Post-parto.Baby blue. Todo lo que hay que tener en cuenta

Que el parto es un momentazo lo sabe todo el mundo. Piensas en ello, te preparas, lo asumes, y cuando llega el momento LO FLIPAS. Ya sea por “joe, qué bien, no era para tanto” (suerte que tienen algunas) o “dios miooooooo, no se cómo la gente repite” (mi caso).Pero pasado el trance llega el post-parto, la adaptación, el darse cuenta que es real.

Cambias de estado, ya no eres una preñati, ahora eres mami, QUÉ ACOJONE.En mi caso, el post-parto tampoco fue un camino de rosas.Me dejaron 4 horas en paritorios para poder hacer bien el piel con piel, que el peque se enganchase a la teta, y… que cambiase de nuevo el turno, por lo que estuve mucho más de lo establecido. Además, si ya el parto había sido fino filipino, mi útero no quería volver a contraerse, y la pérdida de sangre era muy alta, así que me observaban cada poco.

PUNTOS A TENER EN CUENTA

  1. Las hormonas siguen volviéndote loca, tanto o más que en el embarazo. Esto es un no parar, barra libre de oxitocina, feromonas, endorfinas, adrenalina..hay de todas y en cantidades industriales.
  2. Por muy bien que te traten, estar en el hospital machaca a cualquiera.
  3. Armate de paciencia para las visitas mejor intencionadas.
  4. Estarás tan cansada como si hubieras corrido la maratón de Nueva York, pero con la barriga colgona.
  5. Los puntos tiran,duelen,escuecen… Si antes no te podías sentar por tu barrigón, ahora el problema estará más abajo.
  6. Perderás toda la vergüenza,pudor o dignidad que pudieras tener. En mi caso, toda la planta de maternidad y aledaños debió de verme en tetis. No había manera de taparme sin que me ardiesen.
  7. Tu alien o amada criatura puede tener “problemillas” de los que nadie te había avisado
  8. lo de los 2 días de ingreso, son teóricos. Conciénciate y ten a mano un montón de monedas para pagar la tv.
  9. El Baby Blue, o bajón mortal post-parto, que se predice al 3 día no es un mito.
  10. Calma, cuando llegues a casa todo será distinto. No más fácil, pero sí distinto.

Cuando por fin subí a la habitación me encontré allí todo el percal, mis suegros, mi madre, mi hermana… todos llorando. Yo estaba bastante entera, porque estaba convencida de que lo peor había pasado, pero cuando mi madre me dijo: “lo pasaste mal,¿eh?” me eché a llorar, no podía casi ni hablar, y me di cuenta de que lejos de haberse regulado, las hormonas campaban a sus anchas por mi cuerpo.

Todos entienden que estamos agotados, así que pronto nos dejan solos. Llega la noche y yo duermo como nunca. Ni instinto ni nada,no era capaz ni de abrir los ojos, y la verdad que alien ni gurguta. Cuando pide comer, Doraemon me lo acerca, pero la verdad que esa primera noche casi ni lo hizo. él debía de estar tan flipado como yo.

Al día siguiente comienzan los “problemas” y es que soy más consciente de todo.La sonda que llevo puesta(sí, también me sondaron de forma continua por culpa del útero), los puntos, AAAAAAAAAAAAAAAY los puntos, el cansancio que sigue instalado en mi cuerpo.

El día pasa tranquilo, y con ganas de que se acabe para poder irnos a casa a la mañana siguiente.Ya está todo preparado para nuestra llegada, calefacción puesta,chuletón poco hecho,CA- BRA- LES.

queso cabrales

DIOOOOOOS, 9 meses suspirando por un poco de cabrales. Pero cuando vienen a darnos el alta, en la exploración, la pediatra se queda mirando a Alien.

-Este niño… ¿hace siempre ese gesto? (agitaba las manos al lado de su cara mientras lloraba)

-Puesssssss cuando llora creo que sí, ¿no es que está enfadado?

– Creo que puede ser hipoglucemia. Vamos a comprobarlo.

glucómetro

POSITIVO. Alien tiene la glucosa baja, y yo me acojono,pues en mi familia hay diabetes de todos los tipos y colores. Tienen que repetir la prueba 3 veces, y que las 3 tenga un buen resultado para quedar tranquilos. Puede que esté comiendo poco, o puede que no la asimile bien, así que me enchufan 3 biberones para darle después de mi leche. Tiene que comer sí o sí. El muy petardo, cada vez que se enganchaba a la teta se quedaba dormido. Daba igual soplarle, rascarle un pie, menearle… nada. Él dormía.

Cada vez que venía una enfermera con el aparato se me encogía el estómago. Por favor por favooooooooor que salga bien.Por suerte, las tres mediciones fueron buenas, así que me relajé, aunque llevábamos una noche más en el hospital.

