Cuento sobre la diversidad: El cazo de Lorenzo.

el cazo de lorenzo

OPINIÓN DE GLOAN, MAESTRA.

Una de las cosas que más me enorgullecen es haber elegido la profesión de maestra, pero no una maestra cualquiera, una maestra Especial.

Hay quien agradece que exitan personas como yo, incluso nos ponen el título de heroes o heroínas, pero  no creo que haga falta, ni muchísimo menos. Los verdaderos héroes de la historia son los niños especiales, los niños con capacidades diferentes, que suena mucho mejor que niños con discapacidades ¿verdad que sí?.

Hay un montón de niños y niñas en el mundo con ganas de hacernos ver a todos lo que son capaces de hacer, pero, muchas veces, pasan desapercibidos. No les damos la importancia ni la atención que merecen y eso debemos cambiarlo, por el bien de todos.

Hace unos días os contaba lo que nos cambió la vida desde que Diego llegó a ella. Podéis leerlo AQUI.

Hay veces en las que Diego se siente como el protagonista del cuento que hoy os traemos, diferente, distinto, ignorado, observado, cuestionado… porque la gente por norma general no es capaz de empatizar de primeras con él, porque es mucho más fácil poner cara de pena o lamentarse por la desgracia que le ha ocurrido al niño, incluso a sus padres. Y no es así. Diego es una maravilla y un ejemplo de lucha constante. No es invisible, ¡Qué va! se hace notar enseguida y como bien dije en el otro escrito, todo el que le conoce queda prendado de él.

Una discapacidad no debería impedirnos vivir. Lo ideal sería poder aprender a vivir con ella y hacerlo acorde a nuestras posibilidades. Eso es lo que tratamos de conseguir los profes de educación especial. Enseñarles a estos niños a convivir sus limitaciones y exprimir al máximo sus capacidades.

Lo más fácil es hundirse, rendirse, quedarse en la sombra. Lamentarse día tras día de lo desgraciados que somos, encerrarse en casa y sufrir en soledad. Lo complicado es salir al exterior y gritar a los cuatro vientos que somos diferentes pero personas al fin y al cabo. Si todos fuéramos iguales, menudo aburrimiento, ¿no?.

El libro EL CAZO DE LORENZO, explica a las mil maravillas todas estas cosas para que los más pequeños puedan comprenderlas. Y es que no hay nada mejor que mostrar la realidad a lo niños. Siempre digo lo mismo y no me canso, cuanto más normalicemos las situaciones, más integración social y conciencia social habrá.

Los niños son lo que ven, y lo que les enseñamos. Si desde pequeños aprenden a ver a las discapacidades como algo normal, no existirían las situaciones patéticas que existen a día de hoy.

El caso más cercano del que os puedo hablar es el propio hermano de Diego. Nacho, con un añito de edad, no juzga a su hermano por tener parálisis cerebral, es simplemente su hermano y le quiere como es.

Como Diego no puede mover las manos y a Nacho le encanta que le acaricie, no pasa nada, él mismo se acerca, coge la mano de Diego y se acaricia la carita. Esa es la forma de afrontar las situaciones. Esa es la actitud y eso debemos enseñarles a nuestros pequeños.

Con este cuento, podréis explicarles a vuestros hijos el sentido de una discapacidad o de un problema cualquiera. Al final, el cazo, no es más que un estorbo, algo que te impide vivir de forma libre y a tu aire.

Seguro que muchos de vosotros arrastrais un cazo o incluso más de uno, pero no se ven. Son pesos que la vida va añadiendo y que nos impiden disfrutar al máximo de cada instante.

Hay que echarle valor y emprender. Hay que idear. Hay que imaginar, soñar y por último ejecutar. No importa las trabas que nos ponga la vida. Con un poco de ganas, todo se puede conseguir, y si no, que se lo pregunten a Diego.

Para hacer el ejercicio aún más visual, además de leerles el cuento a vuestros hijos, podéis ponerlo en práctica por medio de una dinámica.

Recuerdo que en algunos cursos hacíamos ejercicios de este tipo y servían muchísimo. Para explicarnos la discapacidad visual nos hacían estar un par de horas o tres con los ojos tapados. Tenían que ayudarnos a comer, a ir al servicio, a caminar… no hay nada como ponerte en la piel del otro para entenderlo. Así que esta puede ser una buena forma de que los niños entiendan el verdadero significado del cuento.

