DE MAYOR QUIERO QUE SEAS…

A veces me da por pensar en cómo serán mis hijos.

Y no se si lo que me preocupa es el cómo serán o si seré capaz de educarlos de tal forma que consigan ser lo que me gustaría que fuesen.  (Ahí os queda eso 😀 )

Lo más probable es que sean morenos, de pelo rizado y bien rechonchos, por eso de que la naturaleza es muy puta y la genética aún más.

Eso me da igual. Lo que quiero es que sean buenas personas y que capten los mejores valores que tenemos su padre y yo.

Considero de máxima importancia influír en los hijos con el propósito de lograr de ellos buenas personas, y excepcionales seres con gran calidad humana.

No se si será porque trabajé con niños problemáticos, o porque tengo ese sexto sentido que dicen tener las mujeres, pero soy capaz de distinguir a un potencial tirano en milésimas de segundo.

La empresa donde trabajo es un imán para los más pequeños de la casa.

Cada día pasan por ella un mínimo de 100 criaturas y son pocos los que se comportan como a mí me gustaría.

Es muy habitual ver pataletas, llantos inconsolables, gritos, incluso patadas a su madre/padre por no conseguir lo que quieren, que les compren algo. Y es más habitual ver como ese padre/madre termina cediendo a la tiranía de su retoño.

pataleta1

Por ganas le diría 4 cosas al adulto y le daría una buena charla al diminuto, no sin antes quitarle su trofeo de las manos.

Cuando ese tipo de situaciones se dan, hay quienes pasan impasibles al lado, los hay que cuchichean con su acompañante poniendo cara de asombro, hay quienes miran con dulzura al niño/a protagonista, y los hay que como yo, ponen buena cara por protocolo, aunque por dentro están deseando darle ese cachete que tan a gritos está pidiendo.

Puede que me lapidéis por esto que voy a decir, pero considero que el cachete también educa. Mi madre dice una frase muy sabia : “Un cachete a tiempo cura muchos males”. Y es verdad.

No me maliterpretéis, no es que esté a favor de educar a golpes, no. Pero hay ciertas situaciones que requieren de lo que yo llamo un “tatequietoyvenpa’cá”.

Es muy complicado dialogar con niños pequeños. Sobre todo cuando tienen 2 años o menos.

No recuerdo cómo lo hicieron mis padres cuando yo tenía esa edad, pero seguro que alguna nalgada me dieron, porque, reconozco que fui bastante punky e iba un poco por libre. Lo que sí recuerdo es que poco después, no hacía falta que me dijeran nada si algo había hecho mal, bastaba con una mirada a tiempo. Con eso ya sabía que la reprimenda vendría después y sería de las buenas.

Conozco a muchos padres que basan la educación en el diálogo. Me parece estupendo, pero no siempre funciona.

Muchos de ellos a mi parecer les dan demasiadas explicaciones a los niños. Está bien lo de darles a elegir pero hasta cierto punto. ¿Dónde quedó la famosa conversación?

— ¿Por qué, mamá?

— Porque lo digo yo. Y punto.

Creo que se les da demasiadas alas a los niños y a mi humilde parecer, es contraproducente. Los niños son eso, niños, y los padres deben ejercer el rol de padres, no el de colegas del barrio. Pero como todo, eso va en gustos.

El tema de que un niño pequeño le pegue a una madre o a un padre porque no ha conseguido lo que quiere me parece de lo más aberrante que existe. Cierto es, que todos o casi todos los niños en su proceso madurativo pasan por la fase de “matón de barrio” y solucionan, o creen que solucionan las cosas a golpes. Pero para evitar eso, hay que actuar a tiempo. No se puede consentir que un niño le pegue patadas en la espinilla (porque con su altura es a donde llegan) a su padre o a su madre por sistema, bajo ningún concepto, y es algo que veo a diario. A DIARIO. No consigo lo que me apetece y actúo pegando patadas o montando el pollo del siglo, porque se que de esa forma voy a tener lo que me apetece en cada momento.

pataleta

Os cuento una anécdota real.

La hija de una amiga de mi madre siempre fue una malcriada. Era la típica niña repelente, prepotente, de las que te agotan con solo mirarla.

