Trabajar mientras estás embarazada

Quizá, el título del post de hoy os suene muy manido.

No voy  a descubrir la pólvora, ni seré la primera que trabaja mientras está embarazada. Pero me gustaría dar mi opinión.

La precariedad laboral de nuestro país hace que si tienes “la suerte” de tener un contrato, éste no sea en las condiciones óptimas, o las que deberían ser.

Vale, de acuerdo, hay gente que sí, y me alegro enormemente.

En mi caso, ya que el contrato fijo es inimaginable, tengo que estar trabajando 1 año, para estar 6 meses al paro, que te vuelvan a llamar, con suerte, otros 6 meses, para otros 6 meses al paro, y cada vez que te llaman, reducción de horas, mismas exigencias, y menos personal. Pero no te puedes quejar.

Exigen diplomatura y un mínimo de 3 idiomas, cuando en tu contrato figura que los estudios son los básicos. Y el sueldo va acorde. OLE

En el reconocimiento médico me preguntaron por las horas que hacía, al comentarles que eran 3 diarias, me dijeron UY QUÉ BIEN VIDA, ES EL TRABAJO PERFECTO PARA UNA EMBARAZADA.

¿En serio? Me estás vacilando ¿no?

 

¿en serio?
¿en serio?

Las condiciones son las mismas, para una preñati, o no, y aunque el trabajo no sea de muchas horas, cuando llega la nómina, créeme señora doctora, NO ES LA NÓMINA PERFECTA. Ni para una embarazada, ni para un anacoreta.

Perdonad, me voy por las ramas, y no era aquí a donde yo quería llegar, pero os servirá para poneros en situación

Mi contrato ahora mismo es hasta el 31 de Octubre, y salgo de cuentas el 3 de Noviembre. Creo que será inviable trabajar hasta el último día.

Me veo en una encrucijada, y la gente, como siempre, dicta sentencia, diciéndome lo que tengo que hacer, y su opinión sobre lo que yo quiero hacer.

Soy una persona muy activa, y no soporto estar en casa. Prefiero trabajar hasta que mi cuerpo diga basta, sentirme útil, ágil y entretenida. Por mucho que las condiciones sean horrorosas, adoro mi trabajo, a mis compañeros, el ambiente, es un amor odio , en la que gana la adicción a ese mundo.

Pero , ¿dónde está el principal problema?

Que mi trabajo no se contempla como uno de riesgo. Que si vamos por “el libro” debería trabajar hasta la semana 36.

No es riesgo un trabajo de estrés, en el que tienes el cronómetro encima todo el tiempo, en el que cada minuto que te retrases supone dar razones y explicaciones, y un coste brutal para la empresa.

No es riesgo un trabajo cara al público, en el que te juegas un empujón contra una puerta (sufrido en mis propias carnes)

No es riesgo un trabajo en el que tienes que correr en tacones pisos arriba y abajo durante 3 horas

No es riesgo que por problemas varios, un día salgas a las 3 de la mañana, y al día siguiente entres a las 8.

Nada de esto es riesgo. OLE

Me veo trabajando y de repente… ¡¡HOLAAAAA SORPRESAAAAAA ESTOY AQUÍ!!!

RANA

Estoy embarazada, y desde el punto de vista de PUEDO HACER UNA VIDA NORMAL, NO SOY MÁS DÉBIL POR ELLO , tu mente, o la sociedad, te fuerza a que sigas un ritmo frenético.

Pero hay que tener sentido común, el cuerpo manda señales para que bajes el ritmo, en mi caso teniendo sueño el día entero, o dándome un dolor de pies horroroso, que hace que el tiempo que paso en casa esté con las piernas en alto, y metiéndolos entre agua con sal.

¿NO SE DA CUENTA LA GENTE, QUE ESTÁS CREANDO UN CUERPO ENTERO DE CERO? Eso agota, y creo que habría que tener algo más de consideración, valorar bien cada puesto de trabajo, dejar que sea la propia embarazada la que diga si puede continuar trabajando o no.

