Qué difícil es hablar el español.

Hace unos días, os conté que mi profesión es la de docente. Como hoy por hoy no estoy trabajando en un colegio ni nada por el estilo, y mi verdadera vocación es la de enseñar, me quito el gusanillo dando clases de español por las noches a estudiantes extranjeros.

A día de hoy, tengo concretamente dos. Una chica estadounidense más maja que las pesetas y otra canadiense que no se queda atrás.

Las dos son muy aplicadas y les encanta nuestro idioma. Pero coinciden en una misma cosa: lo complicado que se les hace el español, con la cantidad de acepciones distintas que le podemos dar a una misma palabra.

No te haces una idea de lo complicado que puede resultar tu propio idioma hasta que te pones a enseñarlo.

Todavía me acuerdo el día que le dije a mi marido:

Tengo que ponerme a preparar la clase de mañana. Es sobre el subjuntivo.

El subjun..¿qué?

Coño, el subjuntivo. ¿Qué pasa que no sabes lo que es?

Mmmmmmm, bueno sí, un tiempo verbal. Pero… ¿Eso, cuando es que lo utiliSamos?

Bueno, en este mi país, se utiliza cuando quieres expresar deseos, esperanza, cuando quieres dar consejo, para expresar sentimiento, duda, cosas poco probables o imposibles…

Pará, pará, paaaaaaaaará… ¿Pero eso nosotros lo usamos a diario?

Pues sí, salao, se usa un montón, solo que no nos paramos a pensar el por qué de las cosas que estamos diciendo, ni el sentido gramatical de lo que sale por nuestra boca.

¡ Qué complicado que es, che! Desile a tu alumna que se usa porque sí y listo.

jajajajajajajajajaja estuve una hora descojonándome de risa. Y es que, el problema de enseñar, aparece cuando tu alumno te acribilla a preguntas.

Mis alumnas no se conforman con un PORQUE LO DIGO YO. ¡¡Quéeeee va!! Para ellas el español es algo así como una ciencia exacta. Quieren tener respuesta a todas las dudas que les surgen en el momento, y la quieren ya. No es tan fácil como parece. Tú, como hablante nativo, no piensas cuando hablas, y deberíamos hacerlo mucho más.

Si no, fijaos en este texto de Pérez Reverte, que a mí me apasiona. Es muy cómico, pero a la vez te hace reflexionar sobre lo complicado que es nuestro idioma.

El significado de la palabra “cojones”

Arturo Pérez Reverte

Ahora me explico las quejas de los extranjeros por sus dificultades con nuestras acepciones. Un ejemplo de la riqueza del lenguaje castellano es el número y acepciones de una simple palabra, como puede ser la muy conocida y frecuentemente utilizada referencia a los atributos masculinos “cojones”.

Si va acompañada de un numeral, tiene significados distintos según el número utilizado. Así, “uno” significa “caro o costoso” (valía un cojón), “dos” significa “valentía” (tiene dos cojones), “tres” significa “desprecio “(me importa tres cojones), un número muy grande más “par” significa “dificultad ” (lograrlo me costó mil pares de cojones).

El verbo cambia el significado. “Tener” indica “valentía” (aquella persona tiene cojones), aunque con signos exclamativos puede significa “sorpresa” (¡tiene cojones!); “poner” expresa un reto, especialmente si se pone en algunos lugares (puso los cojones encima de la mesa). También se los utiliza para apostar (me corto los cojones), o para amenazar (te corto los cojones).

El tiempo del verbo utilizado cambia el significado de la frase. Así el presente indica “molestia o hastio” (me toca los cojones), el reflexivo significa “vagancia” (se tocaba los cojones), pero el imperativo significa “sorpresa” (¡tócate los cojones!).

Los prefijos y sufijos modulan su significado: “a-” expresa “miedo “(acojonado), “des-” significa “cansancio” (descojonado), -udo” indica “perfección” (cojonudo), y “-azo” se refiere a la indolencia o abulia”(cojonazo).

