Mascotas en el embarazo (y lo que viene después)

En realidad, mi idea para escribir hoy no era esta, pero hay veces que oyes ciertas cosas que te queman la sangre.

Y como estoy calentita, y no por la temperatura ambiental precisamente, voy a exponeros mi “problema“. Mascotas y bebés son incompatibles. O eso pretenden meterme en la cabeza.

Como os había contado en mi primera entrada de presentación, soy la madre humana de una chuchi peluda. Lleva con nosotros 4 años. Siempre A DO RÉ a los animales, y mi vocación frustrada es la de ser veterinaria.

Fue rescatada de una protectora, porque en España, somos muy dados a seguir modas.

-Uy… qué bien me quedaría pasear con ese Bichón Maltés y las sandalias de cuña. PUES ME LO COMPRO.

-Uy…¿quiere salir por la mañana? ¿A las 11? ¡Si eso es tempranísimo!

-Uuuuuyyyyy  ¡que las sandalias con las que combinaba están mordidas! ¿Y ahora qué hago?

Y así un largo etcétera que seguro conocéis.

¿Resultado?

Miles de animales abandonados cada año, sobre todo en fechas de verano, cuando resultan un estorbo añadido. Camadas indeseadas, que acaban sufriendo el peor final posible.

A lo que voy. Mi chuchi era una de esas “indeseadas” que me robó el corazón nada más ver su foto, con la nariz llena de barro, y esa cara de chula.

CACHORRO

Como era una adopción legal, tienes que rellenar un cuestionario bastante extenso, en el que te ponen un montón de situaciones.

Recuerdo alguna de las preguntas, como las de:

¿Le dejarías subir al sofá?

¿Convivirá con niños?

En caso afirmativo, ¿qué ocurriría si el niño desarrolla una alergia?

En caso negativo ¿ qué ocurriría ante la llegada de un bebé?

La del sofá era la más factible. Las preguntas relacionadas con niños y bebé las contesté de forma rápida, pues no creía yo verme en esta situación.

Aún así, estaba segurísima de mi postura ante la relación NIÑO-MASCOTA .

Creo en la compatibilidad total y absoluta entre estos dos “seres”.

Al comunicarle a mi médico que estaba embarazada, de las primeras cosas que me dijo fue: “y ya sabes, si tienes un gato… vete despidiéndote de él”.

No es el caso, y aunque lo fuese, el gato no se va.

Hay mucha desinformación al respecto.

Con mi perra las perlitas que tengo que oír en relación al embarazo es :

No dejes que te chupe.

Que no duerma contigo.

Ten cuidado, se te va a subir a la barriga y te va a hacer algo.

PRFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFF    ME    A BU RRÍS

Os puedo decir que ella fue la primera que se dio cuenta de que algo pasaba. No se separaba de mí. Si yo iba a la cocina, ella detrás, si yo entraba por el lado derecho al coche, ella también, si yo entraba en la ducha, ella me esperaba en la alfombra , si me sentaba en el sofá ella apoyaba su cabeza en mí. Y sigue así.

Luego lo entendí todo.

Otra de las cosas que me llamó la atención fue que al dejarla subirse al sofá encima de mí (vale, había marcado la X en que no la dejaría) se subió con más delicadeza de lo normal, por la parte de las piernas, y apoyando su hocico en mi barriga.

¿Coincidencia? Puede ser.

Cuando de verdad lo flipo es cuando llega corriendo al salón si llora un bebé en la tele.

Juro que eso antes no lo hacía.

Después de todo esto, cuando me regalan perlas del tipo ¿Qué vas a hacer con la perra cuando llegue el bebé? Mi cara de… ¿acaso debo hacer algo especial? es bastante respuesta.

Os dejo un vídeo genial de reacciones de mascotas ante este momento.

¿No es para comérselos?

 

Conociendo a mi petarda, se acercará, olerá, y le traerá la pelota, a ver si se la sabe tirar. ¡¡Son dos manos más para jugar!!

Pero según “los entendidos” que no nos conocen, ni a nosotros, ni nuestras maneras de actuar, ni a nuestra peluda, sentencian, diciéndome:

YA PUEDES TENER CUIDADO, SE VA A PONER CELOSIIIIIIIIIIIISIMA Y VA A ATACAR AL BEBÉ A LA PRIMERA DE CAMBIO.