Pasó por la época de matona de barrio y nunca nadie le decía nada. No solamente se dedicaba a pegarle a sus padres si no que lo hacía con cualquier persona que tuviera al lado.

Y un día le tocó a mi madre. Estaban en un parque. Mi madre hablaba tranquilamente con la madre de la criatura. A la niña le apeteció meterse en la conversación (otra de las cosas que odio) y como no le hacían caso empezó a usar su arma infalible. Le pegó un pisotón a mi madre. (Esta no sabía con quién se estaba metiendo).

En un primer momento, mi madre la miró, pero no dijo nada por prudencia. Al ver que no había respuesta y al no entender esa criatura las miradas asesinas que echa la que me parió, le pegó otro pisotón.

Mi madre le dijo, “Estate quieeeeta…”. El tono ya delataba el estado de ánimo.

Otro pisotón. Segunda mirada fulminante y segundo aviso verbal.

Al tercer pisotón, se lo devolvió con todas las ganas del mundo. Palabras textuales, ” la pisé con toda la fuerza que pude”.

ACCIÓN-REACCIÓN.

Como si de un hechizo se tratase, la niña dejó de pisarla y se fue a jugar a los columpios.

Y es que es así, señores. Hay veces que las palabras no son suficientes y hay que pasar al plan B.

No por eso hay que considerarse mejor ni peor educador.

¿Qué pensáis vosotros? ¿Tenéis alguna táctica infalible para educar? ¿Consideráis que hace falta un “tatequietoyvenpa’ca” de vez en cuando?

Soy toda ojos .

Gloan

Anuncios

49 thoughts on “DE MAYOR QUIERO QUE SEAS…

  1. No creo que haya que dejar que los niños se salgan siempre con la suya ni mucho menos golpear a otros, pero a mi me educaron a bofetadas y no estoy de acuerdo en absoluto en golpear a los niños de ninguna forma.
    A veces es complicado cuando montan un pollo en público y no tienen edad de razonar, en ese caso yo cojo al niño y me lo llevo aparte donde no pueda romper nada ni molestar a nadie excepto por los alaridos.

    Le gusta a 3 personas

    1. Está claro que todo depende del cristal con que se mire. Evidentemente no estoy a favor tampoco de educar a base de bofetadas. El “tatequietoyvenpa’ca” puede ser simplemente eso que dices, sacarle del sitio para evitar mayores conflictos. Y si… tienes razón, hay situaciones realmente complicadas cuando te rodeas de niños 😀. Un beso, guapa! 😙

      Me gusta

  2. Yo soy absolutamente partidaria del azote. Hablo de un pequeño golpe en el culo, no de palizas ni tortazos, no saquemos las cosas de quicio. Y además creo que es positivo para todos, porque quieras que no lo del azote desahoga a la mamá, con lo que después de darlo estoy más tranquila y aguanto mucho más. Los niños necesitan límites y esa nueva moda del diálogo continuo no funciona. No hay más que pasar un rato en un parque y observar a los niños para darse cuenta. Bueno, es mi opinión personal, claro!.

    Le gusta a 1 persona

  3. Todos nos hemos llevado azotes (no bofetadas, como la pobre mamá búlgara, lo siento hija, eso no es forma de educar, tienes toda la razón) y hemos salido bastante normales. Yo a los míos les doy azotes cuando me sacan de quicio, antes les aviso, les reaviso, les doy un par de voces muy serio y de mala leche, y si siguen en las suyas les doy un azote enfadado y les dejo mirada penetrante y muy enfadada hasta que captan que tienen que no es un juego. El mayor me levantó la mano una sola vez. Nunca más se le ocurrió amenazar con pegarme. La pequeña me está costando más, porque encima lo ve como un juego, pero mi intención es que salga como el hermano. Es difícil, porque cada niño es un mundo. Pero para eso estamos los padres, para educar, para reñir, y para decirles las cosas que están bien y mal. No me gustan los ‘Porque lo digo yo’, porque luego ellos pueden usarlo (es lo que aprenden) y quiero que razonen siempre las cosas. Así que intento razonar yo siempre las mías (sin sermonear, razones concretas). Además, todo esto es compatible con besos, abrazos y juegos, porque más cariño del que les doy yo a pesar de todo lo que les regaño… Suerte Gloan, porque cuando los tengas verás lo difícil que es ser madre, jejeje. Besitos!!!
    PD. Perdón por el rollo!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Desde luego, no es lo mismo educar por trabajo que porque son tuyos. Mi madre me decía… ahora lo ves así, cuando sean tuyos cambiarás porque los tuyos duelen 😁. Y probablemente tenga razón. Lo que seguro no voy a cambiar son mis principios.
      El tema del porque lo digo yo, no es que sea algo para hacer a diario. Lo decía más que nada porque a mi parecer los niños llevan demasiadas explicaciones de todo y muchas veces hay que cortar con eso. Cuanto más les das, más quieren. Y el que sepan que una cosa es así y punto, no es más que para que respeten lo que sus padres le dicen sin tener que cuestionarlos. No se si me explico 😁😁. Y nada de rollos!! Me encantan tus argumentos!!

