Fase final del embarazo. El parto

Os prometí contar cómo me había ido en cuanto tuviese un minuto, y aquí estoy en una tregua (no se cuánto durará, o si podré escribirlo todo en una única vez, pero vamos a intentarlo)

Un mes y medio más tarde, retomo el ordenador. Creí que se me habrían olvidado hasta las claves.

Por desgracia, no podré contaros un encuentro romántico, ni una experiencia de conexión con mi yo animal (bueno, esto un poco sí) no habrá corazones, ni momentos mágicos, porque no quiero edulcorar nada, y siendo sinceros, mi situación fue HORROROSA.

La fecha prevista para el nacimiento de alien era el 3 de noviembre. Todos me vacilaban con que vendría antes, de hecho, había luna llena el 31 de Octubre, y la gente auguraba UN HALLOWEEN DE MIEDO, pero pasó el 31, y aquí seguíamos, yo con mi día a día, y él, supongo que más de lo mismo.

El día 2 de noviembre. de la que volvía a casa, noté algo mojado; no sabía si me había hecho pis, o si se me habría perforado un poco la bolsa. Después de mucho pensar y sopesar… decidí ir al hospital, convencida de que me mandarían a casa por donde había llegado.

PRIMER ERROR. No tenían claro si estaba perforada o no, por lo que me dejarían pasar allí la noche, y al día siguiente repetir.

De nada me sirvió ponerles ojitos, decirles que vivía al lado del hospital, que me quería ir a casa… TE QUEDAS AQUÍ, Y PUNTO. Cuando me quise dar cuenta, tenía una bata de hospital, y la pulserita del todo incluído.

Mi idea era ponerme de parto en casa, no avisar a nadie, estar tranquila a mi bola, con mi música y mis cosas hasta que llegase en momento. SEGUNDO ERROR. Nada iba a salir como había imaginado.

Al día siguiente, me repiten la prueba, y mientras la chica me está tocando, diciendo que ella lo ve todo normal… TRASSSSSSS se rompe. Ahora sí, noto que se cae un montón de líquido. MIERDAAAAAAAA ¿ASÍ QUE VA A SER YA? ¿YA VA A NACER? Y me empiezo a acojonar. Esto es real.

Como simplemente se había roto la bolsa, pero yo no tenía ningún otro síntoma, deciden ponerme PROPESS. No tenía ni idea de qué era aquello, y mi cuerpo tampoco, porque lo expulsé a las pocas horas sin ningún resultado.

propess induccion al parto
baby moon

Bajamos a monitores a ver qué tal va todo, y deciden ponerme otro.

monitor contracciones
clicpequepic

Seguimos igual.

Visto lo visto, y como me habían avisado que si no me ponía yo de parto, la mañana del 4 me pondrían oxitocina, decidí echar una cabezadita,  al menos intentarlo, para estar descansada al día siguiente.

Fue poner la cabeza en la almohada, y notar algo muy raro. Una explosión, una patada seca en el bajo vientre, algo que no sabré definir nunca, y que me dió la sensación hasta de haberlo escuchado.

Primero no quise hacerle mucho caso, pero algo me dijo que aquello había sido importante. Fui al baño, y vi que estaba echando más líquido, aunque esta vez sucio.

Palidecí. Me puse histérica. Ya sabía lo que eso podía significar, los riesgos que entrañaba. Llamé a mi hermana, que era quien estaba conmigo, Doraemon había ido a cenar y no quise acelerarlo, que bastante lo estaba yo ya.

Llegó una enfermera,tratando tranquilizarme, “no te preocupes,eso es normal, voy a llamar a paritorios, estás en el mejor sitio, y todo va a estar super controlado”. Agradezco sus palabras, pero no me sirve. NO ES NORMAL.

Era una de las señales de alarma que nos había comentado la matrona.

Recorrí esos pasillos más rápido que ellas. Quería llegar ya, que interviniesen lo antes posible.

Nuevamente en monitores me dicen que todo está bien, que es normal que los peques se hagan caca. No, no es lo normal.

Mi hermana cuenta que dije : “esto no tenía que ser así” , mientras les explicaba el por qué de mis miedos, mi conocimiento de causa. Yo tengo varias lagunas en las que no sabría decir qué pasó.

Cuando la matrona me dijo que me quitase todos los pendientes,anillos etc, sólo pude articular…

-Me llevais a quirófano, ¿verdad?

No, no, nadie habló de quirófano,tranquila.

Ese era el mantra que me repetía todo el mundo. TRANQUILA, TRANQUILA. Pero no podía estarlo. Comencé a temblar de forma incontrolada.

 mantra stress
la volatil

De nuevo viene la matrona y me dice que me van a poner oxitocina. Pasamos a paritorios.

