Beneficios de educar en igualdad

las princesas usan botas de montaña ed picarona (3)

Seguramente todos conoceréis a alguien que haya estudiado en un colegio solamente para chicos, o en uno solamente para chicas.

Eso antes era normal. Mi madre, sin ir más lejos, estudió en un colegio religioso al que iban solamente niñas. Los niños tenían que acudir a otro , y era de curas. Será porque cada uno recibía una educación específica y exclusiva y no podían tener contacto por si algún fenómeno extraño ocurriese.

Gracias a los avances de la sociedad, en nuestro país (en otros aún siguen anclados en la prehistoria) hoy en día no es necesario escolarizar a niños y niñas teniendo en cuenta el sexo.

No tenemos predeterminado lo que debemos ser o los puestos que debemos ocupar. Una mujer puede determinar ser ingeniera agrónoma o cirujana digestiva sin problema (antes no) y un hombre puede decidir ser maestro, bailarín o amo de casa si así lo desea (antes tampoco).

No voy a entrar en temas de igualdad salarial porque eso daría para otro escrito a parte. A lo que voy y en lo que quiero centrarme es en que cada uno debe ser libre de elegir hacer lo que le guste sin importar lo que piensen los demás.

Como maestra me gustaría resaltar la gran importancia que tiene educar en igualdad. Es algo que como profesionales de la enseñanza debemos hacer en el aula. Los beneficios son muy grandes y muchos. Por ejemplo:

  • Favorece que las alumnas y alumnos puedan expresar sus formas de ser hombre y mujer.
  • Enseña a relacionarse desde el respeto.
  • Acaba con los estereotipos sexistas que impide el desarrollo pleno de los pequeños.
  • Ayuda a tomar decisiones sobre el futuro personal y profesional en funcion de sus gustos, aptitudes y expectativas sin que estén condicionados.
  • Garantiza los mismos derechos y oportunidades para unos y otros.
  • Prepara a los alumnos y alumnas para tener actitud crítica y rebelarse ante mensajes y situaciones discriminatorias.

Por suerte, cada vez es más común el respeto de los niños y niñas tal y como son, sin generalizar, sin importar el sexo ,si no simplemente su persona. Las niñas no tienen por qué ir obligatoriamente con lazos y puntillas ni vestidas de rosa, por su lado los niños no solamente pueden dedicar sus ratos de ocio a darle patadas a un balón si no que pueden emplear su tiempo libre jugando a lo que les apetezca.

Todavía, a veces encontramos personas a las que les cuesta normalizar determinadas situaciones, como por ejemplo ver a un niño jugando a las muñecas o a las cocinitas, o ver a una niña manejando con soltura un coche teledirigido o pegándole con puntería al balón de un futbolín. Y esto no debería ocurrir.

Si la igualdad la trabajamos desde bien pequeños, nadie tendría ningún estereotipo prefijado en su cabeza y todos seríamos muchísimo más felices.

Por esto, existen herramientas muy útiles en las que apoyarnos para tratar de educar en igualdad y evitar que todo esto suceda.

En la página web http://www.educarenigualdad.org podéis encontrar infinidad de material si os interesa tratar el tema desde casa.

También hay libros especializados en temas como este.

Hace unos días llegó a nuestras manos un libro precioso que habla justamente de la equidad.

Las princesas usan botas de montaña

Se titula : ¿La princesas usan botas de montaña?

Los textos son de Carmela Lavigna Coyle

Las ilustraciones corren a cargo de Mike Gordon y Carl Gordon

Editado por Editorial Obelisco (PICARONA, sección infantil)

Todas las niñas curiosas se preguntan cómo es ser una auténtica princesa. En el interior de ¿Las princesas usan botas de montaña? hay una niña enérgica, moderna y llena de vida que tiene muchas preguntas que hacer a su madre. Al final del libro, un marco ilustrado alrededor de un espejo responde a la pregunta más importante de la niña. Este libro brinda una dulce lección sobre la aceptación de uno mismo y anima a los niños a perseguir sus sueños y a dejar su propia huella en el mundo.

Es un libro de tapas duras con un formato perfecto para leer con los peques. Las ilustraciones son muy bonitas y coloridas. Además el texto está hecho por medio de rimas que hacen la lectura más fresca y amena.

Con este libro podemos trabajar la autoestima también. Hacer que cada niño sea y se sienta único por ser como es. Que aprendan a que no todos debemos seguir unas pautas de actuación, si no que debemos guiarnos por nuestros gustos o simplemente por lo que nos dicte el corazón.