      Le gusta a 1 persona

  4. Yo tampoco soy partidaria de pegar a los niños, pero si es cierto que a veces un azotillo al final tampoco es tan malo, sienpre que se te hayan acabado otras formas de solucionar el problema. En mi opinión primero jay que intentar hacerles entrar en razón para que ellos lo vayan razonando. Una cosa es eso y otra como bien decís pedirles permiso casi. Eso es lo que pienso, aunque cuando mi gordita sea mayor, quien sabe como reacciono 😉

    Le gusta a 1 persona

  5. Hoy tengo que disentir del todo contigo, como dices los niños, son eso niños, es decir, ni más ni menos que los adultos, así que yo intento tratarlos como me gustaría que me trataran a mi. A mi no me gustaría que me pegaran, pues yo intento no pegar, y digo intento porque lamentablemente alguna vez he perdido los nervios, lo que ha servido únicamente para descargarme yo, y no, no veo justo que para que yo me descargue otra persona tenga que recibir un palo, cachete, o como lo queráis llamar. Así lo que intento trabajar es mi paciencia y mi capacidad de gestionar las rabietas o cualquier conflicto que nos surja. Por supuesto que también pienso que no se le puede permitir todo a los niños, (ni a nadie, en esta sociedad hay límites claro está) y que nosotros somos los encargados de guiarles en ese camino, y sí, creo que se puede hacer explicando y razonando, aunque a veces agote (porque agota), creo que el aprendizaje que se queda es bastante más sólido y coherente que el que les quedaría con el azote, que puede parar la “situación crítica” en el momento pero que no deja ningún aprendizaje interno. Dice Oscar que todos nos hemos llevado azotes y hemos salido normales, pues no, no todos, yo no me he llevado nunca ninguno y también me considero medianamente normal. Miento! Una vez me llevé uno, de mi abuelo, el cachete en el culo lo recuerdo perfectamente, y el dolor (no físico) que me produjo también, lo que no recuerdo es el aprendizaje que me intentaba transmitir, porque sencillamente no lo hubo. Perdona por el rollo pero tenía tantas cosas que decir!!! Un besito.

    Me gusta

    1. No me gustaría que se malinterpretase el contenido de este post, aunque era una de las cosas a las que me arriesgaba publicándolo. Lo que quiero expresar, es que muchas veces, (siempre bajo mi humilde opinión), los padres tratan a los niños como adultos, e intentan razonar con ellos en plena rabieta, y eso no suele funcionar. No hablo de moler a palos a un niño, Dios me libre, simplemente digo que a veces un toque es suficiente.
      No estoy refiriéndome a golpear a mano abierta ni nada por el estilo. Creo que no se ha entendido el sentido del post. Pero como siempre, en la variedad está el gusto. Como dice Chus, a mí no me creó ningún trauma el que me hayan dado un azote, es más, creo que fue lo más correcto, porque como bien expliqué fui bastante punky de pequeña y actuaba por libre. Un beso gordo 😉

