo, lo estás haciendo bien, tranquila. PORQUE TEN POR SEGURO QUE LO VAS A HACER BIEN

Besitos de sapo con la teta al aire.

 

 

 

Anuncios

19 thoughts on “Lactancia materna. ¿disfrute o sacrificio?

  1. Menos mal que estás informada y tienes tesón! Yo también estoy totalmente de acuerdo en que los demás deberían abstenerse de dar consejos cuando una no los pide; increíble lo expertos que son todos en tu hijo 😒

    Me gusta

  2. Ayyy, lo que me has recordado a veces a mi primera lactancia. Claro que se puede, aquí sigo yo, con 4 años y 8 meses uno y 17 meses el otro. Pero tienes razón, es duro a veces, muy duro.
    Mucho ánimo de otra que también vive con la teta fuera 😉

    Me gusta

  3. Pues me reconozco en mucho de lo que explicas. Al tercer día fuimos a urgencias por que la niña aullaba de una manera feroz. Ahí después de 13 horas interminables y de un mntón de horrorosas pruebas (sondaje incluído) le dan unbibe y me dicen que se muere de hambre. A partir de ese momento, alimentación suplementaria. El 2º día en el hospital me dijeron que tenía frenillo. De hecho no podía mamar y me hacía sangre en los pezones porque los machacaba, así que la operaron. A la semana, el pediatra me dijo que mi teta estaba muerta desde que le dieron a la nena el biberón en urgencias. Por cierto que no volveré a pisar las urgencias (dios mediante en muucho tiempo, que pandas de jovencitos ineptos!)
    Ahora sigo dándole teta. Yo ya no se la ofrzco, ella levanta el jersey y la toma varias veces al día. Si yo tuviera otro hijo, con todo lo que se ahora, haría las cosas de forma muy distinta para alimentar a mi nuevo hijo de forma exclusiva con teta. Pero era PRIMERIZA. Y entre todos me cagaron bien la lactancia materna. Así que espero leer tu próxima entrada para ver como se han desenvuelto las cosas. Besos

    Me gusta

  4. es que como opinar es gratis y muy fácil..!! menos mal qque has echo caso a tu instinto, yo también hubiera dejado la primera lactancia si no hubiera tenido un grupo de apoyo en el que refugiarme…un besito y un ole por esas tetas al aire!!jajaja

    Me gusta

  5. Uff, me he sentido muy identificada con tu historia, pues pasé por muchos problemas durante los primeros meses de lactancia (grietas sangrantes en los pezones, mastitis, deshidratación de mi bebé e introducción de leche de fórmula al quinto día de haber nacido, búsqueda de asesoras en lactancia que me ayudaron a descongestionar el pecho y a no hacer caso al personal médico desinformado y desinformador, frenillo de mi bebé detectado a las 3 semanas, diagnósticos médicos erróneos como una falsa intolerancia a la lactosa a los 6 meses de mi bebé por la que a punto estuve de abandonar la lactancia, etc.), todo debido también a mi falta de información y a la falta de preparación del personal médico en cuestiones de lactancia. Por suerte tuve todo el apoyo de mi pareja, me acerqué con estupendas asesoras en lactancia y ahora, dos años y medio después sigo amamantando y dándole lo mejor de la lactancia materna a mi niña- y es cuando más lo disfruto, a pesar de los comentarios acerca de la “preocupación”· por saber cuando dejaré de amamantarla, jeje- . Ahora estoy formándome como asesora en lactancia y estoy llevando a cabo un proyecto acerca del lactivismo y la recuperación de la cultura de la lactancia materna, en el que espero poder recoger testimonios de mujeres que han querido amamantar y se han encontrado también con múltiples obstáculos, mitos, tabúes, estereotipos y prejuicios.

    Me gusta

    1. La gente de una generación antes se ríe cuando les digo que voy al taller de lactancia,que nos reunimos para hablar y aconsejar,pues creen que es innecesario,y yo me estoy dando cuenta de que existe una dama de cultura sobre nuestro mismo cuerpo bestial. Yo no tenía ni idea de la mitad de las cosas hasta que decidí darle de mamar y ver los problemas existentes. Os voy contando cómo fueron los siguientes meses, a ver si puedo ayudar a alguien con mi experiencia. Un besazo

      Me gusta

  6. Lo que aprendí con mi primera niña es q por mucho q nos digan al final nuestro instinto es lo que cuenta. Se recibe mucha presión y tú, madre primeriza con las hormonas locas y los sentimiento a flor de piel te echas la culpa y dudas de ti misma. Pichí cogía peso despacio, nunca engordó al ritmo que engordan los demás bebés y no tenía ni frenillo ni nada, simplemente, es una niña delgada. Qué difícil ha tenido que ser pensar q tu hijo tenga frenillo y encontrarte con profesionales llevándote la contraria. Por suerte diste con una buena y pudiste descansar!! Lo que dices, hagas lo que hagas, nadie quiere más a tu hijo que tú asíq lo vas a hacer bien seguro!! 🙂

    Me gusta

    1. Y no te aburrían con el tema del peso? Porque lo mío fue una tortura insufrible por parte de los médicos. Dicen que el que la sigue la consigue y yo por suerte o desgracia soy Tauro … Necia como yo sola jejeje

      Le gusta a 1 persona

      1. Sí, me dieron la tabarra durante semanas, me hicieron despertarla por la noche (ya con 3 o 4 meses no te digo de recién nacida) y luego probaron el viejo truco de “añádele cereales en el biberón para que engorde un poquito”. Yo estaba bastante tranquila así q le hice poco caso a la enfermera y seguí mi instinto. Y aprendí a no dar demasiadas explicaciones XD Ánimo!!!

        Me gusta

  7. Te felicito por seguir creyendo en ti misma a pesar de los mil comentarios desafortunados, hay que tener un buen par para seguir adelante con la LME cuanto los demás te hacen dudar de esa manera! He flipado con el comentario de la pediatra sobre tu pecho… no puedo creer que haya “profesionales” con esas creencias 😰

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s