Mi particular visión de la maternidad cap.7

Aquel viaje dio para mucho. Disfruté un montón del musical que fuimos a ver, me dio tiempo para hacerle una visita relámpago a mi amiga del alma y además pude pensar tranquilamente, sin presiones, yo sola, mientras conducía por las interminables carreteras que cruzan Castilla.

Normalmente me aburren excesivamente ese tipo de recorridos, yo estoy acostumbrada a circular por sitios con muchas curvas, muchos cambios de velocidad, muchas pendientes… por eso las carreteras infinitas, no tienen ningún atractivo para mí.

En ese momento no me fijé en nada, solamente pensaba en qué podíamos hacer. Estaba destruida pero con muchas ganas de darle en las narices a aquella incompetente que trató de echar por tierra la ilusión de nuestra vida.

La herida que se había abierto en nosotros era grande y dolía mucho. La indignación y la desesperación estaba empezando a hacer mella en los dos.

Marido siempre trata de sacarle el lado positivo a todo, pero aquello era una batalla muy complicada. Las palabras de esa mujer resonaban una y otra vez en mi cabeza. Era un eco repugnante,muy difícil de olvidar, pero había que hacerle frente como fuera.

Pensé en un montón de opciones. Entre ellas estaba la adopción. Eso siempre fue algo que quise, desde muy pequeña. De hecho le preguntaba a mi madre que por qué no teníamos un hermano negrito… las caras de mi madre eran un poema. Yo solo le estaba invitando a adoptar, no pretendía que cambiase a mi señor padre por un negro camerunés, ni muchísimo menos jajajaja. Pero mi hermano negrito nunca llegó. Bastante tenían con sacar adelante a las dos monstruítas que tenían en casa.

Me puse a investigar, a leer, a preguntar, a interesarme realmente por el tema. Pero cuanto más sabía , más perdía las ganas de hacerlo.

Las trabas que ponen para adoptar son increíbles. Ya hablé de lo que pienso sobre esto AQUI. No quiero repetirme, pero si reitero que es una verdadera vergüenza, que haya niños por el mundo, con necesidad de cariño y que haya padres en la misma situación, pero que no haya forma de poder formar familias mediante la adopción, porque interesa mucho más el tema monetario que el afectivo.

En lugar de facilitar el tema, ponen más y más problemas. No encontraba nada que pudiera asumir, económicamente hablando. Todo se escapaba de nuestra zona de confort y eso me taladraba la cabeza sobremanera.

Solamente pensaba en cómo hacer para conseguir ese dinero. Pero estábamos hablando de cifras muy elevadas para la economía de mi familia. Así que poco a poco, el tema de la adopción se fue esfumando de mi mente.

Ahora cobra sentido la frase: El dinero no da la felicidad, pero ayuda. ¡¡Y tanto!!

Todo este proceso lo fuimos llevando con mucha dignidad, muy buena cara frente a los demás, aunque por dentro estábamos completamente rotos. Por el día era más llevadero porque siempre había cosas que hacer y con las que distraerme, pero las noches que me tocaba pasar sola en casa se me hacían interminables.

Me asaltaban los miedos, no podía parar de pensar siempre en lo mismo, y lo peor de todo, no tenía a nadie con quien compartirlo. A las 5 de la mañana, ni mi amiga la Sra Jumbo estaba disponible, obviamente, y mira que ella es ave nocturna…

Necesitaba compañía y no la encontraba por ningún lado. Esa sensación de soledad fue la que me hizo tomar una de las mejores decisiones de mi vida.

No se trataba de compañía específicamente humana la que yo necesitaba, era simplemente compañía. Me servía una conversación virtual, una oreja que me escuchara al otro lado del teléfono, o ¿por qué no? un saco de pelos al que poder abrazar cuando peor me sintiera.

Así fue como llegó nuestra hija peluda a casa. Para cubrir la necesidad de compañía que me asaltaba a mí y para cumplir el sueño de marido de tener un perro, como siempre había tenido durante toda su vida.

