Primera visita a la matrona

Hoy os explicaré mi primera experiencia con la matrona, sin exageraciones ni adornos. Tal y como fue.

¡¡¡AAAAAAAAY LA MATRONA!!!

imagen matrona

Ese ser cálido y dulce, ese ser de luz,de sonrisa plena, y ojos con capacidad para relajarte, que decide dedicar su vida, a ver cómo nuevos seres llegan para invadirnos de felicidad y babas.

MEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEC ¡¡¡¡ERROR!!!!

Esa era mi idea hasta el momento, pero en mi caso, nada más alejado de la realidad.

Puede que sí, que sea un ser de luz, un duende, pero de los cabrones… que te hablan muy bajito, para que pienses que a parte de embarazada también te quedaste sorda.

Que nada más entrar en la consulta, como novata novatísima (creo que se percibía en mi cara de susto, la palidez de mi rostro, y la dificultad para tragar saliva) te pide cuatro datos, para de repente soltarte un AQUÍ TIENES ESTE LIBRO, ECHALE UN OJO, MIENTRAS ESTOY EN EL ORDENADOR, TIENES DETALLADO CÓMO SERÁ LA LACTANCIA Y… ¡¡¡¡EL PARTOOOOOO!!!!.

(Poned voz de ogro de cuento, pero al mínimo volumen ACOJ..&%* O NO??? )

¡Ay dios… el parto… claro, que no había pensado yo en ese tema! … Palidezco aún más.

tez pálida. miércoles addams

Por ahí no cabe , no cabe, no cabe… ¡estoy segura!

Pero cargada de sabiduría abuelil me repetí… relax : “Cuando lleguemos a ese río, cruzaremos ese puente”

Que es la versión filosófica de la frase de mi madre: ¡¡RELAJATE LOCA!!, ¿VES A TODOS LOS QUE ESTÁN ALREDEDOR? ¡PUES TODOS SON PARIDOS! Y ¡NADIE MURIÓ EN EL INTENTO!.

A lo que le respondo… lo de las estadísticas tuyas… ¿Quién lo lleva?

Volviendo al tema de la matrona, que me desvío.

Me soltó el tema parto así, sin más, sin paños calientes, casi sin mirarme a los ojos.

¿Un poco de empatía es pedir demasiado? ¿No sería más cómodo para todos, preguntarme cómo estoy o qué parte del proceso me preocupa más?

Bueno, seguimos…

Después de hacerme mil y un preguntas sobre mis antecedentes, enfermedades, alergias, las de Doraemon, y la de nuestras respectivas familias llegué a dos conclusiones:

  •  Genéticamente en mi familia somos una bomba de relojería, aunque sorprendentemente yo soy dura como una piedra.
  • ¡¡¡¡ No tengo ni p·”$% idea de la familia de Doraemon!!!! ¿¿CÓMO PUEDO SER ASÍ?? Trataré de solucionarlo.

Se acaba la hora y media de preguntas, respuestas, tecleo de ordenador, salidas a recepción para pedir mil citas, pis en botecitos…y concluye conmigo.

Pero concluye… literal, porque a las dudas que le presento me contesta con un : mira ese folleto que te lo explica todo, o no puedo hablar contigo porque si no, no acabo con todo esto del ordenador (CARA DE FLIPE ABSOLUTA).

Esta va a ser la tónica a partir de ahora. ¡Con lo poco que me gustan a mí los médicos!.

Salgo de la consulta con 5 canas más, un kilo y medio de papeles que no se dónde guardar.

La amable matrona me dice que compre una carpetita , que me será muy útil, y tendré que llevarla siempre conmigo. Como en cada cita a la que vaya me de semejante papelada necesitaré un A-Z más que “una carpetita”.

archivador A-Z

Y ¡¡¡ya me voy del centro de salud!!!

OFICIALMENTE SOY UNA PREÑATI CON CARNET

¿Es normal que la primera cita de la matrona sea así de fría? ¿o es mi buena suerte?

¿Qué tal vuestra experiencia? Para la próxima vez… ¿le respondo alguna bordería o paso del tema?

Anuncios

43 thoughts on “Primera visita a la matrona

  1. Jajaja me hiciste reír con tu entrada a pesar de que hablemos de que lo normal en ciertos trabajos la vocación vaya por delante y no fue el caso de la matrona que te tocó. Los temas de salud merecen mucho tacto. Besos llenos de cariño.

