Mi particular visión de la maternidad. Cap9.

La clínica a la que teníamos que ir, ya la conocía. Y no tenía muy buenos recuerdos precisamente, pero la atención que íbamos a recibir hacía que todos los fantasmas del pasado se esfumasen.

Hicimos lo que la chica me dijo por teléfono:

Cuando entres, dirígete al mostrador de la izquierda. Te pedirán tus datos. Tienes que decir que vas a la última planta. No te preocupes, todo se hace de forma discreta para mantener el anonimato. No tienes por qué comentar el departamento al que vas a acudir, ni tampoco el médico que te va a atender.

Una vez que hayan registrado tu llegada, te mandarán sentarte en la sala que hay al lado . En ella espera gente que tiene cita con todo tipo de médicos, así que nadie sabrá el motivo por el que vosotros estáis ahí. Enseguida te llamarán y yo estaré en la última planta para recibiros.

¡Qué gracia! y ¡Cuánto misterio!sala de espera

El protocolo era tremendo. Hicimos todo tal y como nos habían dicho.

Desde dirigirnos al mostrador de la izquierda, hasta esperar a que nos llamasen para subir a la última planta.

Lo más gracioso de todo, es que aunque muchos intentasen disimular… se sabía el motivo por el que esperaban en aquella sala. Me refiero a los que estaban como nosotros.

  • Chico y chica de edad avanzada, agarrados de la mano con síntomas de nerviosismo en él y cara de desencaje o incluso ojos llorosos en ella… (carne de tratamiento).
  • Chico y chica de edad media, mirando a un lado y a otro, tratando de pasar desapercibidos, cuchicheando entre ellos y siguiendo con la mirada a todos los que se subían al ascensor (carne de tratamiento).
  • Chica de edad avanzada, sola, con carpeta porta documentos en la mano que deja entrever papel con el logo de la clínica (blanco y en botella).

Yo me moría de risa tratando de identificarlos, y lo mejor, es que la mayoría de las veces acertaba de pleno. A unos nos los encontrábamos en el ascensor de la que subíamos (ellos bajaban), a otros me los encontré más tarde en la sala de espera para las analíticas y otros me auto-convencía yo misma de que tenía razón, y punto :D.

Mi marido no daba crédito. No tengo la culpa de ser buena fisonomista.

El caso es que, después de un rato, pasamos a consulta con el doctor.

Un buen hombre de pelo cano y ojos azul intenso nos recibe con una sonrisa espectacular. (Obviamente se frota las manos porque sabe que de esta pareja de dos puede sacar buena tajada en un futuro inmediato, eso pensaba yo al principio, después me di cuenta de que la ternura que salía por aquellos ojos era real y no lo usaba como forma de persuasión).

El señor nos atiende junto a la bióloga encargada de poner en marcha todo el proceso. Él, ginecólogo, será el que me reciba cada vez que tenga que acudir a una cita. Ella, le acompañará siempre, y será para mí, un gran apoyo.

Nos pide que le contemos por qué decidimos pedir una primera cita.

Desplegamos todas las pruebas médicas que tenemos y le cuento mi fatídica experiencia con el departamento de reproducción asistida de la Seguridad Social.

El doctor literalmente se descojona. Parece ser que no le suena a chino lo que le cuento. Le pido opinión al respecto y me da una respuesta bastante convincente:

Por los informes que me presentáis, vuestro caso, es de los más caros que existen hoy en día. No estoy diciendo que el caso sea complicado, si no caro. El tema del ovario poliquístico requiere una determinada medicación, y ese es el principal problema. Debido a los recortes en sanidad, prefieren ir a casos más baratos y utilizan cualquier tipo de excusa para echar por tierra a los que son como el tuyo. El hecho de que tengas sobrepeso, viene como bien sabes provocado por tu problema hormonal que, si bien es cierto, no ayuda a la hora de dar a luz, tampoco impide en absoluto el hecho de conseguir un embarazo.

No se si podéis llegar a imaginar la cara que se me quedó. La cara que se NOS quedó.En seriojpg

El ex jefe de reproducción asistida del hospital público de mi ciudad me estaba diciendo que podríamos intentarlo. Era cuestión de querer. Solo eso.

Acto seguido le pedí por favor que me fuera sincero, ya que el tratamiento en cuestión era muy caro y , aunque sabía que no podrían asegurarme al cien por cien el éxito, quería que al menos las posibilidades que había fueran lo suficientemente altas como para tirarme a la piscina.

Su respuesta fue un SI rotundo. Me dijo que debía ponerme a dieta ( ya llevaba haciéndola un tiempo… algo así como 29 años), y que lo más importante de todo eran las ganas. Había que intentarlo y el nos daba su palabra de que harían todo lo necesario para que el proceso fuera lo más llevadero posible.