      Me gusta

  6. Mi opinión personal es que el cachete, por pequeño que sea, no educa, es solo un desahogo del adulto y un mal ejemplo para el niño en todos lo aspectos. Los golpes son golpes sean grandes o pequeños y para mí son inadmisibles. Mi madre y mi padre jamás en la vida nos pegaron ni a mí ni a mis hermanas, con una mirada bastaba para ponernos más firmes que un soldado. Yo tampoco he puesto jamás la mano encima a mi hijo. El problema, bajo mi punto de vista, radica en darles atribuciones, derechos, libertades… que no les corresponden por edad y cuando se desmadran pretender quitárselos. Los padres son padres, ponen normas y hay una jerarquía que se debe respetar, los niños a los que esto se les deja claro es más difícil que tengan según qué actitudes y, en caso de tenerlas, son más fáciles de encauzar y solucionar. En la actualidad, muchos padres tratan a los niños como adultos, sin tener en cuenta que su estructura mental es otra y, bajo mi punto de vista, el verdadero problema es ese. Al niño no se le ha de pegar, en todo caso el cachete lo merecen muchos padres por ser tan permisivos y educar tan mal a sus hijos.

    Le gusta a 2 personas

    1. Estoy completamente de acuerdo contigo en lo que dices y esa, precisamente era la esencia de mi pensamiento. Era lo que quería transmitir, aunque sigo pensando que un cachete a tiempo, cura muchos males. No por sistema, ojo, solamente cuando es estrictamente necesario. Y abogo por tratar a los niños como lo que son, niños, no mini adultos con los que se puede razonar en cualquier momento.
      El haber trabajado en un centro de menores hizo que tuviera una premisa grande en esta vida y es que : Deberían existir correccionarios para padres, nunca para hijos, porque como tú dices, el mayor problema lo tenemos los adultos.

      Le gusta a 1 persona

      1. Sigo sin estar de acuerdo en lo del cachete, me suena aquello de antaño aplicado a las mujeres y que ahora tanto nos choca: “solo le pego cuando se lo merece.” Deberíamos prescindir de cualquier presión física, por pequeña que esta sea porque, en realidad, no es lo grande o pequeño que sea el cachete, sino la intención y el hecho de ejercer fuerza sobre alguien más débil que nosotros. Si no somos capaces de enseñarles sin violencia es que algo falla en nosotros, no en ellos y si al crecer son violentos y usan la fuerza solo “cuando sea estrictamente necesario”, no los podremos culpar por ello, porque es lo que habrán aprendido. Y para ellos, ¿cual será ese “cuando es estrictamente necesario” ?
        Hay que educar a los niños y tener grandes dosis de paciencia para enseñarlos según sus capacidades y mentalidad y es cuando esa paciencia se agota cuando recurrimos al cachete.
        En lo demás, estamos de acuerdo,

        Me gusta

        1. Te puedo asegurar que jamás se me pasó por la cabeza agredir a nadie a raíz de que mi madre me haya dado un cachete. No es necesario llevarlo al extremo.
          También te puedo asegurar que tengo dosis de paciencia para dar y regalar, de lo contrario no habría podido trabajar en centros de menores, con niños realmente problemáticos. Esos niños, a día de hoy me ven por la calle y se les dibuja una sonrisa, es más, alguno me preguntó por qué no podía ser yo esa mamá que no tiene. Si no tuviera paciencia, no llevaría 6 años en la lucha por ser madre.
          Si no tuviera paciencia… otro gallo cantaría :D.
          No me parece que dar un cachete sea algo tan aberrante.

          Está claro, y sabía que este post podía interpretarse de mil formas, pero me gusta. Tiene que haber opiniones de todo tipo. Un beso gordo 😉 :*