Queríamos un cachorro, a ser posible una hembra. No podía crecer mucho, porque el piso no dispone de suficiente espacio como para meter un perro grande. Debía ser tranquila, para acoplarse a nuestro estilo de vida. Y además, no pensaba pagar por ella. No buscaba una raza ni un pedigree, buscaba una amiga, una confidente, mi compañera de viaje a partir de ahora.

No encontré cachorros en ese momento en mi ciudad, ni siquiera en mi provincia. Pero hay perritos por todos lados con necesidad de adopción. Me puse en contacto con una protectora, a la que mi hermana le había adoptado a su perrita el mes anterior. Enseguida me enseñaron las fotos de los peludos que tenían en ese momento en el refugio. En cuanto la vi supe que sería ella. Fue un auténtico flechazo. No lo pensé más. Hicimos todos los trámites necesarios y en cuestión de 3 días, estaba con nosotros.

Como todo, los comienzos nunca son fáciles. Mis padres siempre tuvieron perro, pero nunca fue mi responsabilidad. Ahora sí lo era.

De nosotros dependía que ella estuviese bien, que fuese feliz.

A partir de ese día mi vida dio un giro de 180 grados. Ahora nunca duermo sola. Tengo una amiga fiel que me da cariño incondicional, tengo motivo para salir todos los días a pasear con ella, tengo momentos de juego y de risas asegurado. Yo le doy todo lo que puedo y recibo su cariño multiplicado por 10.000.

Es una hembra, tranquila, cariñosa, mimosa, dormilona. Hasta aquí todo bien. Nos habían dicho que pesaría unos 7 kg cuando fuese adulta. A los 5 meses de estar en casa, ya había superado los 10 y la cosa seguía creciendo vertiginosamente. El tamaño que adquirió fue el ideal. De todos modos, aunque se hubiese convertido en un dogo, no me habría importado. Es mi hija peluda y mi todo.

No quiero pensar por un momento en el día que ella falte. Es como siempre digo, mi más mejor amiga :D. Ella es Conga, parte importante en toda mi particular visión de la maternidad.

IMG_20150302_143913 IMG_20150503_212039 PicsArt_1432063747248

 

Si quieres leer el capítulo 6 pincha AQUI.

Anuncios

29 thoughts on “Mi particular visión de la maternidad cap.7

  1. Chica, me has hecho llorar como una magdalena…q historia más bonita y sobre todo que final tan feliz para Conga!! Yo tb adopté a un chuchín, tranquilito y supuestamente pequeñito…Danko pesa ahora cerca de 20 kg, y no para ni un segundo… Esos amigos peludos…esos que siempre están ahí… Enhorabuena compañeras!!! Besos!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Jajajajajajaja me muero. Danko debe ser precioso!! Me hace recordar al titulo de un libro de mi infancia, de la coleccion barco de vapor. Se llamaba Danko el caballo que conocía las estrellas :). Y si… los peludos son siempre incondicionales. Un beso y muchísimas gracias 😉

      Me gusta

      1. Jajajaja siii, yo tb lo leí en su día…además tiene una mancha blanca en la frente igual que él…una coincidencia xq el nombre lo eligió mi marido y no tenía ni idea…es como mi caballito…jajajja

        Le gusta a 1 persona

  2. Qué bonito punto y aparte para ti apasionante historia Gloan. Me alegro de que hayas podido encontrar una compañía tan grata. Desde luego que dicen los que tienen macias que es lo más parecido a un hijo por el cariño mutuo que se desprende de la relación. Un besazo. Me alegro de que ya estés totalmente recuperada.

