La terapia del mate

Lo de mimetizarme con los lugareños de los sitios a lo que viajaba, era algo que siempre me gustó hacer. Hablo en pasado, porque hace un montón que no salgo de mi provincia, aunque no pierdo la esperanza de retomar mi faceta de Willy Fog muy pronto, tanto como cuando la economía lo permita :D.

Me encantaba empaparme de toda la cultura del lugar que visitaba. Recorrerlo entero y compartir experiencias con sus gentes.

Lo de viajar con pulserita de todo incluído está genial, pero así no es como mejor se conoce, ni el lugar ni a las personas.

La primera vez que visité Argentina, fue inolvidable.

Por todo. Me encantaron los sitios que visité, la comida, la bebida, y sobre todo me encantó la forma de ser de sus gentes.

Visité la provincia de Córdoba. Los cordobeses tienen fama de ser muy fiesteros y muy simpáticos. Y es cierto.

Son gente muy amable, muy cercana. Ese tipo de personas que te hacen sentir bien aunque no les conozcas.

Yo no tengo problemas para socializarme, pero aunque los tuviera… no habría sido difícil integrarme con ellos.

Mi padre ya había ido un par de veces a visitar Argentina. Los dos somos fieles amantes de la buena carne. Su recomendación, no podía ser otra : “Hija, cómete un buen asado”.

Y como las palabras de mi padre son órdenes, no me comí uno, si no varios. ¡¡¡¡Qué rico!!!! Todavía se me hace la boca agua de pensar en ello.

El asado es algo importantísimo en la cultura argentina. Todas las semanas se hace uno, como poco. La gente se reúne para comer, charlar y tomar buen vino. Deberían patentar algo así en todas las culturas, hacerlo obligatorio, algo así como una ley cívica :D.

Otra de las costumbres que más arraigadas están en Argentina es la del mate.mate

Según la Wikipedia:

Se denomina mate a la infusión hecha con hojas de yerba mate(Ilex paraguariensis), planta originaria de las cuencas de los ríosParaná, Paraguay y el curso superior del Uruguay. Estas plantas previamente secadas, cortadas y molidas forman la yerba mate, la cual tiene sabor amargo debido a los taninos de sus hojas. Por esto, hay quienes gustan de endulzar un poco el mate con azúcar, miel, stevia o endulzante no calórico. La espuma que se genera al «cebar» se debe a los glucósidos que la yerba mate contiene.

Era consumido desde la época precolombina entre los pueblos originarios guaraníes (y por influencia de esto, también lo hacían otros grupos que realizaban comercio con los guaraníes, como los querandíes, los pampas antiguos, los qoms, etc.).

Fue adoptado rápidamente por los colonizadores españoles, y quedó como parte del acervo cultural en Argentina, Bolivia (Tarija,Santa Cruz, Chuquisaca), Paraguay y Uruguay, en donde se consume mayoritariamente, y también en zonas de Brasil y Chile(Entre Valparaíso y Magallanes).

Como sucede con el , el café o el chocolate, el mate posee un efecto estimulante debido a la cafeína que contiene.Anteriormente, y en forma popular se pensaba que tenía un energizante similar pero no igual, al que se llamaba “mateína”.

El mate no es una bebida, bueno sí lo es, porque es líquido y se bebe, pero nadie toma mate porque tiene sed. Es más una costumbre, algo así como rascarse. Lo mejor del mate, es que es un motivo para compartir. Es la excusa perfecta para quedar con tus amigos. Es el antitipo de las nuevas tecnologías. El mate invita a entablar conversaciones y promueve la socialización.

Los argentinos que yo conozco lo toman a todas horas. La frase “poné la pava” la repiten 50 millones de veces al día. (Quiere decir, pon la tetera al fuego para calentar el agua).compartir un mate

Los niños pequeños empiezan a tomarlo antes que a caminar, casi y los padres se hinchan de orgullo cuando esto pasa.