Me dijo que el tratamiento a seguir sería una Fecundación In Vitro y nos explicó un poco en qué consistía. Yo asentía como una loca a todo lo que él nos explicaba. Mi marido prestaba atención a cada imagen que salía en aquel ordenador. Para mí era como repasar la lección por 1083789100129282 vez. Todo lo que me estaba diciendo ya me lo sabía. Ese es uno de los problemas de tener internet al alcance de mi mano.

Salimos de la clínica con los papeles necesarios para iniciarlo todo.

El siguiente paso sería hacernos análisis de sangre y cariotipo. En unos días llamaríamos para pedir la segunda cita.

Anuncios

29 thoughts on “Mi particular visión de la maternidad. Cap9.

  1. Ayer mismo a una compañera de fatigas (buscadora también) le comentó su giencólgo exactamente lo mismo que tú explicas: que en la SS dan prioridad a los casos más sencillos porque así pueden decir que tienen mayores tasas de éxito y, claro está, porque les salen más baratos. ¿Flipante, no? Precisamente, ella le preguntaba porque al tener 30 años y su caso no ser demasiado complicado, pensaba que la lista de espera para ellos sería muuuuuuy larga, pero el ginecólogo le dijo que quizás no tanto porque llaman antes a este tipo de parejas que a las que lo tienen más difícil. En fin, al final todo es para obligarnos a ir a clínicas privadas, a dejarnos la pasta muchas veces con los mismos médicos que te deberían atender en la SS gratis. Todo esto de la fertilidad es un negocio redondo y nosotras somos conejillos de indias.

    Le gusta a 1 persona

    1. Así es. Si eres joven… porque eres joven y total… no hay prisa, pero es que si eres mayor no te atienden tampoco. No hay quien los entienda, y encima se creen con el derecho de decidir sobre tu propia vida. Con la tonteria de… eres joven, llevo desperdiciados casi 6 años y estoy viendo que cuando realmente pueda, a lo mejor ya es tarde…

      Me gusta

                1. Para que tengas un deja vu: “Mira qué bien, buenas formas, buenas noticias… Ya iba siendo hora! Aunque lo mejor, que es una familia estupenda, ya lo tienes. Y me alegro por ello, porque te lo mereces.”

                  Le gusta a 1 persona

  2. Bueno! Parece q esto marcha! Me parto con lo de mantener el anonimato…de todas formas a mi me daría igual q la gente supiese a lo q voy! Si van ellos también a lo mismo así de alguna manera te sientes más arropado no?… Me alegro muchísimo q x fin te hayan abierto puertas… Yo a la seguridad social le debo la vida de mi hijo pequeño x lo q no puedo quejarme…pero imagino q no todas las especialidades son iguales…ni los hospitales claro está…lo del cariotipo es la leche! Es como tu dni de adn!Sólo con un poco de sangre… A mi enano se lo hicieron x la enfermedad q tiene y es impresionante! Animo guapa!

    Me gusta

  3. Yo creo que algunos médicos exageran una miaja (mucho) con el tema del peso. Pero tanto para e asunto de la fertilidad como para cantidad de otros problemas médicos. Que no digo yo que lo ideal sea estar pasada de kilos, pero las gordas se han preñado y han parido siempre sin mayor trascendencia.

    Le gusta a 1 persona

  4. Y lo del anonimato… ¿por qué es tan importante? Es que me lo estoy imaginando y sinceramente, da como risa pensar en ascensores, últimas plantas, este documento se autodestruirá….

    Ahora en serio, a ver si logramos ir normalizando las situaciones a las que nos enfrentamos día a día 🙂

    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues, supongo yo, porque todavia las/los hay que se avergüenzan de ello. Cosa que me hace tremenda gracia. Oh casualidad el mundo se esta repoblando de mellizos… llámame rara .. antes o despues se sabe. Pero allà ellas. Yo soy feliz contando mi experiencia 😀😀😀. Gracias por pasar.

      Me gusta

  5. Bueno bueno, acabo de pegarme una panza a leer toda tu historia, y estoy deseando saber que te dicen. Ahora entiendo porque cojones no me hacen ni puto caso en la ss, han oído ovarios poliquisticos y han dicho uuuhhh pasandooooo. Pues yo no tengo economía para pagar una clínica privada, así que si hace falta hago huelga en la puerta del médico hasta que me hagan caso, porque estoy empezando a cabrearmeeee, mañana voy a uno nuevo, ya voy con miedo…. 😦

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s