Cambios que surgen en el tercer trimestre de embarazo

¡¡Hola de nuevo!! ¡Cuánto tiempo sin vernos por estos mundos virtuales!

La verdad que estuve súper desconectada, y espero arrancar Septiembre con fuerza. Cosa que no pude hacer durante Agosto. No creais que estuve tirada a la bartola en la playita, disfrutando del calor, de las terrazas…

Bueno, esto es cierto sólo en el primer punto. Tirada a la bartola sí, pero porque me dio un bajón. Un poco de todo: tensión baja, hierro bajo, subida de azúcar… ¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAYYYYYY maravilloso embarazo!

Durante este mes me tocó hacer la prueba de la curva de la glucosa. Sinceramente, iba acoj&%$

Había oído tanto, que si debía ir acompañada porque me iba a marear, que si podía convertirme en la niña del exorcista y ponerme a vomitar como loca, que la sensación era asquerosa…

Puede que por todo ello, y la expectativa que tenía, no me pareció para tanto. Es verdad que no me lo bebería todos los días así, por placer. Pero vaya,que peores cosas tengo bebidas.

Me viene a la mente un chupitazo de Jagger , y casi que me quedo con la opción glucosa.

NOTA MENTAL :Háztelo mirar sapito, quién te ha visto y quién te ve.

Haciendo balance del verano, sólo puedo decir que estoy deseando que entre el otoño. Tuve que dejar de trabajar por todos los “mini males” que os comenté, y lejos de estar tranquila en casa, el agobio fue enorme. Jamás en mi vida recuerdo un verano tan caluroso en el norte. Aunque cuando digo esto, la gente de por aquí me mira raro, como diciendo,” vives en una temperatura paralela.”  ” No está haciendo tanto calor” o la mejor… “JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJJ ANDA QUE SI LLEGAS A VIVIR EN SEVILLA,MUERES, haber calculado mejor”

Mi entorno derrocha amabilidad y empatía. CABRONES SON UN AMOR.

ODIO el calor, me pongo de mal humor;el cúlmen es si me empieza a sudar el bigotillo.

Ahí ya me convierto en una hydra. Por suerte, en mi yo normal , no preñati suelo ser bastante friolera. Doraemon me dice que este año tengo el termostato estropeado.

No recuerdo en 30 años haber dormido sin pijama, a no ser que nos fuésemos de vacaciones.

Este año, los vecinos tienen que estar hasta las narices de verme en pelotas por casa, corriendo a por ropa de una habitación a otra, mientras hago de ninja por detrás de las cortinas. UN SHOW

Mientras todos disfrutan de los días de sol, de calor, de playa… yo voy sufriendo por las esquinas, con mi metamorfosis.

Hasta ahora la barriga era disimulada. Ahora no. Son 32 semanas ya, y esto es un señor barrigón.

Pero no es una barriga mona, de esas redonditas, de embarazada cuqui. La mía es trifásica, modular, geométrica.

¿Por qué? El otro día, en la tienda de debajo de casa, mientras yo, inocentemente, trataba de comprar unas ciruelas, una señora me dice:

UUUUUUUUUUUUUY ¿ QUE ESTÁS EMBARAZADA? PUES LO TENDRÁS TODO EN REDONDO HIJA, PORQUE ESA BARRIGA….

¿Acaso opino yo sobre sus arrugas, sus varices, o su estilismo, señora?

Como sabéis, en esta etapa, y me temo que en las que me quedan por venir, la gente saca a pasear la lengua sin filtros, así que yo ya me voy haciendo una coraza. Aquí os dejo una foto de mi barrigonchi en 3 etapas, para que veais que sí, que no exagero.

A continuación os dejo una lista de cambios que estoy notando en esta última etapa. Lo que creía que me ocurriría y lo que no llegó a pasar… y viceversa