Probad a atarles un cubo pequeñito (como los de jugar en la playa) a la cintura mientras juegan con sus amigos en el parque, o mientras hacen algo que incluya movimiento, para que puedan notarlo realmente. Si no entendieron el sentido de la metáfora que el cuento propone, estoy segura que después de vivirlos en su propia piel comprenderán perfectamente la idea.

 

el cazo de lorenzo

 

OPINIÓN DE UNA MAMÁ. Sra.Jumbo

Hay veces en las que cuando a mi compañera se le presenta la oportunidad de hablar sobre libros que tratan la diversidad, el racismo o temas pedagógicos, yo prefiero no intervenir porque tengo miedo a liarla, ya que no son temas que domino.
Pero cuando vi el cazo de Lorenzo, me inspiró tantísima ternura, que quise probarlo también.

El cazo de Lorenzo es un cuento simple pero profundo. Un libro que es capaz de llegar incluso a los más pequeños, a través de sus dibujos y frases. He de decir que me emocionó bastante este libro.
El libro está recomendado por la confederación Española de organizaciones en favor de las personas con discapacidad intelectual. Es perfecto para enseñar a los niños que hay personas diferentes, que tienen más dificultades en su día a día.

Lorenzo es un niño pequeño que desde casi siempre, arrastra consigo un cazo. Un cazo que le da problemas, que no le deja salvar los obstáculos, que hace que se atasque. Eso hace que Lorenzo se enfade, llore, grite, tenga pataletas y no quiera saber nada del mundo.
Pero por suerte, Lorenzo se va a encontrar con alguien que le va a enseñar a usar ese cazo, para que no le de tantos problemas, le enseña a ver el lado positivo, a encontrar otra solución.

Isabelle Carrier con su libro nos quiere decir que no debemos centrarnos en el cazo, en el problema. Lo que debemos es encontrar otra opción para llegar a la solución, y descubrir las cosas que sí puede hacer, a pesar del cazo, en lugar de quejarse por las que no puede lograr.
La discapacidad no debe verse como algo negativo, tan solo es un obstáculo que se puede salvar.

Cuando yo se lo leí a Noah, lo hice dando muchas explicaciones, para asegurarme de que estaba comprendiendo la historia y lo que ocurría. La verdad es que no tenemos ningún caso cerca para haberlo puesto como ejemplo, cosa que creo que habría hecho que lo hubiera entendido mejor.
Si sabemos como explicarlo, y tenemos algún ejemplo, podemos hacer que con 4 años lo empiecen a comprender perfectamente. Mi hijo ya es consciente de que hay personas “diferentes” y especiales pero que ayudándoles, se pueden allanar esas diferencias.

Os dejo con un video casero hecho por mi y por mi hijo cuando lo leímos, y más abajo, el montaje audiovisual del libro, por el usuario de youtube “Alkurhah”.

 

¿Vosotros lleváis arrastrando algún cazo? ¿Cuál? ¿Hacéis algo para convivir con él o lo mantenéis oculto? ¡¡¡Contadnos!!!

Las princesas usan botas de montaña
También tenemos un cuento sobre la igualdad, haz clic aquí para verlo.
Anuncios

16 thoughts on “Cuento sobre la diversidad: El cazo de Lorenzo.

  1. Leí ese libro varias veces hace meses y cada vez acabé llorando. Lo que transmite es tan simple y a la vez tan complejo! Tengo que comprarlo de una vez.
    Y Goan: SÍ eres una heroína, ese trabajo no lo podría desempeñar una persona “normal”. Besos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Es cierto, pero debemos hacerles ver que en el mundo hay personas diferentes. Que les quede bien claro desde pequeños y no haya lugar a dudas cuando sean más mayores. Nada como normalizar para vivir mejor todos 😊

      Le gusta a 1 persona

  2. Tengo una hija especial de 22 años, que vive una vida prácticamente normal, sus hermanos la tratan de igual a igual, ( es más no le perdonan una) xq como dice la madrina de Diego crecieron junto a ella, y la ven igual a ellos( soy yo la que la sobre protejo, a veces ni cuenta me doy) bueno solo quería compartir mi experiencia como mamá

    Le gusta a 2 personas

    1. Hola Ana. Muchísimas gracias por compartir tu experiencia. Los hermanos no suelen juzgar, simplemente quieren sin ver más allá. Y así debería pasar con todo el mundo,aunque eso es más complicado ya. Un beso enorme.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s