Amanece de nuevo. Doraemon se va a preparar todo, y a llevar cosas a casa, porque a estas alturas tenemos que hacer mudanza entre flores, peluches,bombones y demases que la gente fue llevándonos.Yo contentísima de ir a casa, llega el pediatra. Un hombre desagradable, que me trata de usted y con la empatía de una ameba. “Este niño está amarillo, sacadle sangre y llevadla a analizar”. Hubiera agradecido una explicación, un por qué, o una sonrisa.Vuelven al cabo de 4 horas para decirme que sus niveles de bilirrubina son demasiado altos, es peligroso, puede causarle daños neuronales y tienen que ponerlo en una lámpara.Le tapan los ojos con una máscara, lo envuelven con esa luz morada, y mi alien se convierte en un gusiluz.lampara ictericia

Me rompo. Ya no sólo por las ganas que tenía de ir a casa, si no porque tengo miedo. Mucho miedo. ¿qué le pasa? ¿qué le puede pasar?.Todos tratan de tranquilizarme.Mi madre : “a ti te lo hicieron”.Mi madrina: “a tus dos primos se lo hicieron”.La vecina: “a la nena se lo hicieron”

Pero a mi no me sirve nada de lo que me dicen. No quiero a nadie en la habitación, no tengo fuerzas para mirarle porque se me rompe el alma. Una de las posibles causas es que esté comiendo poco, y me siento culpable.

Si todo esto nos parece poco, mientras mi hermana le cambiaba un pañal, me dice… “oye Sapito, aquí parece que hay sangre, como si en vez de pis, hubiese sangrado… LLama a una enfermera”. Yo ya no puedo más y me encierro en el baño.Ya no puedo ni llorar, sólo meter la cara entre las manos y respirar, y pienso que ya no puede pasar nada más.

Por lo que se ve no es importante, es una concentración alta de urea y les pasa a muchos. MMMMMMM ¿No os parece que es un pequeño detalle para que te comenten que puede pasar, para no sufrir el micro infarto por el que pasé yo?.Ahora lo veo desde la distancia, y puede que lo hubiese magnificado, pero no había consuelo.Mi madre está preocupada.: “Nena… no es para tanto, mira  a ver no te vaya a entrar una depresión post-parto ¿eh?Como si yo lo pudiese controlar…

Nos quedamos solos Doraemon, alien y yo. A todos les resulta graciosa la luz que sale de la mantita de rayos, pero yo no se la veo. Y lloro, lloro, lloro… hasta que decide llamar a una enfermera para que me traiga algo que me relaje.Llega la amable de planta. “¡pero bueno! ¡RELAJATE EH!? Tú tenías que ir a neo natos para ver lo que es eso… ¡como mucho te traigo una tila!Mentalmente me cago hasta en su p&%$·” pero sólo asiento.A Doraemon se le enciende la bombilla.

“Nena… ¿te acuerdas de lo que dijo la matrona del baby blue?”OSTRISSSSSSSS pues sí.

Si no habíais oído hablar nunca de él, se trata de un bajón hormonal a lo bestia, que hace que lo veas todo negro, y lloras y lloras y lloras. Por los cambios, por lo que no ha cambiado, por tu vida futura,por la vida que dejas atrás, por el anuncio de línea directa. Da igual, vas a llorar. Así que me mentalizo que será cuestión de horas, y al día siguiente lo veré todo mejor.

tristeza
tristeza Disney pixar

Y así es. Consigo ir relajándome, y viendo las cosas más como una persona normal, y no como una neurótica.Una noche más en el hospital, y ya van 6.Al día siguiente le repiten las pruebas de la bilirrubina. Yo no se si es porque lo quiero ver, pero me parece que no está tan amarillo.

El pediatra, esta vez más majo que las pesetas, me trae la ansiada cartilla verde. ¡Tenemos el alta! Nos vamos a casa por fin. Y aunque será duro, siempre será mejor con un bocadillo de jamón y no con la sopa horrible del hospital.

Besitos de sapo

 

 

Anuncios

19 thoughts on “Post-parto.Baby blue. Todo lo que hay que tener en cuenta

    1. Menos mal que aquí el colegui se acordó de lo que nos habían dicho. Parece una tontería, pero a mi me ayudó el saber que era normal y sería pasajero! Si pillo a esa enfermera hoy… Le diría 4 cosas y me quedaría liberadisima

      Le gusta a 1 persona

    1. Y tanto! Es una experiencia tan fuerte como el parto en sí, o incluso más, porque en el otro momento entre el dolor, los nervios y el cansancio yo tengo lagunas, parecía que no era real. Pero el post sí! Muchas gracias por tu comentario. Besinos