Hombre, pues para eso estamos nosotros, para vigilar, controlar, y hacer que la transición sea lo más fácil posible para todos.

Nuestra perra es un miembro más de la familia. .

Por si os sirve de ayuda, gente profesional en el tema canino nos dieron algunas pautas, como por ejemplo traer desde el hospital ropa del bebé, el gorro que haya tenido puesto, o incluso un pañal, para que vaya adaptándose al olor. En el momento en que lleguemos a casa acercar a la altura del perro al bebé, dejando que le huela, procurando que no haya tensión, acariciando al perro, para que note que todo está bien. En la medida de lo posible tratar de hacer la misma vida; es decir, si antes dejabas al perro que se subiese a la cama, no prohibírselo ahora, o si salías a pasear durante una hora, no cortar ese hábito de raíz.

Otra cosa, que es bastante obvia, es no dejar nunca al perro con el bebé sin vigilancia. ¿Es normal no? Confío en mi perra, pero primero necesita adaptarse, y cualquier medida es buena.

Hay estudios que demuestran que la convivencia con animales hace que los niños crezcan más fuertes.

¿Cuáles son los motivos por los que los niños con mascotas estén más protegidos?

A la vista de los resultados de las investigaciones que se han ido llevando a cabo a lo largo de los años, los científicos llegaron a la conclusión de que los niños con mascotas tienen un sistema inmunológico más fuerte y eficaz porque el perro o el gato trae a casa un buen número de microorganismos (suciedad y bacterias), por lo que el pequeño fortalece su sistema inmune, crece más fuerte y más protegido.

Es decir, la presencia de perros y gatos en casa fortalece el sistema de defensas del bebé y del niño, reduciendo el peligro de que sufra enfermedades infecciosas.

Texto sacado de natursan.net

Y por si os queda alguna duda, ya no sólo por vuestros bebés, si no por vosotros mismos…

BENEFICIOS MASCOTA

Feliz miércoles. Besitos de sapo, y lametón de mi peluda.

 

Anuncios

15 thoughts on “Mascotas en el embarazo (y lo que viene después)

  1. Cómo me suena… Cuando me quedé embarazada tuve que pir demasiado a menudo “¿Y ahora que vas a ahacer con los gatos?” Cómo qu e qué voy a hacer con ellos? Pues cuidarlos y mimarlos como siempre. Los pobres han tenido que aguantar tirones de rabo, de pelo, babeos… Pero lo han hecho estoicamente. Solamente Missi mordió una vez al mayor y fue de advertencia como hacen ellos con sus cachorros. No le hizo ni herida ni nada. “Se van a hacer alérgicooooos” Muy al contrario. Y si se hacen alérgico ya veríamos como los solucionábamos. Por qué agobiarse antes de tiempo con algo que puede no pasar nunca? Echarías al padre de casa si tus hijos fueran alérgicos a él? (bueeeno, eso a lo mejor me lo pienso. Que nooooo). No se dan cuenta de que las mascotas son uno más de la familia yq ue esas palabras son muuuy crueles. Tú ni caso. Van a ser los mejores amigos del mundo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias por contarme tu experiencia con ellos. Si los perros tienen mala fama, lo de los gatos y el embarazo ¡parece una caza de brujas! Espero poder dar un tremendo ZASCA a todos aquellos opinólogos que tratan de amargarme

      Me gusta

  2. Yo no tengo hijos peludos, pero me crié toda la vida con perros y no se me pasaría dejar al perro/gato por tener un hijo! Qué clase de persona seria? Que ejemplo le enseñaría a mi hijo?
    Pero a la gente le encanta hacer ese tipo de comentarios como si al dueño del animal no le molestara! Anda que si yo haría esos comentarios sobre algún miembro de la familia quedaría bien. Imagínate diciendo “debéis ver qué hacer con la abuela y su bombona de oxígeno! Que puede ser peligrosa con el bebe!”
    En fin… Tú ni caso! Para mí nada mejor que un animal como compañero de un peque!

    Le gusta a 1 persona

    1. jajajajajajajja en mi caso también me preocupan más algunos humanos que nos rodearán, que la peluda. Ella quizá le haga daño con las uñas, los bípedos con la lengua larga, y eso es más difícil de controlar.

