¿ Podrá tu bebé vivir sin chupete?

En todos los temas relacionados con la maternidad hay opiniones para todos los gustos y de todos los colores.

Aún me sorprende la cantidad de guerras y enemistades que pueden surgir si el tema a debatir es algo que tenga que ver con un bebé. No sé por qué motivo, las madres sacan las garras cual leonas en celo y defienden a capa y espada que su método es el mejor y el único en el mundo mundial.

Me hace muchísima gracia, porque la mayoría de las veces las discusiones son completamente absurdas. Si partimos de la base de que cada niño es diferente, es muy probable que lo que le funcione a uno, al otro no le sirva para nada y viceversa.

Hoy, el caso del que quiero hablar es :

CHUPETE SI       O          CHUPETE NO

Hay quien considera impepinable el uso del chupete para el bienestar de su bebé y quien ve la reencarnación de Satanás en una tetina de goma. (Esto es a lo que me refería con lo de que hay opiniones para todos los gustos).

Empecemos por el principio y veamos algunos puntos importantes al respecto antes de contestar a la pregunta.

¿Cuáles son los beneficios del uso del chupete?

  • La principal función que tiene es que el bebé succione. Este acto es reflejo en los bebés, desde el vientre materno, donde se sabe que succionan sus dedos en determinadas ocasiones. El hecho de succionar les proporciona alimento siempre, bien sea a través del pecho materno o a través de un biberón, pero además de para alimentarse, los bebés succionan para tranquilizarse, para calmarse. El chupete les da esa tranquilidad y calma que muchas veces demandan.
  • Dicen que su uso reduce el riesgo de muerte súbita en los lactantes. Por lo visto, el acto de succionar hace que la respiración del niño sea más regular y tranquila y además mientras succiona tiene la lengua en posición adecuada para evitar ahogamientos.
  • Puede utilizarse como estímulo para crear el hábito de succión en bebés prematuros que no lo hacen de forma instintiva.

¿Cuáles son las desventajas del uso del chupete?

  • Dependencia del objeto para conseguir calmarse o dormirse. El uso del chupete en exceso tampoco es bueno. Muchas veces se crea un vínculo innecesario y contraproducente que no lleva a ningún lado. Llegado un punto, el niño debe saber calmarse con otros métodos y dejar un poco de lado el uso del chupete.
  • En ciertas ocasiones son los padres los que prefieren darles el chupete a los niños en medio de una rabieta en lugar de ser ellos mismos quienes ofrezcan consuelo (cosa que debería ser así), por motivos diversos, falta de tiempo, lugar inadecuado, malestar personal… o simplemente por comodidad.
  • El uso reiterado y prolongado en el tiempo del chupete puede llegar a producir deformaciones en la dentición de los pequeños, por eso es aconsejable una retirada a tiempo.
  • La succión puede llegar a producir inflamaciones auditivas.
  • Puede retrasar el habla.
  • Puede llegar a producir lesiones incluso en el paladar, de la continua fricción y constante roce que produce la silicona de la tetina.
  • Poniéndome un poco dramática, ante una caída puede producir cortes en los labios o en la cara del pequeño, si el material no es el adecuado, por eso siempre hay que asegurarse de usar los chupetes adecuados en caso de decidir dárselo a los peques.

Pongámonos ahora en situación.

Llega el momento en que nuestro hijo debe dejar de usar su amado chupete, pero la dependencia es tal que no encontramos una forma eficaz de conseguirlo sin que el niño monte un escándalo cada vez que intentamos maniobrar.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