Yo no voy a quejarme por mi caso particular, jefa y compañeros me malcrían, prohibiéndome la peor parte del trabajo, estando pendientes de mi en cada momento, invitándome a coger la baja ante la mínima complicación. Pero ¿qué pasa con las que no lo tienen tan fácil? ¿Por qué, nosotras mismas, como mujeres, somos nuestras peores enemigas?

Nos sentimos menos mujeres, menos válidas, o unas “caraduras” por quedarte de baja. Esto es así

Los comentarios del tipo : “de eso nada, puedes trabajar hasta el final, yo lo hice”, o “no le eches cuento, que no es para tanto” o “estás embarazada, no enferma” los escuché siempre de mujeres, y no de hombres.

El mundo está loco. Y la gente no sabe guardar la lengua en el …

Eso por no hablar de las bajas de maternidad, una vez la criatura ya está en el mundo, pero de eso ya hablaremos otro día, que por hoy tengo la bilis demasiado cerca de la boca, y por lo que tengo oído, no es demasiado recomendable.

¿Cómo afrontasteis en vuestro caso esta situación? ¿Creéis que en este, como en tantos otros aspectos, somos nosotras nuestras peores enemigas? ¿Las que lanzamos piedras sobre nuestro propio tejado?

Besitos de un sapo harto de Superwomen

 

Anuncios

5 thoughts on “Trabajar mientras estás embarazada

  1. A mí en los dos embarazos la mutua me dio la baja, en el primero en la semana 27 y en el segundo (ahora) en la 33 Pero porque presente los papeles al final de la 31!
    En mi caso ya no era seguro que vaya a trabajar, ponía en riesgo mi integridad y además molestaba al personal, porque debían trabajar más ellos porque estaba yo ahí! Las labores de oficina si las podía hacer, pero mucho de mi trabajo es otras cosas que hacía tiempo no hacía.
    Es aburrido estar en casa, incluso he de decir que hace que el tiempo se pase más despacio! Pero eso sí, pues yo no tengo que cojer la carretera para ir al trabajo, lo que hace que sea mejor para todo el mundo, ya no duermo bien y el cansancio lo noto a la hora de cojer el coche. Además no estoy ágil, todo lo contrario. Y ha decir verdad el cuerpo me pide que este más tranquila, pues por eso que dices, que estamos creando una vida nueva!
    Lamentablemente he escuchando muchos comentarios del tipo “yo trabajé hasta el día anterior al parto! Y no pasa nada!”… Yo siempre digo muy bien por ti!!! Y no sigo con el tema, porque no veo nada malo en mi caso, pero nada para felicitar en el suyo!
    La maternidad en general esta desprotegida, y esta es otra de tantas cosas que podrían ser mejores pero lamentablemente no lo son.

    Me gusta

  2. ¡Temazo! Yo me quedé sin trabajo después de estar al pie del cañón hasta el día del parto sin pedir ni un día de baja por adelantado, ni faltar un minuto para citas médicas ni para nada. Pensando, como tonta que era, que de alguna forma demostraría que estando embarazada era igual de buena trabajadora que sin embarazar. Pues hala, fin de la baja de maternidad y fin del contrato a la vez. Yo me sentía estupendamente desde el principio hasta el final, y no veía la necesidad de coger la baja antes (bueno el estrés y el nerviosismo es tema aparte) pero hay algunos trabajos en los que será imposible llegar dignamente al final del embarazo.

    Me gusta

    1. Si al final, es lo de siempre. Te deslomas y en muy pocas ocasiones lo tienen en cuenta. En este país tienes que pedir perdón por estar embarazada. No se me olvidarán las palabras del antiguo jefe (padre de 4 criaturas) cuando 3 de mis compañeras se quedaron embarazadas. ¡Me vais a hundir! ¡Desde luego, si lo llegamos a saber no se hacen contratos fijos! En ocasiones así apetece emigrar

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s