No es necesario ser una princesa si eres niña o un soldado si eres niño. Las princesas también se ensucian, dicen palabrotas, lloran … Los soldados también pueden ponerse flores en la cabeza, vestir en colores pastel, expresar sus emociones. Ambos pueden ser simplemente como quieran ser.

Opina la Sra.Jumbo

Poco puedo añadir ya a lo dicho por mi compañera, suscribo y apruebo cada palabra suya.

Yo tengo un hijo, Noah, de casi 4 años. Noah tiene ropa rosa, tiene cocinita, carro de muñecas. Noah juega a mamás y papás, hacemos postres juntos, ayuda a poner la mesa, recoge su habitación.
Siempre procuramos educarle sin sexismos, no usar frases tipo “uy eso es de niñas”, no reírnos porque prefiera una muñeca, ni imponerle que juegue con coches.

Noah también tiene coches, dinosaurios y herramientas. Pero juega con lo que quiera y a lo que quiera.
Sus cuentos varían desde El rey León, hasta La cenicienta. Le da igual un cuento de príncipes o uno de princesas.

“¿Las princesas usan botas de montaña?” cohabitan junto a sus coches, dinosaurios, sus muñecas y sus pinturas.

Las princesas usan botas de montaña
Noah y ¿Las princesas usan botas de montaña?

La educación igualitaria empieza por nosotros, en casa. No falta quien aún ridiculiza a los niños por jugar a muñecas o se niega a comprar camiones a las niñas. Los niños son inocentes, no ven nada raro en esas situaciones, somos nosotros los que les hacemos ver que eso no es “normal” con nuestros comentarios, restricciones, sornas etc. No lo hagamos, eduquemos en igualdad.

Os dejo con uno de nuestros videos caseros en el que ambos nos contamos el cuento de las princesas y sus botas de montaña.

 

 

Anuncios

34 thoughts on “Beneficios de educar en igualdad

  1. Interesante tema… Yo fui a un colegio de niñas y debo decir que una ventaja era que al no haber chicos teníamos menos distracciones y nos centrabamos quizá más en estudiar. Pero realmente, la educación que quiero para mis hijos incluye colegio mixto, porque en esta sociedad hay hombres y mujeres, y no es normal acabar el instituto a los 18 y mirar a los chicos como si fueran marcianos. 🙂

    Le gusta a 1 persona

  2. Gloan! Te pido como profe para mi Nano!! 😉
    A nosotros nos estaba yendo de fábula (lo de educarle en igualdad etc), pero la profe chiflada nos fastidió todo el trabajo hecho con el Nano. Al parecer “juegan” a tener que escoger entre una cartulina azul o rosa. Si una niña coge una cartulina azul, ella le dice que está mal (y si un niño coge una rosa, otro tanto). Este sábado pasado tuve con el Nano una charla larga y tendida sobre el tema. Para él, la chiflada tiene razón y yo estoy equivocada. Me llegó a decir que mi profe me enseñó lo mismo (y en Suiza, te puedo asegurar que se enseña a los niños de manera no sexista).
    Puede que lo de los colores parezca una tontería… pero yo no lo veo así. Es una manera de fomentar diferencias sexistas. Y eso no lo quiero para el Nano.
    Este post vuestro me viene que ni pintado! Que ya no sabía qué hacer!
    Guardaré los enlaces y me pondré manos a la obra! 😉
    Graciaaaaaas!!!!! 😀

    Le gusta a 1 persona

    1. Estoy dispuesta a todo.
      Me fastidian varias cosas. Por un lado que haya personas ocupando puestos de trabajo, quitándonos a otros que realmente deseamos ejercer como profesores y dejándonos sin oportunidades.
      Y por otro que eduquen a los pequeños de esa forma que dices.
      Buen repaso le daba yo a esa “maestra de pacotilla”.
      Qué tendrá que ver un color…
      Me dejas alucinando.
      Cualquier cosa que necesites… silba.

      Que tu hijo crea que la profe tiene razón, es normal. Hay épocas en las que para los niños todo el mundo sabe más que su mamá.
      ¡Paciencia!

      Le gusta a 1 persona

      1. Ya… dímelo a mi! Ves como ocupan las plazas algunos elementos que parece que se sacaron las opos en una tómbola 😦 Así nos va!
        El caso es que la culpa fue nuestra: como tras encontronazo con ella tanto el inspector como la dirección nos dijeron que tratásemos de que el Nano siguiese las clases con normalidad y de hablarle bien de su profe… ahí tienes el resultado. Tanto decirle “en el cole tienes que hacer caso a la profe”.
        Ni nos imaginábamos de que iba a pasar ésto, que sino le diríamos lo contrario. 😦
        A ver si en el nuevo cole se le va esta tontería. Que ahí ya me informé, y no educan a los peques de esta manera tan rancia, todo lo contrario!
        Besazos!