    Me gusta

  2. Me suena tanto tu historia… Yo ya me quejé de mi matrona en un post también, porque la verdad es que poco me ayudó incluso me atrevería a decir que arriesgó mucho (aunque tuve suerte y no pasó nada). Es una pena que un momento tan especial y delicado nos traten “profesionales” que no tienen ningún respeto por la labor que desempeñan. Un besito!

    Me gusta

  3. Vaya vinagres te tocó de matrona, y fina como la lija del 7. Anda que empezar por el parto….lo normal es lo que tú dices, que te pregunte por cómo te encuentras y tus dudas, para lo demás tienes aun 8 meses para informarte. Hay gente que no debería trabajar de cara al público, a una amiga en la primera eco le sueltan “es uno y está vivo”, prima hermana de tu matrona, todo sensibilidad y empatía

    Me gusta

    1. Lo peor es eso… ¡Qué tendré que aguantarla 8 meses!
      Casi me da hasta miedo preguntarle dudas
      Anda que el ginecólogo también… ¡Tela!
      Yo tengo mi experiencia religiosa también en la primera consulta del gine. Con tus tiernos 17 añitos, vas allá, y se pone a hablar con la enfermera de ¡¡La MARISCADA que se había comido el fin de semana!!!
      ¿Hay algo más delicado y sutil en esta vida?

      Me gusta

  4. Pues si, la mayoría son así o peor. Empatía? No saben lo que significa esa palabra. La mía era un cardo borriquero. Afortunadamente la que me ayudó en el parto, Maribel, era maravillosa!!! Cuando estás sufriendo como una perra y una mujer te acaricia la cara y te dice: -Venga cariño que ya está……eso no se paga con dinero. La tendré siempre en mi corazón. No he conocido otra como ella.
    Por aquí hay un blog de una enfermera maravillosa que se llama Marina Monzón, su blog es, Cuidar con cuidado….búscala que es fantástica. Ánimo! La naturaleza es muy sabia, escucha tu cuerpo.

    Me gusta

  5. 😀 😀 😀 ¡Que buena la entrada! Estas “van per feina” , como se dice en mi pueblo.
    “Cuando lleguemos a ese puente, ya lo cruzaremos” ¡una de mis frase predilectas! ¡qué gracias me ha hecho! 😀 😀 😀 ¿Sabes que es una de las frases que suele pronunciar Perry Mason en los libros de Erle Stanley Gardner?

    Le gusta a 1 persona

  6. Jjjjj… Me has hecho reír, pero vaya tela con la matrona.
    En mi caso, a la matrona la vi 4 tardes en las clases de preparación al parto (que si lo llego a saber, ni voy). Y en el parto vino otra matrona, de la que sólo recuerdo que me puso el manguito del tensiómentro y desapareció. Ni me acuerdo de su nombre ni de cómo era. Para que veas… jijiji. Mi embarazo lo llevaba directamente el ginecólogo. La matrona pintaba bien poco, la verdad.

    Un abrazo!

    Me gusta

    1. aún no tuve cita con el ginecólogo, espero que sea más agradable, por favor…
      Yo , mucho me temo, que me la tendré que comer con patatitas todo el proceso!

      Me gusta

  7. Jaaaajajajajajaja que me muero de la riiisaaa! ayyyy! ay ayyyyy! xD
    Pues para tu consuelo, a mi me pasó también algo parecido. Nos dio una guía y “a cascarla”. Las siguentes visitas también fueron de desmadre (aún me río hoy): cada visita me tocaba una matrona distinta que no se enteraban de nada, pero de nada, nada. Luego estaba subiendo de peso una barbaridad y veía que ella anotaba el peso sin comprobarlo con el inicial.
    Pero claro! No se me notaba, porque seguía teniendo las piernas, brazos y mismo la cara como siempre. A esto que en una de las revisiones, después de pesarme y que anotara el peso, le pregunto por mi peso inicial. Y ahí va la hos… patxi! “Uy sí! Estas engordando demasiado! A este paso, si te tiro al suelo con un dedo, vas rodando jojojo”. Total, me mandó a dieta, y cuando ingresé para parir, la ginecóloga flipó de que nadie se diese cuenta de que tenía exceso de liquido amniótico! “jojojo”.
    Y en la revisión postparto… otro tanto. Se me había abierto un punto de la episiotomía, y va la cafre y me suelta: “Anda! Te ha quedado una bonita forma de horquilla! Jojojo”
    Tampoco nos informó de nada más, como cuidados o lo de retomar las relaciones. “Jojojo”
    En fin! Que me parece que no eres la única, debe de ser la tónica general, jajaja
    Para la próxima, suéltale una bordería 😀
    Mil besazos!