      Le gusta a 1 persona

  1. Ay nena vaya odisea. Pero es que es como la bajada de la montaña rusa, un bajón impresionante, se te viene todo encima y las hp de las hormonas no ayudan. Bueno y algunos miembros de personal hospitalario…..no los parieron, los cagaron, no les vendría mal unos cursos de empatía y trato al paciente.
    Lo del baby blue es muy cierto, cuando llegué a casa con mi prematuro de 35 semanas en brazos, me dio un berrinche tremendo porque no tenía qué ponerle, todo le quedaba grande, y me lié a sacar toda la ropa de armario y cómoda para ver qué es lo que tenía (había estado 7 semanas ingresasda y yo no pude preparar nada, solo daba órdenes desde el hospital).
    Este mal recuerdo se va pasando, no lo vas a olvidar porque también es un momento muy importante en vuestra vida, pero la sensación de ahogo al recordarlo se disipa.
    Disfrutad ahora de Alien y pasito a pasito con él. Un besazo guapa, para ti y tu familia de llorones (qué gracia me ha hecho, visualizaba la situación)

    Me gusta

    1. Y porque no subió al hospital ese día mi padre, si no no habría sábanas para calmar el llanto! Yo miraba alrededor y flipaba.. Jejejejje las lágrimas ya están bajo control. Ahora los fluidos son babas por parte de todos!

      Me gusta

  2. Hola! La depresión del post-parto… todo un tema! Yo tuve a mi primer hijo por parto natural y después mellizos por cesárea. Mas allá de que la recuperación física fue diferente, yo creo que estuve mucho más llorona con el primero. Tengo la sospecha de que ser primeriza me afectó más. Ayuda saber que es un momento, después una hace el “click” y la depresión post-parto ya pasó. ¡Un beso a todas las mamis!

    Me gusta

    1. Sí? Más llorona con el primero? Puede ser que ya tienes la experiencia vivida, y ya nada te asusta tanto no? Enhorabuena por los mellis, tu sí que me pareces una campeona, yo que me ahogo con uno sólo! Jejejejje besazos

      Me gusta

  3. Hace 12 días que di a luz y no sabes cómo te entiendo, he pasado unos días de llorera y de sentir que se me venía todo encima malísimos! Lo veía todo negro y todo me hacía llorar, poco a poco voy mejorando pero me está costando… el postparto tiene lo suyo, no es cualquier cosa desde luego. Con mi primer hijo me ocurrió lo mismo con la bilirrubina, y tb se me hizo un mundo y pedimos a todos que nos dejaran solos en el hospital (tu historia me ha recordado un poco a la mía). Y con este segundo tb me ocurrió lo de la orina, me llevé un buen susto porque pensé que era sangre… en fin, pasan tantas cosas para las que no estamos preparados! Mucho ánimo, seguro que ya tienes el tema más controlado pero tener hijos es un no parar de sufrir por desgracia 😦 aunque por supuesto todo lo bueno que nos dan no tiene precio 😉 un abrazo!

    Me gusta

    1. A mi me pilló el anuncio de la lotería al poco de llega a casa. Imaginate el drama! Jajajajajajajaj pero ya está controlado. Por momentos creía que me estaba volviendo loca! Besazos y enhorabuena por el segundo!

      Le gusta a 1 persona

  4. Vaya chica, una detrás de otra. A nosotros también nos hicieron quedarnos algo más en el hospital porque a la peque le detectaron un soplo cardíaco en la primera revisión y había que comprobar en 48h si continuaba ahí o no.
    En mi caso en el hospital estaba muy bien, me sentía cargada de energía y además, como el parto fue muy bien (soy de las afortunadas sí), me encontraba fenomenal. El problema es que mi bajón llegó 2 semanas después del parto, cuando ya nadie lo esperaba y fue un golpe de los gordos para mí.

    Me gusta

    1. Es un palo, porque los ves tan pequeños, y que puedan estar mal.. Esa fue mi obsesión durante el embarazo, si estaría sano! Mis 2 primeras semanas no fueron fáciles tampoco, me sentía obsesionada por todo. Ahora ya queda todo atrás verdad? Un besazo

      Me gusta

  5. Ayyy, cómo te entiendoi… Yo en el hospital no paraba de llorar. Éramos primerizos, con un bebé prematuro que nació a las 35 semanas que no se agarraba al pecho, con la bilirrubina alta, que perdía peso, que no quería despertarse para comer, yo agobiada por las visitas, por los puntos… Aaaaaaaaggggg… Ahora estoy a punto de parir otra vez y me da pánico el momento postparto… En fin, mejor no pensar en ello. Un abrazo!

    Me gusta

    1. Pánico? No mujer! Piensa en todo lo que ya pasaste y que llevas ventaja. Las hormonas van a estar ahí, pero vas a encontrar explicación a lo que te pasa,así que tranquila. La Experiencia es un grado! Muchísima suerte

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s