        Le gusta a 1 persona

  3. Yo empecé mi escolarización en colegios mixtos pero desde los 8 a los 12 años me cambiaron a un colegio de sólo niñas y no me gustó nada la experiencia. Esa no es la vida real, en la vida real hay mujeres y hombres y si queremos educar en igualdad no podemos segregar. Aún queda mucho camino para romper esteriotipos, pero poco a poco algo vamos avanzando.

    Le gusta a 1 persona

  4. Creo que en los colegios de hoy en día esto lo ponen muy bien en práctica y ya no se asignan esos roles tópicos a niños y niñas. Pero en casa, y sobre todo con las abuelas, no ns vendrían mal libros como este para ir abriendo las miras de la gente de otras generaciones.

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues fíjate, hace un rato mamà pianista comentaba que sí que pasa en el cole de su hijo. Es muy fuerte y aunque parezca mentira… sigue sucediendo.. una pena 😢😢.

      Me gusta

  5. Como no dejéis de poner libros chulis no me van a caber en la estantería de rubiales jajajaja
    Me alegra saber que hay docentes como tu que enseñan bien a nuestros hijos, porque como decían por arriba, por desgracia aun hay gente, tanto profesores como padres, que siguen educando a los niños con conceptos pasados y que por tanto hacen confundir a los demás niños, ya que juegan juntos y se cuentan las cosas (como cuando uno dice una palabrota).
    Espero que esto cambie algún día y que todos nos sintamos libres de ser y hacer lo queramos.

    Le gusta a 2 personas

  6. Yo fui pionero hace 20 años, cuando mi hijo era un bebé. Pasábamos las tardes juntos porque la madre trabajaba de tardes y yo iba con él en su sillita a todos lados. Con 3 ó 4 años me sorprendió un día pidiéndome un carricoche de juguete para pasear a su oso. Al principio me descolocó un poco la petición, pero pensé que cómo podía negarle un carrito si él me veía a mí todos los días con uno de verdad. Dimos muchos paseos con ese carrito, los dos tan orgullosos de ser padres.
    Con mi segundo hijo y el camino allanado, no hubo problemas para que los Reyes le trajeran cocinitas, kits de limpieza y cosas así, amén de coches teledirigidos, Action man, legos y otras muchas cosas.
    Y los dos me han salido futboleros, de los de practicar.

    Le gusta a 2 personas

    1. Es que no se qué tiene la gente en la cabeza.
      En la variedad está el gusto y si el niño quiere pasear un oso en carrito ¿por qué no lo va a hacer?
      En general la sociedad está muy pero que muy confundida.
      Menos mal que cada vez somos más los que ven las cosas con naturalidad.
      Gracias por tu comentario.
      ¿Al menos serán merengones tus hijos no? 😂😂😂😂

      Le gusta a 1 persona

  7. La pena no es que haya gente que se asombre de eso, sino que además digan que “eso es de maricas” y los pequeños lo vean y lo interioricen. Es una lástima que haya tanto descerebrado adulto…

    Me gusta

  8. cómo me gusta este post. Aquí en Chile sigue habiendo muchos colegios de niños o niñas, y sigue siendo una opción muy elegida. A mi…me alucina. Y los cumples en el colegio, puedes invitar a toda la clase, o a las niñas o a los niños. Y bueno, en los uniformes las niñas con falda los niños no. Y aun se escucha mucho que este juguete es de niño, este de niña…está muy marcado aquí. Los regalos son poco unisex en cumpleaños y demás. Y en las tiendas, se sale poco del rosa y azul para los pequeños. Yo visto a mis hijas de marron, naranja, azul, verde, rojo, y todos los colores…y como se ha visto en instagram llevan bambas que els gusten, no que sean de niña…pero me he tenido que “digerir” más de un comentario de “pero es que tu eres europea, pero ese no es color para niña!” o “cómo le compras unas bambas de aviones” etc…en fin… ojalá sepamos avanzar hacia la igualdad desde el principio, desde los primeros años.

    Le gusta a 1 persona

  9. Menos mal que en la mayoría de los casos todo este tema se ha quedado atrás. Cuando mi madre me cuenta que la enseñaban a coser en el colegio de niñas, me tiembla todo. Por suerte poco a poco todo cambia, y lo bueno es que haya libros como éste que nos enseñas para romper estereotipos. Por cierto, me ha encantado. ¿Para qué edad es?

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s