En este medio tiempo llega Doraemon, ya informado de la situación.

Me miran, estoy de 3 cm, y me ponen la epidural. Hasta ese momento sólo había notado molestias, y saber que ya no iba a tener más dolor me relaja un poco.

Voy cambiando lado izquierdo, lado derecho, todo va bien. Hasta que se empieza a torcer todo.

Yo les pido sentarme, pero me dicen que no, que la epidural funciona mejor así. Decido dejarme en sus manos, y no ponerme necia.

De repente, los latidos de alien empiezan a bajar. Yo lo oigo en el monitor. Bajan de 160 a 60, y entran a ver qué pasa. Me mueven, me cambian de postura, parece que así mejor.

La tranquilidad no dura mucho, pues la situación se repite.

Cuando entra la matrona me dice…

“se te está cerrando un ojo”.

qué va… yo me noto normal.

no no… el ojo izquierdo se te está cerrado, y eso es un efecto de la epidural.

 

se me cierra un ojo

Llega la anestesista. Una MIR mucho más joven que yo, que nunca había visto un efecto así.

Deciden que me quitan la anestesia para ver cómo reacciono.

Entro en pánico.

NO POR FAVOOOOOOR NO POR FAVOOOOOOOR. No me la quitéis.

-No podemos ponerte en riesgo. Hay que quitarla, aunque sabemos que lo del ojo se recupera.

No se si por el miedo, las hormonas, o porque soy así de boba, lo único que atino a decir es…

“Si a mi el ojo no me importa, si tengo que parir tuerta… lo hago, y si es necesario traedme un tupper para meter el ojo, y luego ya veremos lo que hacemos con él”.

Se va riéndose, pero la epidural me la quitan.

Comienza la fiesta. El peque sigue ralentizando el latido. El tema ya no les gusta un pelo. Ven que no tolera las contracciones fuertes, por lo que también me quitan la oxitocina.

Yo me hago una bola temblorosa y sólo puedo repetir… “no va bien, no va bien, esto no va a salir bien”.

Si esto fuese poco, tienen que administrarme por dos veces un medicamento para paralizar las contracciones. Esa medicación me revuelve hasta el punto de vomitar como la niña del exorcista.

NIÑA DEL EXORCISTA

-Me mareo, me mareo… y oigo, “dadle un abanico al papá”.

Lo miro con cara de odio, mientras suelto unHOMBRE NO ME JODAS, ¿QUE TE MAREAS TÚ?

-no mujeeeeeeer para que te de aire él.

AAAAAAAAAH BUENO, eso vale.

Me sube la tensión y de paso la fiebre, porque ya de ser rara,lo soy del todo, y a mi los nervios me dan fiebre.

Llevo muchas horas así, con la bolsa rota. Me meten un tubito para ir introduciendo suero y que alien no se quede sin liquido.

Sin oxitocina, avanzamos demasiado despacio, él está sufriendo, y por tres veces,tienen que hacerle la prueba del ph.

Si nunca oísteis hablar de ella, consiste en un pinchazo en la cabeza del bebé. Extraen sangre y analizan los niveles de oxígeno, para valorar hasta qué punto lo está pasando mal. No quiere decir que en ese momento él esté en peligro, si no que en el márgen de 2 o 3 horas,podría estarlo.

La segunda vez que me la hacen,roza los límites. Yo ya no puedo más , ni física, ni mentalmente.

Una de las auxiliares, Vicki (te estaré eternamente agradecida) se quedó conmigo. Hablándome muy bajo, acariciándome la espalda,diciéndome que todo iba a ir bien.

Como en monitores seguimos igual, deciden introducir otro aparato para tener la frecuencia directamente de él, y no a través de mi barriga. Juro que no me cabe ni un cable más en el cuerpo. Incluso tenía un tensiómetro en la pierna.

Ya pasaron 6 horas y yo sigo de 6 centímetros. La cosa va DEMASIADO lenta. La cara de circunstancia del médico no me ayuda. él, tratando de quitar hierro al asunto me dice:

Parir es fácil, ¿a que sí? Está chupado ¿para cuándo el siguiente?

 

Creo que mi mirada de odio, y mi sonrisa de “si no estuviera aquí atada te llevabas un patadón”, lo dijeron todo.

Continuamos para bingo. Alien viene con la cara mirando abajo, el parto será aún más duro.

Los dolores se intensifican, y yo mirando el monitor voy echando cuentas de hasta dónde va a subir el dolor, y cómo va el latido del peque. La matrona se da cuenta de que eso no me va a ayudar y me lo separa para que no me centre en ese sonido.