          Le gusta a 1 persona

          1. ¡Ni por un momento se me ha pasado eso por la cabeza! Si con mis palabras te he hecho pensar algo así, discúlpame, porque la idea que tengo de ti es, justamente, lo contrario. Precisamente por eso, me he atrevido a dar abiertamente mi opinión. Si ni por una fracción de segundo hubiera pensado que eres una maltratadora no estaría aquí.
            Entiendo muy bien lo que planteas y sé a qué te refieres, y en el autobús, el metro, en restaurantes… yo misma he estado tentada, no de dar un cachete, sino de meter dos hostias bien dadas a más de un mocoso impertinente, pero luego los miro y pienso: ‘Pobres críos, si es que la hostia la merecen sus padres por meterse a un oficio que no merecen, que no conocen y que hacen tal mal’. Pero luego enseguida me arrepiento, porque la violencia en el ser humano es algo que todos deberíamos tender a erradicar para evolucionar.
            Estoy más que segura que el día que tú seas madre, sabrás más del oficio que mil que corren por ahí y no te hará falta ni medio cachete para educar a tus hijos. Ya sabes tú que hay otras formas de mantener la disciplina y el respeto además de pegar.
            Ya está bastante mal tener ganas de arrear porque pierdes los nervios, pero hacerlo nunca es justificable, porque eso, en realidad, no soluciona nada de nada. Puede que la primera vez el cachete cause el efecto sorpresa y obedezcan, pero a la larga estoy convencida de que es inútil y hay que buscar otras fórmulas. Seguro que se pueden encontrar métodos mucho mejores, aunque más largos, eso sí.
            Todo y que yo reconozco abiertamente que no estoy libre de esas ganas que comentas de dar un tortazo a más de uno (incluidos muchos adultos), mi absoluto convencimiento es que no solucionaría nada con eso, porque creo que la mayor parte de los males se deben solucionar mediante la educación.
            En este santo país, vamos de un extremo a otro y si antes los niños eran poco considerados, ahora tienen más audiencia que el mismísimo rey y pasa lo que pasa. Pero eso, repito, ni es culpa de ellos ni se debe solucionar levantando la mano, sino cambiando la sociedad e inculcando responsabilidad, empatía, colaboración. En lugar del habitual “no pasa nada”, “ande yo caliente y ríase la gente”, etc. etc.
            Si tienes tiempo y ganas, leéte este artículo http://blogs.elpais.com/mamas-papas/2010/11/educar-sin-pegar.html que explica muchísimo mejor que yo lo que quiero decir.
            Finalmente, perdona todo este rollo y de nuevo te pido disculpas si con mis reflexiones te he molestado o te has sentido de algún modo atacada. Nada más lejos de mi intención.

            Me gusta

            1. Ayer cuando lo leí, me resulto muy chocante y sí que, siendo 100×100 sincera, me sentí aludida y me quedé alucinada al leerlo. Pero sabiendo que simplemente fue un error de interpretación, queda zanjado el tema. Deberíamos tomarnos un café y discutir extensamente sobre esto, que da para mucho, y entre tanto, me cuentas uno de esos cuentos que solo tú sabes contar :D.
              El artículo es genial, gracias por el aporte.
              Estoy contigo en eso de que los tiempos cambiaron y no precisamente para bien. El tema de la ley del menor es otro foco de eterna discusión. Me faltarían días para explicar todo lo que pienso.

              Te pido algo. No dejes nunca de expresar lo que crees aquí. Este, nuestro refugio, es un lugar creado para eso. El intercambio de opiniones es algo que consideramos sumamente enriquecedor. Y como muy bien dicen… Hablando (escribiendo) se entiende la gente.

              Un beso gigante, de cuento 😉

              Le gusta a 1 persona

              1. 🙂 Lo que nos falta en la escritura son gestos, miradas, silencios… en definitiva, la comunicación no verbal que tan importante es para hacer entender completamente lo que deseamos expresar.
                Me parece que tú y yo no estamos tan alejadas en nuestras opiniones sobre niños, niñitos y niñatos y padres, padrecitos y cagamandurrias como lo parece por nuestro diálogo 😀 😀 😀 😀
                Seguro que en próximos post “polémicos” (los mejores para abrir las mentes y conocer distintos puntos de vista) lo hacemos mucho mejor ambas 😉
                ¡Ah! por cierto, aunque no lo comenté, la entrada me encantó, porque diste tu opinión sobre un tema muy polémico con gran delicadeza.
                Un abrazo inmenso y anoto ese café y ese cuento para cuando podamos 😉

                Le gusta a 1 persona

                1. Estás más que invitada a este lado del cantábrico siempre que gustes. Te puedo ofrecer café, mate o por qué no? Unas buenas sidrinas jaajajajjaa.
                  La complicación del lenguaje no verbal se manifiesta enormemente en casos como este, pero ya ves! Tampoco es tan complicado llegar a un acuerdo, siempre que haya intención por ambas partes contratantes 😛.
                  Y que te haya gustado… eso sí que me gusta a mí 😁😁😁.
                  Besos gordos!