    Le gusta a 1 persona

    1. Es cierto. Ellos te dan todo a cambio de nada. A mi me vuelve loca y la tengo hipermega consentida. De lo que no me arrepiento en absoluto, pese a lo que la gente pueda opinar. Es mi perra, mi amiga, mi compañera y yo decido como debo tratarla. 😀

      Le gusta a 1 persona

  3. Qué hermosa Conga, y te entiendo! Es maravilloso tener una compañía canina, se le quiere como a una hija. Yo a Lupe (mi perrita) me la llevo a todas partes y a ella le encanta el paseo. Es muy independiente, pero al mismo tiempo muy apegada a nosotros. Es nuestra perrihija perfecta!

    Le gusta a 1 persona

  4. Que bonita, que carita de buena tiene es preciosa y chulisimas las fotos. Que suerte haberos encontrado me alegro mucho por la adopcion, es una penita todos esos animalitos abandonados, con lo monos y buenos que son. Yo no soy mucho de animales pero cuando he tenido uno se me ha ido la vida en ello al final los quieres mucho. Bss

    Me gusta

    1. Si, es muy buena. Muchas gracias por el piropo!! Mi marido, que está en todo y nos saca divinas jejejeje. La de la margarita fue la caña. Hasta que no se la hice no paré. Tiene una paciencia la pobre…
      Muchas veces pienso en qué habría sido de ella si no la llego a adoptar y se me parte el alma. Pero por suerte llegó para complementarnos y eso me alegra mucho. 😀

      Me gusta

  5. Me alegro que seas así de afortunada, yo también tengo una perra, que es mi compañera y mi amiga, compartimos con ella todo (incluso los viajes, sólo vamos dónde ella nos puede acompañar) El amor que siento por ella (y el que ella nos demuestra incondicionalmente) es algo que aún no he conseguido explicar con palabras, y no lo comparo ni con tener hijos, ni con la amistad de mis amigos o el amor de tu familia, para mi no es ni más ni menos, ni mejor ni peor, para mí es único y por lo tanto incomparable. Además de una de las mejores cosas de mi vida.
    Así que enhorabuena!

    Me gusta

  6. Me he emocionado con tu relato. Realmente los perros tienen magia, una magia indescriptible. Saben cuándo necesitas un mimo, están pendientes todo el rato, son sombras silenciosas. El mío está a punto de cumplir los 7 años; y traerlo a casa es sin duda de las mejores decisiones que he tomado nunca.

    Le gusta a 1 persona

    1. Así es. Cuando murió mi suegra, Conga no se separó un segundo de mi marido, y eso que él no es una persona que exteriorice cuando se siente mal, pero ella lo notó al instante. Estuvo 4 días que no le dejaba moverse solo. Es alucinante 😀😀

      Le gusta a 1 persona

  7. Tu relato está cargado de sentimiento, qué suerte tiene Conga de haberte encontrado! Se convierten en parte de la familia, además… Muchas veces parece que te lean la mente y sepan cuando estás triste o alegre aunque lo quieras disimular.

    Le gusta a 1 persona

  8. Pero que achuchable que es Conga!!
    Te entiendo perfectamente porque yo también tengo a mi hijita peluda, este viernes cumple 4 añitos y se me ha pasado volando!
    Hacen muchísima compañía y siempre tienen un gesto de cariño para ti, algo que deberíamos aprender los humanos.

    Le gusta a 1 persona

  9. Me encanta tu niña!! Es preciosa!! tus fotos me producen nostalgia porque yo he tenido siempre perritos en casa de mis padres y te dan un cariño que no te lo da nadie, Disfruta de su compañía!!. Por cierto yo también tenía una visión de la adopción muy parecida a la tuya, también quería que mi madre adoptara un niño a toda costa (y también le decía lo del negrito, no sé porque me gustaba que fuera diferente o es porque veía muchos niños negritos en la tele que pasaban hambre y creía que necesitaban a mi mamá), hasta se lo decía a mi marido que vale teníamos uno nuestro pero yo quería adoptar un niño a toda costa, pero luego te pones a investigar y todo son trabas la verdad.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s