  1. Debemos tener claro que el niño es lo suficientemente maduro para desprenderse del chupete. Si se lo quitamos cuando no lo es, eliminaremos su uso físico pero no la necesidad de usarlo y tenderá a usar otras herramientas que lo sustituyan (el pulgar, la lengua…)
  2. Armémonos de paciencia. Cada niño es diferente y no servirán las mismas cosas para unos que para otros.
  3. Evitemos las comparaciones y las guerras de madres. Centrémonos en nuestra criatura y en sus necesidades que es lo verdaderamente importante.
  4. Probemos cuál es el método adecuado para nuestro hijo. Dediquémosle un tiempito al ensayo-error, es la mejor forma de saber cómo actuar de ahí en adelante.
  5. Tratemos de que esta etapa no coincida con otra de igual envergadura, acordémonos de lo importante que es el chupete para nuestra criatura, no es necesario volverle loco con varias cosas al mismo tiempo. PRIORICEMOS. Si está en la época, por ejemplo de quitarle el pañal elijamos una de las dos tareas, no las dos a la vez.
  6. Una vez hayamos tomado la decisión y estemos metidos en harina, nunca debéis caer en la tentación y recular. Ya sabéis… para atrás, ni para coger impulso. Hay que conseguir el propósito, por más que los peques traten de hacernos la psicológica (cosa que suelen manejar bastante bien).
  7. Hablémosle al niño y expliquémosle las cosas tal cual son. Lo importante que es para él/ella dejar el chupete, que ya no es un bebé y no lo necesita, que si sigue usándolo puede traerle consecuencias negativas… todo siempre, obviamente adecuado a la madurez de cada uno.
  8. Premiemos y elogiemos cada pasito en positivo. Todo suma y al final el éxito está más que asegurado.
  9. Tratemos de conseguir aunar nuestras fuerzas e ir todos en el mismo sentido. Padres, abuelos, tíos… para que el efecto sea mejor y más rápido. Es contraproducente tener ideas distintas para el logro del objetivo.
  10. Uno de los recursos que más me gusta utilizar (siempre me sale la vena de profe) es el apoyo en la literatura infantil para explicar ciertos temas. La hora de dejar el chupete es uno de ellos.

Desde la editorial SM, nos han mandado un libro estupendo para trabajar la retirada del chupete. El título es: LOS CHUPETES DE CHARLOTTE.

Podéis comprarlo haciendo click —-> AQUI

Charlotte tiene muchos chupetes y casi nunca se los quita, así que cuando habla no se entiende bien lo que dice. Su familia empieza a cansarse de Charlotte y sus chupetes y sus abuelos, sus padres y hermanos deciden darle una lección.

Un divertido álbum ilustrado para niños que van a dejar de usar chupete.

portada libro SM los chupetes de charlotte

OPINIÓN PERSONAL SOBRE EL LIBRO:

Me ha encantado la forma de enfocar el tema que tiene su autora. Lo hace de forma amena y muy muy entretenida, consiguiendo captar en todo momento la atención del lector.

Los dibujos que lo ilustran son muy coloridos y muy bonitos. Charlotte es un personaje entrañable con el que se pueden identificar muchísimos niños y niñas.

los chupetes de charlotte

Aunque algunos peques son capaces de decidir por si mismos cuando quieren dejar de usar el chupete, otros no pueden con tanta facilidad. Por eso es bueno apoyarnos en recursos de este tipo, para que mediante su lectura, los niños empaticen con el personaje y comprendan e interpreten el mensaje. La mayoría de las veces lo harán atendiendo a nuestras explicaciones, obviamente.

los chupetes de charlotte

En este libro, el papel de la familia es primordial para lograr el éxito. Todos reman en el mismo sentido, algo importantísimo en la educación de los peques. No sirve de nada que la mamá ponga una norma y el papá haga lo contrario, o los abuelos, por el hecho de ser abuelos (que ya sabemos todos como suelen ser) sean los permisivos y los que consientan absolutamente todo.

El fin a conseguir es bueno para la criatura, así que si todos remamos al mismo tiempo y en la misma dirección el camino se hace mucho más fácil y rápido, y el esfuerzo seguramente sea menor.

los chupetes de charlotte

La táctica que utiliza la autora para explicarlo me parece extraordinaria. No hay nada como predicar con el ejemplo. Muchas veces los peques no se dan cuenta de sus actitudes hasta que se ven reflejados en otras personas, así que este puede ser un buen método a seguir.

El libro aunque tiene mucho texto se lee muy fácilmente y es muy pero que muy entretenido. Os lo recomiendo al 100%.