                  Le gusta a 1 persona

    1. Otra de las frases de mi madre es : “Estás traumatizada por cómo te educamos?”… NO!! Bueno, pues alguna llevaste y mira que bien educadina estás. Y es así!!! A día de hoy se exageran demasiado las cosas. Nosotras también nos reímos mucho ;). Es cuestión de forma de ser y de principios.

      Le gusta a 1 persona

  7. Pues chica, yo estoy contigo… Mira, la frase q siempre repite mi madre es que la asignatura de ser padres nunca se llega a aprobar…y que razón tiene!!! Yo si me he llevado mis buenos azotes,y mis 5 hermanos también, y desde luego trauma ninguno. Trabajo con niños y soy madre de 2, y cada niño es un mundo, pero sin duda detrás estamos los padres y puedo decir que he visto de todo. He tenido padres que me han llegado a decir que si su hijo mordía que le diera fuerte en la boca…no señor, a mis hijos cuabdo ya he perdido toda la paciencia,si les tengo que dar un azote,pues se lo doy, pero son mis hijos y cada uno somos responsables de educarlos desde la cuna, y son frutos que recogerenos cuando sean mayores… a veces el diálogo o es suficiente. Con eso no quiero decir que no haya que hablar y explicarles…peri a veces se hace realmente duro ser padres y ahora entiendo a mi madre!!!! Muacks!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡¡¡Y tanto que sí!!! Me alegra saber que hay más gente que piensa como yo 😁😁. Estoy con tu madre en eso de que la asignatura de ser madre nunca se llega a aprobar. Creo que es la más dificil del mundo!!

      Me gusta

  8. Mira pues aquí tienes a una que de pequeña no recibió tortas si no palizas. Mi padrastro me pegaba por todo, pero golpes, que me hacían temerle y denunciarle. Pero no por ello soy de las que cree que no se les puede decir nada a los niños. Obviamente no los vas a matar, pero a mi más de una vez se me ha escapado la mano al culo o la colleja “tatekieto”. Y soy la primera que jamás pegaría a un niño, por haberlo sufrido en mis carnes, pero hay una diferencia entre la palmada en el culo cuando ya la situación es estresante, y la bofetada. Yo te entiendo, y estoy contigo. Tengo una hermana 10 años más pequeña, criada con el diálogo, sin presiones, sin límites.. Con 20 años estaba en la cárcel y no es broma, tu lo sabes bien. No trabaja, no estudia, mis padres no han podido nunca con ella, les robaba, es mal educada etc. Y diréis que es una excepción, pero no lo es. Detrás de ella va otro hermano, adolescente. También criado con el diálogo. Con 16 años ya le ha deseado la muerte a mi abuela a la cara, para quedarse con su casa, lleva mal camino.
    No digo que se arregle a golpes, pero jamás les han puesto límites y a veces si se merecían un bofetón, puedo jurarlo.
    Creo que antes de centrarnos en si tu pegas o no pegas, deberíamos tener cabeza para entender que no te refieres a darles palizas, si no que a veces, quizás un azote no venga mal. Yo admito que a veces no he podido más y se lo ha llevado, y no quiero tener que avergonzarme por ello. Es mi hijo, lo quiero y lo respeto, y tampoco me parece bien esa comparación de “si no pegas a otro adulto, no pegues a tu hijo”. No es lo mismo, mi hijo no es un adulto, tiene que aprender, crecer, educarse, y de eso me encargo yo. Y si un día se pone tan bruto que no puedo con el, y peligra su propia integridad en el camino, si he de darle una colleja, se la daré. Yo misma he sufrido 15 días a un niño que pega a mi hijo, a sus amigos, a mi misma, a los padres de los demás, pegaba a todos mientras la madre se reía. Pues que queréis que os diga, ese niño se merecía un buen tatekieto para que dejase de tocar los cojones. Si la madre lo hubiese educado un poco mejor desde el único, quizás no haría falta, pero os puedo asegurar que todos los que lo hemos conocido pensamos igual. En fin que me enrollo. Te he entendido perfectamente, y estoy contigo.