La última vez que me hacen la prueba, me dejan quedarme sentada un rato, y observan que así, los latidos van perfectos. Ya no le afecta nada, está encantado de la vida.

¡Si os lo llevo pidiendo 8 horas coñoooooooooooo! ¿por qué no me habréis dejado?

Se que de nada sirve ahora, y que quizá no tenga razón, pero creo firmemente, que si desde el principio me hubiesen hecho caso, no habría sufrido ni la mitad de lo que lo hice.

Deciden volver a ponerme la epidural, aunque muy poca cantidad, y para más INRI , sólo me coge el lado izquierdo.

JODER JODER JODER, no puede salirme peor el tema. Confío en que sean pocas horas las que me quedan por delante. JA JA Y JAAAAA.

Pido clemencia, y que me dejen cambiar de postura, porque tal y como estoy no puedo ni retorcerme de dolor. Es la postura más ortopédica del universo para parir. Con tanto cable es inviable., me quedo como estoy.

Cuando ya había ganado confianza y buen rollo con el equipo médico, llego a los 10 centímetros de dilatación, pero toca cambio de turno. Les ruego que se queden conmigo, que les pago doble turno, pero nada oiga. Debe parecerles que trabajar 8 horas nocturnas, y que una loca rizosa les haya dado la noche es suficiente.

Ingenua de mi (a la par que primeriza), le digo a Doraemon que llame al turno nuevo, que ya estaba dilatada del todo, no vaya a ser que tenga que empujar y no haya nadie.

Ahora ya lo se. Aunque empuje, eso lleva sus horas. En mi caso en concreto 4 horas.

Con el turno nuevo llega la locura. Ya es por la mañana, y el hospital es universitario, así que empieza el desfile. A mi no me quedan fuerzas ni para decirles que se vayan. Sólo levanto la mano desde la cama para saludarles.

No tengo muy claro si vieron ese gesto, pues el foco estaba centrado en otra parte de mi cuerpo menos sonriente.

Una de las enfermeras se da cuenta de que eso es un puto circo. Juro que eramos unas 20 personas en paritorio, y echa a gente fuera. A estas alturas…me da todo igual.

Llega el jefe jefazo de gine. Ver a ese hombre me acojona sobremanera. Me trata de USTED, no me da confianza.

Palpa, observa,mira el historial. Leo en su cara que no me va a dar buenas noticias, y sin embargo… lo hace. Alien se giró en el transcurso del parto, y ya está mirando hacia arriba. Todo será “algo” más fácil.

Pero eso sí, me deja muy claro que según el protocolo de BLABLABLAAAA ni la fiebre, ni el cansancio, ni nada me ayudan a que me quede con tecnicismos, que si a las 12 no nació, deben intervenir.

Eso sí me queda claro. LAS 12, LAS 12, y yo miro y miro el reloj de números rojos que hay en la pared delante de mí.

reloj digital

Me ayudan a empujar, y odio la situación al verme en esa postura tan antinatural, piernas arriba, yo tumbada… no quería que fuese así, estaba convencida por lo que me habían contado que sería mucho más amigable, que me dejarían moverme más, que me escucharían más, pero asumo que la situación no era fácil, y que debo callar y dejarles hacer. Soy una marioneta preñati.

Oigo a la matrona decir que pese a que todo se hubiera torcido, estoy empujando muy bien. Me dicen si quiero descansar. NOOOOOOOOO, quiero que acabe ya, que salga, que no se quede ni un minuto más dentro, porque estaba convencida de que estaba sufriendo el triple que yo.

Me incorporan y toco la cabeza. DIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOS que está ahí. Vaya movidaaaaa.

Llega el equipo de pediatría. Al haber estado en líquido sucio quieren aspirarle antes de que eche a llorar.

La opción de corte tardío del cordón tampoco es viable. Tienen que cortarlo rápido para que ellos puedan actuar.

Ya queda menos. Le piden a Doraemon que vaya, ahora sí que sí. Son las 12 menos 7 minutos, y alien sale, y cómo no… lo primero que hace es echarse a llorar, y yo con él.

“NO LLOREEEEEEES” “BUAAAAAA” “NO PUEDES LLORAAAAAAAR” “BUAAAAAA”

No me lo creo. Sólo puedo repetir “qué fuerte qué fuerte”, “por fin” “qué fuerte qué fuerte” “decidme que está bien”.

Aún queda expulsar la placenta, y que me cosan. Así que le dan el crío a Doraemon, y él también se echa a llorar. Llevamos 14 horas de angustia, y aunque la peor parte me la llevé yo, él tuvo que aguantar dando aspecto de relajado para tranquilizarme, pero él que es más blando que un ferrero rocher al sol de Écija rompe. Y así me encuentro el panorama. Alien tranquilo, en brazos de papá, que llora mientras me dice : oye, que salió guapo guapo. AJAJAJJAJAJA, no teníamos esa fe.