Al principio, cuando lo probé no me gustó demasiado el sabor, pero seguí probándolo, y a día de hoy es lo que tomo para desayunar. ¡Me enganchó!

Pasé ratos increíbles charlando con gente alrededor de un termo de agua y un mate con yerba. (Sí, no es una falta de ortografía, la yerba mate se escribe así, con Y y con B).

Hay muchas formas distintas de tomarlo. Tipo infusión (de las de toda la vida, con saquito), con leche, con yerba saborizada, amargo, edulcorado, con azúcar, tereré. Todas me gustan, pero la más especial y la que más magia tiene es la tradicional.

Hay quien es muy maniático y tiene que ser siempre la persona que prepare y cebe el mate. Realmente hacerlo bien es complicado. Hay que saber. como cebar un mate

Eso fue algo que me hizo mucha gracia. Una vez que se calienta el agua, es una persona la encargada de prepararlo todo. Echa la yerba en el mate y le agrega agua. Es el primero en tomar. Se toma todo, nada de dar un sorbito y dejarlo, ¡NO!. Una vez lo termina, rellena otra vez el recipiente y se lo pasa a la persona que tiene al lado. Esta persona se lo toma y se lo devuelve al que lo preparó. Se hace una ronda por todos los asistentes al “evento”. Si alguno no quiere tomar más debe decir “gracias”, entonces el que ceba da por supuesto que no tiene que ofrecérselo más veces.

Alguna vez me pasó, di las gracias educadamente y no me volvieron a dar más bebida. Yo miraba a mi marido como diciéndole… ¿Por qué todos sí y yo no? jajajajajaja. Hasta que me lo explicó.

Me encantan las costumbres, me gusta que se sigan llevando a cabo. Cuando tengamos un hijo, tomará mate con su papá y buena sidra con su madre.

¿Conocíais el mate? ¿Lo habéis probado?

Anuncios

18 thoughts on “La terapia del mate

    1. Jejejejeje seguro que te contó con orgullo lo que era. Para ellos es algo que forma parte de sus vidas. Hay quien va tomando mate por la calle mientras camina, incluso los conductores de autobus y los taxistas de llevan su termo y su mate para tomar mientras trabajan. Es una costumbre muy curiosa.

      Me gusta

  1. Nosotros si tomamos mate. No mucho, pero bastante. En casa soy menos protocolaria. Mi marido le gusta tambien, pero según el le gusta “colado”… Lo que significa lavado. Es cuando ya se debe cambiar la yerba. Lo que mas extraño es compartir mate con mis amigas. Nuestras meriendas de mate y facturas (o toda la bolleria del mundo en una mesita!), eso es una de las cosas por las que me gustaría volar alguna tarde, para compartir esos momentos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Ooooohhhh las facturas!!!!!! Que rico!!! Por suerte abrieron una panadería en mi ciudad donde las hacen. Los dueños son de Buenos Aires. De vez en cuando compramos una docena y nos quitamos las ganas. Son alucinantes. Nada que ver con los dulces de aquí.
      Mi marido no soporta que el mate esté lavado. Sin embargo cuando yo empecé a tomar, el se cebaba unos cuantos antes de dármelo. A día de hoy me atrevo con un buen mate amargo 😀

      Le gusta a 1 persona

  2. Yo soy uruguaya. En este mismo momento, tengo un mate al lado del teclado. Chupo lento el agua por la bombilla cada vez que me paro a leer una publicación.
    Lo aprendí desde chiquita. En mi casa había bandos, los que lo tomaban dulce y los que lo preferíamos amargo.
    Es una linda costumbre. Sobre todo, cuando hace frío, y da para conversar.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¿Ese es el famoso tereré? Me hablaron de él pero nunca lo probé así. Mi marido es de los muy tradicionales. El Fernet/Fercho/Fernando esta riquísimo!!!! Pero también, tuve que probarlo varias veces antes de encontrarle el punto. Eso sí, poco cargado, por favor jajajaja. Menudos pelotazos…

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s