    Me gusta

  9. Yo en su momento me llevé algún cachete y no tengo traumas, estoy convencida de que me lo merecía. Pero también es cierto de que se puede convertir en algo recurrente y crear una espiral absurda. Y por otro lado, a veces le digo a mis hijos que no se pega y yo les he hado en el culo, con lo cual, no estoy siendo muy coherente. Sí que hay alguna situación límite. Es completamente desesperante y yo he soltado algún cachete que quizás ha supuesto un punto de inflexión. Pero yo me he quedado con mal cuerpo y no me compensa; por eso ahora lo evito, y si me tengo q encerrar en otra habitación, me encierro. Y si tengo que llevar al niño a otro sitio, le llevo…y es verdad que tampoco gritar es de mucha ayuda, pero eso sí que es inevitable. Yo la verdad q no tengo trucos, creo que la paciencia es la madre de la ciencia pero es difícil mantenerla en algunas situacioes.

    Me gusta

    1. Ahora que dices lo de gritar… Me resulta más feo , visto desde afuera, el que las madres les griten a los hijos como si fueran “ganao” que el que le den un “tatequieto”.
      Y no, yo tampoco estoy traumatizada. También estoy convencida de que las merecía. Mi madre no tenía la mano larga, daba cuando no le quedaban más bemoles, y ella si que tiene paciencia infinita…
      Madre mía, tú con tres… no me lo quiero ni imaginar!!!! Que te hagan un monumento o algo jejejeje Un besucu!

      Me gusta

  10. Yo no quiero pegar a nadie, ni niño ni adulto, pero es que hay situaciones (mucha) en las que siendo tan pequeños te sacan tanto de tus casillas que a veces parece que es la única solución. Pero es que mi bichilla es muy pequeña, no puedo razonar con ella, y lo de una palmada en el pañal se lo toma a guasa y encima le hace gracia y me pone el culo para que le dé otra vez. ¡Frustrada ando!

    Me gusta

    1. Eso es la caña. Cuando se te ríen en tu cara… jajajajaja se lo toman a juego y tú con la cara de… “mira que enfadada estoy”. Al final seguro que se te escapa la risa y todo. Menuda pájara está hecha la bichilla… no sabe ná!

      Me gusta

  11. Pues si me acuerdo como nos corregia un mal comportamiento en la calle mi mamá, con la mirada, si esa de “espera que lleguemos a la casa” jajaja si no reaccionabas con la mirada te metía un pellizco debajo del brazo por la parte interna y te decía “sin llorar” ya con eso resolvia, jajaja en mi casa era la que menos sufrir con los castigos por que soy la menor, pero habían castigos así como te quedas aquí los tres juntos hasta que dejen de pelar, y bueno recuerdo el correteo de mis hermanos para que mi mama no les pegara, es que mi mami con 4 y divorciada no fue fácil, así que una vez que creces creo que entiendes muchas cosas. Ya en casa pasaremos por la etapa del berrinche, y espero no reaccionar de mala manera por que hay veces que te sacan de casillas, por ejemplo ahora están peleando entre ellas por los juguetes.

    Me gusta

    1. ¡Eso, eso! Las miradas fulminantes con sorpresa al llegar a casa eran terribles. Hoy en día, lo de las miradas ya no exite, no hay respeto ninguno por los adultos. Es una pena.¡¡¡¡ Ármate de paciencia con las superchicas de rosa!!!! La vas a necesitar, y mucho :D. Un beso!!

      Le gusta a 1 persona

  12. Madre mía no aguanto a los niños así! A mi nunca me han dado un cachete, pero si soy de las que piensa que uno a tiempo no hace mal. No vamos a darle una paliza pero una pequeña torta en el culete seguro que zanja más de un problema. Un beso!

    Me gusta

  13. Yo no soy partidaria del azote, además tampoco me sale… Y no creo que meterle miedo o pegarle le vaya a enseñar mejor. Sí que creo en el respeto, pero pienso que debe ganarse de otra manera. La verdad es que es muy complicado educar… Yo suelo comprarles muchas cosas pero cuando hay rabieta de por medio nunca cedo en mi decisión. Normalmente lo que mejor me funciona con ellos es negociar, solemos llegar a acuerdos ni pa ti ni pa mí, ambos cedemos un poco y todos contentos. Aunque con Niña usé una vez la técnica de tu madre y funcionó, ella tiene la mano muy larga y un día le dio por tirarme del pelo, así que yo se lo tiraba a ella, al final paró llorando y enfadada pero no me lo ha hecho más jajaja. Bueno, al final intentamos hacerlo lo mejor que podemos y te vas adaptando a cada situación, porque a veces te funcionan unas cosas y a veces otras. Eso sí, tengo claro que mi objetivo es que sean buenas personas, educadas y con buenos valores.