  1. Cuenta la leyenda, que en una época de mi vida, yo tenia huesos en los pies. Ya no. Son todo uno. Las sandalias de los otros veranos son objetos del infierno para mí. Llevo 3 meses con unas alpargatas, que pese a no ser aireadas, eran un número grandes, por lo que es lo poquito que me puedo calzar. Combinen, o no. La moda pasa a un segundo plano.
  2. Visto casi de uniforme. Tengo un vestido y dos pantalones, que son lo único con lo que no me siento una mesa camilla. Como os decía, la forma extraña de mi barriga hace que no me apetezca lucirla demasiado. Tampoco fui yo nunca de ir apretada, pero ahora menos.
  3. Tengo un pelazo. ¡¡Y no quiero que esto se acabe nunca!! Soy muy muy muuuuuuuy rizosa, y sin embargo, ahora está suave, siempre queda bien al secar, no parezco la bruja Lola. Además le dió por crecer a un ritmo que no estoy acostumbrada. ¿problema? Que ya llegará Paco con las rebajas en el post-parto.
  4. Mi sujetador está desbordado. ¡BIEEEEEEEEN LO QUE TÚ QUERIAS! Eeeeeeee NO. Desborda, pero no en la zona teta, si no en el contorno. Es esa chichilla odiosa de la espalda la que cobró vida.
  5. No soy capaz a dormir. No se si es el calor, el famoso insomnio de la embarazada, que dicen que es una especie de entrenamiento para lo que está por venir… El que se me suban los gemelos cada noche creo que tampoco ayuda. QUÉ DOLOOOOOOOOOOOOOOR. Además, en las clases pre parto, nos dijeron que no durmamos boca arriba, por el peso del útero, que nos comprime nervios y venas, y estoy rayadísima por las noches, procurando no dormirme así.
  6. Pese a haber sufrido la muda de la serpiente en la cara durante el primer trimestre, ahora la piel está bien. No hay granos, ni descamaciones… Y las temidas manchas en el bigote, no han aparecido.
  7. Las estrías están a raya, por el momento. Veremos en estos 2 últimos meses lo que ocurre.
  8. El alien se mueve mucho. MUCHO, MUCHISIMO. Y parece que le cogió gustete a clavar alguna parte de su cuerpo debajo de mis costillas por el lado derecho. Va a salir fiestero.
  9. Las varices amenazan. No están demasiado abultadas, pero mis piernas parecen un mapa mudo, de los que usábamos en el cole para estudiar los ríos. Me hablaron muy bien de la presoterapia, y estoy empezando a dar unas sesiones. Que no se si para las varices me servirá, pero por lo menos me ayuda a no tener las piernas y los pies tan cansados.
  10. Mi energía está súper mermada. Si antes yo era un NOKIA viejo, de los de defensa personal, ahora soy un smartphone chungo. Me canso rapidísimo, y mi ritmo es lento. Necesito cada poco poner las piernas en alto, y no hacer nada.
  11. Mentalmente, llevo muy mal el punto 10. Creí que sería capaz a asimilarlo y llevarlo con naturalidad y dignidad. Pero no. Me siento desvalida y vaga. Es una estupidez, ya lo se, pero no puedo evitarlo. Me tumbo en el sofá, duermo, porque lo necesito, y luego, cuando veo todo lo que tenía que haber hecho… me entran los mil males.
  12. Mi instinto sigue dormido, aletargado, o sin crear. No se en cuál de las fases estaré. Pero el otro día, con la prueba de fuego de un bebé ante mí, me vi incapaz de sujetarlo. Bueno, mentira. Lo cogí porque me insistieron hasta la saciedad, no porque yo me viese capacitada, o tentada a hacerlo. No me apetecía, y tenerlo en brazos no me hizo sentir nada. ¿Soy un monstruo?

Espero que este último punto cambie rápido. Ahora os dejo, que me tengo que ir al dentista. PUNTO 13, TENGO UNA CARIEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEES.

En toda mi vida sólo me tuvieron que empastar una vez, ¿¿¿va a tener que cumplirse en mí, el mal de la boca en la embarazada????

¿Os dais cuénta de algún cambio que me quede por sufrir todavía? ¡Así, estando mentalmente preparada igual es más llevadero!

Besitos de sapo deforme.

 

 

Anuncios

18 thoughts on “Cambios que surgen en el tercer trimestre de embarazo

  1. Yo tuve bastante suerte en cuanto al 3r trimestre ya que fue bastante mejor de lo que me esperaba (casi no me notaba pesada y eso que parí en agosto).

    En cuanto a lo del azúcar, escribí en mi blog sobre esta prueba ya que a mi me hicieron 3 curvas de glucosa en el embarazo y otra más después de parir (mi madre decia que iba a parecer un colador después del embarazo). Te dejo el enlace por si te apetece echarle un vistazo: http://mamaarcoiris.blogspot.com.es/2016/07/pruebas-en-el-embarazo-curva-de-glucosa.html M intención es publicar en breve otro post sobre la diabetes gestacional.

    En cuanto a lo del instinto, no te preocupes, estoy segura de que en cuanto veas a tu pequeño vas a notar el amor fluir por todo tu cuerpo y tendras la conexión que tanto deseas y lo demás llegará poco a poco 😉

    Espero que lo que te queda de embarazo sea más llevadero (a ver si pasa pronto el calor que seguro que eso ayuda).

    Me gusta

    1. Sí por favor, que llegue rápido el fresco, porque yo ando desesperada.
      Lo de la diabetes gestacional es un tema interesante, claro que me paso por tu blog a leerte. Un beso, y gracias por los ánimos

      Me gusta

    1. La verdad, que no se si será mejor lo malo conocido… por lo menos a esto ya estoy habituada, aunque cada vez pese mas. En cuanto sapín nazca otro gallo cantará. AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAY NO ME QUEDA NÁ

      Me gusta

  2. Jajaja… Yo coincido sobretodo en el último punto. Exceptuando a mi bichillo nunca me he sentido cómoda cogiendo a otro bebé, ni antes, ni durante, ni después del embarazo. Pero no somos monstruos (o si?). Ánimo, la barriga se ve bien 😘

    Me gusta

  3. jajaj, me he reído mucho con tus puntos. Yo en el primer embarazo con la prueba de la glucosa me faltó pasar a pedir otro, porque me estuvo de vicio!! jajaj, en fin! Por cierto, que poquita barriguita te veo!! joer ya en el tercer trimestre y así de bien!! Mi tripa es odiosamente gorda:-( y mi alien a veces también se mueve mucho, en esceso diría yo! Tranquila, el instinto te saldrá en cuanto te lo pongan en brazos! Vamos guapa, que ya no te queda na! Esta chupaó! jeje, besotes!

    Me gusta

  4. Niña ¿esa foto es tu barriga de 32 semanas? Madre de Dios, vivo yo con un panzón habitual que es 3 veces mas grandes, y mañana cumplo la semana 16 de embarazo y si la vieras te daría un parraque. Esto de los tamaños de barriga daría para libro, pero que no te extrañe que haya gente que se sorprenda, porque otras vivimos con unos barrigones…

    Me gusta

    1. Sí, esa foto es del día que escribí el post. Yo me la veo muy grande, pero claro, todo es subjetivo. Ese mismo día en el dentista, me dijeron que si ya estaba para cumplir a razón del tamaño, y otros se sorprenden porque es pequeña. Yo ya no entiendo nada, ni se si está bien, está mal… O si lo importante en este tema es opinar

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s