Si estáis en plena lucha, esta puede ser una buena opción.

¿Conocíais este cuento? ¿Qué tal os fue en la operación chupete? Contadnos vuestras estrategias y cuales fueron los resultados.

 

Sed buenos.

Gloan.

Anuncios

26 thoughts on “¿ Podrá tu bebé vivir sin chupete?

  1. Nosotraa no hemos usado el chupete a penas… Sólo cuando ella lo encontraba por casualidad entre los juguetes y lo toma como un juego. Nos regalaron muchos y por éso están por todas partes, debería guardarlos de una vez.

    Le gusta a 1 persona

  2. Mis hijos no han querido chupete ninguno de los dos, y no será porque no lo intenté…. Genial al final porque me he ahorrado esta parte!
    Pero ahora a él pequeño que tiene un peluche con una pequeña mantita le ha dado por llevárselo a todos lados porque chupar las esquinas( como si fuese un chupete) le reconforta, espero que el solo se aburra y ya está! Y sino recurriré a este libro que nos comentas que está muy interesante…
    En cuanto a lo del debate no me meto porque es más de lo mismo de siempre, la gente no sabe respetar que somos diferentes y que cada familia tiene sus propios métodos para todo!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Es cierto. Antes de escribir este post me estuve documentando y lei que a veces el chupete lo cambian por objetos de apego. Seguro que tu peque sabe prescindir de ello el solito. Mi hermana tuvo un peluche al que tenía que llevar consigo a cualquier lado o se moría pero se le acabó pasando 😀

      Le gusta a 1 persona

  3. Mi hijo no quiso el chupete nunca. Las veces que intentaba ponérselo lo escupía. No le gustaba nada de nada, así que desistimos y no lo usó. Eso que nos ahorramos ahora.
    Algunos de mis sobrinos que usaron chupete lo pasaron bastante mal para quitárselo. Ahora se estila “el árbol de los chupetes”, que no es otra cosa que un árbol en el parque donde los niños dejan colgados sus chupetes y se despiden de ellos para siempre. Da cosita ver el árbol plagado de chupetes, no sé si me acaba de gustar la idea jjj

    Abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Si!!! Oí hablar de él, y también lo de dárselo a los reyes magos o al hada de los chupetes. Cada uno utiliza su técnica 😀😀😀. Mucho mejor que no lo haya querido. Eso que te ahorras, claro que sí!!

      Le gusta a 1 persona

  4. La verdad es que los mios nunca han querido chupete y nunca han tenido que dejarlo. Pero soy muy partidaria de utilizar cuentos para trabajar temas concretos que aparcen en la vida cotidiana. Este por lo que cuentas es super divertido y aunque tenga mucha letra como a esa edad no saben leer si se lo leemos los adultos no se nota tanto 😉 Besos

    Le gusta a 1 persona

    1. Exacto. El groso del texto no es importante en este caso. La verdad es que está muy bien y es muy muy divertido leerlo incluso aunque no tenga un fin específico,si no como simple actividad lúdica. Para pasar un buen rato. Gracias !!!!! Un besin

      Me gusta

  5. Súper tu post!!! Me ha encantado. Mi hija tiene una fascinación con su chupete. Nunca ha tenido problemas de enfermedades y habla hasta por los codos. Jajajaja. Eso sí, ya me siento que está llegando la hora de quitárselo y le temo a esa primera etapa de ajuste que es tan difícil. No me queda de otra que tomar fuerzas y hecharle pecho al asunto. Je je je. Te felicito por lo que mencionas de las guerras sobre la maternidad. Me parecen absurdas y poco maduras. Creo que el éxito para todo en la vida tiene que ver con respeto hacia el prójimo. Sobretodo deberíamos como madres ser más solidarias las unas con las otras por eso mismo, por respetar su maternidad. Parece un sueño lo que digo. Ojalá algún día logremos verlo. Je je je. Gracias. Me encanto el post y las recomendaciones. La idea del libro está fenomenal.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s