    Le gusta a 2 personas

    1. Así es. No se puede seguir el mismo criterio nunca y menos con dos hijos distintos precisamente por eso, porque son diferentes.
      Yo no es que esté a favor del cachete, simplemente digo que si hay que darlo para prevenir males mayores, se da.
      Al final cada uno educa como sabe, como puede o como le dejan.
      Y el fin último es que los niños se conviertan en personas de bien. Eso es lo primordial.
      Un beso gordo!!

      Le gusta a 2 personas

  14. Yo soy de las que dicen porque lo digo yo y punto. Nunca me ha pegado y creo que no se le ocurriría y rara vez ha hecho una rabieta. Si la amenazo con un castigo lo cumplo (hoy por hoy el peor castigo es quedarse sin cuento antes de dormir) A veces miro a mi alrededor y me siento un poco dictadora pero creo que hay demasiada permisividad con los niños ( conocemos a una niña que escupe a su madre!!!)

    Me gusta

  15. Uuufff odio a los niños malcriados no puedo con ellos. Sin ir más lejos, hace unas semanas quedé con una amiga que tiene un hijo de un año y medio, y cuando la veo llegar, me la veo con el niño en brazos y ella llevando el carro como podía y me dice puedes llevar el carro? y yo si claro, pero por qué el niño no va en él? Pues porque quiere abracito. Luego estamos sentadas tomando un café y le da un zumo, el niño no lo quiere, le da otra cosa, tampoco la quiere, se pone a patalear, le pregunta mi amiga qué quieres? e intenta salir del cuadradito que le habíamos hecho con las sillas para que no saliese corriendo, y le dice va, sal, y se va corriendo, te ves a mi amiga detrás de el corriendo e impidiendole el paso, el niño todo el rato queriendo salir corriendo, cuando lo cogia pataleaba, así que lo soltaba y dejaba que hiciese lo que le diese la gana. Y toda la mñana estuvo así, y lo que más me marcó fue que repetidamente me dijo toda orgullosa, es que mi hijo es un malcriado, es que lo tengo muy mimado, es que lo malcrio mucho, y yo pensando y te sientes orgullosa de ello? Te gusta que tu hijo consiga las cosas con pataletas porque sabe que le funciona? En fin, yo tengo en la cabeza mis maneras de educar a mis hijos, igual después no son las adecuadas o no lo hago tal cual lo he pensado, eso dependerá de cómo salga mi hijo y de mi yo en aquel momento 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Está claro que cuando son propios, los niños duelen. Y seguramente muchas de las cosas que decimos ahora, cuando llegue el momento no las haremos. Pero estoy segura de que ambas pondremos lo.mejor de cada una para que los niños sean, sobre todo, buenas personas 😀😀😀

      Le gusta a 1 persona

  16. Madre mía… A mi me da miedo éso de educar. De pequeña era la niña más grande de la clase (de tamaño, porque de edad siempre fui la pequeña) y recuerdo perfectamente tener miedo de hacer daño a los otros niños si respondía aunque fuese a un empujón. Tengo miedo porque el carácter de SrtaDíaz parece que apunta a ser demasiado fuerte y sé que yo soy demasiado blanda… Es algo que estoy tratando de corregir, el sentir menos en general y tratar de ser más justa y razonable para no dejarme influir por miradas de cordero. No sé como actuaré dado el momento, pero si veo que es agresiva con alguien, al menos no me quedaré callada.

    Le gusta a 1 persona

  17. Yo creo que parte de educarlos es no darles siempre lo que piden. A veces es necesario una advertencia de esas para que no vuelva hacer lo mismo y eso no quiere decir que sean unos malos padres, es más sería lo mejor. No cabe duda que una madre siempre va a querer lo mejor para su pequeño y en cuanto a valores ni que decir. Saludos, buen post.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡¡Así es!! El mayor problema de hoy en día es que se les da siempre lo que quieren. Son muy pocos los que saben poner límites, y eso, en la educación de los niños, se nota.
      Gracias por tu visita 😊😊😊

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s