Espero no haber acojonado demasiado al personal preñati o en ciernes. En la próxima conexión os contaré los días post, que tampoco fueron días de rosas.

Besitos de la ya mamá sapo.

 

 

 

Anuncios

19 thoughts on “Fase final del embarazo. El parto

  1. Sapito vaya maratón nena, la verdad que las cosas no tendrían que salir así, dentro de poco, muchos de esos detalles ni los recordarás, esos huecos los irás rellenando con la primera sonrisa de alien, la manera que tiene de acurrucarse cuando le coges, sus posturas para dormir…. Ahora disfruta de alien y para navidad le regalas a Doraemon un abanico como recuerdo de la anécdota del parto jajajajajaja Felicidades mamá sapo

    Me gusta

    1. Está escrito! Así no permito que se me haga una neblina mental que me haga olvidar lo que fue… Si en alguna remota ocasión se me pasa por la cabeza que no sea hijo único, releere esto. Es el mejor anticonceptivo del universo!

      Me gusta

  2. eres una campeona guapa!! me has acojonado un poco ya que mi bebé aún no se ha decidido a salir, pero bueno, supongo que lo acabaré consiguiendo y seré una campeona como lo ha sido tú, o al menos eso espero!!jjeejeje, un besazo guapa y a disfrutar del pequeño alien!!jiji

    Me gusta

  3. Madre mia que experiencia chica. Me alegro de que esteis los dos bien y espero que ahora podais disfrutar de vuestro bebé. Los primeros días no son cosa fácil para nadie la verdad y ahora lo que toca es afrontar las cosas con calma (que no es fácil).

    Me gusta

  4. Jesus! Q sarta de cosas mal hechas. Cuanto lo siento. No se ni q decir.. al menos no fue cesárea! Pobres papis. Nosotras llevamos la peor parte pero ellos son quienes sufren el ver como nos manipulan, nos cortan, nos aprietan y nos cosen sin poder hacer nada x nosotras. Mi chico sufrió con mi episiotomia tanto (es un sádico para otras cosas) q tuvo pesadillas días después. Disfruta del pequeño. Afortunadamente solo es un día de todos los q te esperan, pero q duro maja. Un abrazo de madre a madre

    Me gusta

    1. Cuando el mismo médico que me atendió en el parto subió a la habitación, me dijo que el apostaba por una cesárea claramente. Creo que me libró el que empuje como si no hubiera un mañana… Es verdad, doraemon es lo que más recuerda, el momento tijeretazo!

      Me gusta

  5. Madre mia que experiencia, pero estoy deseando conocer los detalles del post parto, porque por lo que dices son todo amor y carantoñas como en las pelis no? Seguro que despues de las primeras semanas lo del parto no te parece para tanto no? Venga animo, ya queda menos para que pase lo peor, o no, quien sabe…un besazo y animo y pacienciaaaaa

    Me gusta

  6. Pufff qué decir, q con el peque se borra casi todo pero qué pena q un parto no salga como una quiere, porque es uno de los momentos más importantes de nuestra vida. Espero que vayas mejor y te recuperes prontito y disfruta de alien q con ellos se olvidan las penas!! Ánimo y un besote!!

    Me gusta

  7. Hola, siento mucho que tu parto haya sido así. Efectivamente, si te hubieran escuchado, te habrían ahorrado muchos problemas. ¿Sabes lo que es la violencia obstétrica? ¿Y las consecuencias de medicalizar el parto con oxitocina y epidural sin que haya motivos reales para usarlos?

    Tumbada nunca es la mejor postura para parir, sólo para que ellos no tengan que estar incómodos para agacharse. La oxitocina artificial puede interrumpir la dilatación… en fin, un montón de cosas.

    Me alegro de que tu bebé finalmente esté bien, pese a que ese suele ser el consuelo, el parto es un momento muy delicado e importante y recordarlo como horrible deja una herida en el corazón que hay que sanar poco a poco.

    Un abrazo enorme.

    Me gusta

    1. Había leído testimonios de violencia obstétrica, es cierto que las cosas no fueron como yo quería, que deberían haberme escuchado más, pero la oxitocina era necesaria por las horas de bolsa rota.. Me queda un recuerdo horrible, y me da pena que sea así, aunque al cesar lo que es del cesar. Pese a haber sido así, me trataron con mucho cariño y paciencia. Ahora a tratar de olvidar! Un besazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s