      Le gusta a 1 persona

  3. Tengo dos perras en casa desde antes de que naciera mi peque (una es un perro de agua y la otra una mestiza de border collie). Son perras grandes que ocupan gran parte de nuestro tiempo y de la casa, pues hay que dedicarle salidas largas y juegos. Las tengo un poco mimadas (o eso dicen) y me preocupaba sobremanera el tema de los celos. Lo hicimos todo con mucho cuidado y paciencia, llevamos el pañal usado y un arrullo del bebé antes de que lo conocieran (lo conté detalladamente en un post hace unos meses). Desde el primer momento lo aceptaron sin problema, es más, lo ignoraron bastante hasta que él ha empezado a interactuar con ellas. Una marca más su espacio porque le tiene un poco de miedo (le ha hecho daño un par de veces, el niño a la perra obviamente), y la otra cree que él es otro perro con el que jugar. Cuando las ve se ríe a carcajadas y sólo quiere perseguirlas, estoy segura de que no va a encontrar mejores compañeras. Las personas que hacen ese tipo de comentarios seguramente no hayan tenido un animal en su vida ni tengan respeto por ellos, me indigna bastante… Ea. ya he soltado el tocho jajaja! Un abrazo y verás como todo va rodado 😉

    Me gusta

    1. oooooooooooooooooooooooooo me acabas de tocar la fibra. Una mestiza de border collie. Porque vivimos en una caja de cerillas, que si no ya había una como la tuya conviviendo con nosotros.
      Me alegra ver que la experiencia es buena, me da confianza. Si al final, los peludos son los grandes sufridores.
      Un besitooooo

      Le gusta a 1 persona

  4. Yo sólo he tenido una gata y sufrí tanto cuando murió que me niego a encariñarme con otro bicho. El caso es a mí ni se me pasaría por la cabeza la posibilidad de abandonar al animal, pero hay gente que es en lo primero en lo que piensa cuando conocen de su embarazo. No lo querrán tanto como dicen. Sin exagerar, te puedo asegurar que a mi gata la tenía más consentida que a mi hija. Por cierto, que mi matrona me comentó en el embarazo que hoy en día hay más casos de toxoplasmosis por las frutas y verduras mal lavadas que por el contacto con las heces de gato.

    Me gusta

    1. Lo de los gatos es desconocimiento, mala fama e ignorancia. Es prácticamente imposible que te contagies con ellos.
      Yo también pensaba que NUNCA MÁS lloraría por la pérdida de un animal, pero luego pienso, en todo lo bueno que te dan, y en la calidad de vida que tu les das a ellos… que no me puedo resistir. La balanza cae del lado de los bichejos

      Me gusta

  5. Con la peque-tribu que tengo montada no me atrevería a tener mascota por falta de disponibilidad y de cansancio. Pero no veo ningún inconveniente en tener mascotas, es algo bonito. Se enseña el respeto y amor por los animales y se practica la responsabilidad.

    Besicoss

    Me gusta

    1. muchas gracias por tu comentario. Tu opción es respetable y admirable. Si no puedo darle una buena atención, no lo tengo. Si más gente hiciese así… espero que en mi casa formen un buen duo

      Le gusta a 1 persona

  6. Ufff yo soy veterinario y tengo que escuchar barbaridades procedentes de médicos que aconsejan a madres embarazadas deshacerse de sus mascotas.
    Hay un gran desconocimiento por parte de este sector de qué cuidados se tienen que tener, en principio con perros ninguno y solo en gatos con la toxoplasmosis. Pero con hacerte una pruebas ya sabes si las has pasado o no. Si las has pasado no tienes que tener ningún cuidado, sino se ha pasado con pequeñas recomendaciones basta. !!!NO HAY QUE DESPRENDERSE DEL GATO!!!

    Me ha parecido muy interesante esta publicación!!!!

    Le gusta a 1 persona

  7. Yo tengo amigas que tenían perros antes de quedar embarazadas y cuando veo sus perros al lado de sus bebés los veo como los cuidan y velan por ellos .Lis perros son encantadores son muy listos y serán los guardianes de tu hijo.y sobretodo lo querrán cómo a ti

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s