    Me gusta

    1. ¡¡jojojo jojjo!! una horquilla… joder
      se toman las cosas a la ligera, me parece tan fuerte…
      Por desgracia, yo también trabajo cara al público, y después de tantos años aprendí a morderme la lengua y pensar antes de hablar, así que no se si seré capaz a echar la lengua a pasear

      Le gusta a 1 persona

  8. Solo puedo decir según mi experiencia, que cuando das a luz, el personal que te atiende es mucho más agradable, la matrona la que más. Eso me sorprendió mucho, porque durante los embarazos, las matronas que tuve fueron muy secas y ariscas, pero en la sala de partos, todos fueron muy atentos y la camilla de parto nada tenía que ver con la de las revisiones del ginecólogo, esas tan duras que se te clavan por todas partes. Eran acolchadas y amplias. En cuanto vi la camilla de parto me entró tanta alegría que ya todo me parecía estupendo.😀

    Me gusta

  9. Al principio me asusté porque leí Primera visita a la matona (putas gafas…), aclarado el error y con las gafas puestas, según iba leyendo aún me asustaba más…

    Me gusta

  10. Mi matrona era genial, pero sí, cómprate la carpetita, aunque aquí acabé la preñez con menos de 30 papeles, tampoco fue para tanto. Yo soy una apretada y a esa primera visita ya me fui con los deberes hechos después de haber investigado en las enfermedades de ambas familias hasta los bisabuelos por lo menos.

    Me gusta

    1. ¡qué suerte! me alegra saber que no todas son iguales…
      Yo como no sabía de qué iba el tema, ni lo que me iban a hacer ni nada de nada… lo único que hice fue ir sin desayunar por si me quería sacar sangre

      Me gusta

  11. jijij. Mi matrona es estupenda, pero también da 2 kilos y medio de papeles. La verdad es que ha estado ahí para todo pero a veces un poco, demasiado alarmista. Un beso

    Me gusta

  12. Madre maja que mala duerte tuviste….y que buena tuve yo!! Jaja, porwue a mi sí que me tocó ese ser de luz, de hablar suve y pausado, que te lo explica todo con calma (aunque eso signifique que acabarás entrando una hora más tarde de lo que te tocaba). Tu respira antes de entrar y tómalo con filosofía!!!

    Me gusta

  13. Que buenooooo me reí mucho jajajajjajaja ..que pena y rabia la falta de empatia y de profesionalidad, ….en mi caso mi matrona ni sufría ni padecía la pobre era tan mayor y estaba casi siempre tan cansada que cuando entraba lo único que quería era salir y casi siempre salia con las mismas dudas aparte de eso era amable …..pero las ginecólogas ayyyayayayyyyy las ginecólogas madre mía ya haré un post sobre algunas de las que me tocaron de las ni se cuantas que me vieron en el transcurso de mi embarazo solo 2 se salvan los demás solo de pensarlo me revuelvo….pero tranquilidad que los que te atienden en el parto son profesionales 100% y te dan la atención que mereces y que necesitas en ese momento. ….mucha suerte

    Me gusta

  14. jaja me partí con tu entrada 😄 no no es nada normal y más es esos momentos que estas más sensible mi matrona era un cielo la verdad no me puedo quejar 🙂 suerte espero que la próxima cita sea mejor y solo haya sido que tenía un mal día la mujer jaja

    Me gusta

  15. Animooooo!! Aqui funciona diferente. No ves a la matrona hasta la semana 37 y lo demas lo lleva el ginecologo. Mi primera visita con ella fue parexida pero sin folletos. “Estas muy verde y tu mateona oficial vuelve la.semana que viene” fue todo lo que saque en claro! Pero aun asi…se pasa el parto y se pasa todo (y eso que el mio vino com terremoto en el pack jaja)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s