Las preposiciones matizan la expresión. “De” significa “éxito” (me salió de cojones) o “cantidad” (hacía un frío de cojones), “por” expresa “voluntariedad” (lo haré por cojones), “hasta” expresa “límite de aguante ” (estoy hasta los cojones), “con” indica “valor” (era un hombre con cojones) y  “sin”, “cobardía” (era un hombre sin cojones).

 Es distinto el color, la forma, la simple tersura o el tamaño. El color violeta expresa “frío” (se me quedaron los cojones morados), la forma,” cansancio” (tenía los cojones cuadrados), pero el desgaste implica “experiencia” (tenía los cojones pelados de tanto repetirlo).

Es importante el tamaño y la posición (tiene dos cojones grandes y bien plantados); sin embargo hay un tamaño máximo (tiene los cojones como los del caballo de Espartero) que no puede superarse, porque entonces indica “torpeza o vagancia” (le cuelgan, se los pisa, se sienta sobre ellos, e incluso necesita una carretilla para llevarlos).

La interjección “¡cojones!” significa “sorpresa”, y cuando uno se halla perplejo los solicita (manda cojones!).

En ese lugar reside la voluntad y de allí surgen las órdenes (me sale de los cojones).

En resumen, será difícil encontrar una palabra, en castellano o en otros idiomas, con mayor número de acepciones.

maxresdefault

¿Qué? ¿Cómo os quedáis? ¡Es genial! Y totalmente correcto. Somos así de complejos los hispanohablantes. Bueno, en realidad unos más que otros. Aunque todos hablemos el mismo idioma, en cada sitio se usan expresiones muy diferentes. Dejaré algo para otro post porque si no me quedo sola y escribo poco menos que el Quijote.

¿Conocíais este escrito? ¿Qué os parece?

Yo, sin más dilación, me voy a dar mi clase de español, ¡Con dos cojones!

Gloan

Anuncios

37 thoughts on “Qué difícil es hablar el español.

  1. La gramática y española es complicada, desde luego. Los verbos irregulares con su infinidad de formas en las conjugaciones dan buena prueba de ello. Pero hay cosas que son reglas gramaticales y no hay más…
    Yo también tengo genes de docente, pero al final me des viéndose camino “gracias” a mi tutor del proyecto universitario.
    Seguro que eres una profesora estupenda!

    Me gusta

  2. Yo sí conocía el texto, cada vez me río igual que la primera vez.
    Realmente enseñar un idioma es difícil y las preguntas de los alumnis descolocan porque suelen ser cosas que los batuvos decimos bien sin pensar en la razón o la norma de uso.

    Me gusta

    1. Claro. Realmente te pones a pensar si dominas o no la lengua cuando tienes que enseñarla. Para nosotros, los verbos son así y punto, no nos paramos a preocuparnos en por qué usamos la 1º del condicional en lugar de la 2º… Los estudiantes sí, y lo peor, es que necesitan respuestas lógicas a sus preguntas jajajaja. Ahí es cuando dices… tierra trágame.

      Me gusta

  3. Es cierto lo que dices: uno no sabe lo difícil que es nuestro idioma hasta que nos ponemos a pensar en ello. Nosotros hablamos de forma automáticamente nuestro idioma y sólo cuando un extranjero nos obliga a explicar el porqué y significado es cuando empezamos a encontrarle la complejidad. Los verbos en español son lo más complicado, sin lugar a dudas, si lo comparamos con otros idiomas (y eso que nos quejamos de los verbos irregulares del inglés o el alemán, son los idiomas que más o menos controlo y de los que te puedo hablar) pero -todo tiene un pero- es más fácil cuando los extranjeros tienen que hablar. Mi profesora de alemán, en vista que veía que alemanes con mi nivel de alemán hablaban mucho más rápido y sin tantos fallos como yo, me dijo que los estudiantes de español, francés o inglés tienen menos problemas de expresión que con el alemán. Más que nada porque, hasta que no le coges el truco, es difícil de cojones 😉
    No conocía el texto de Reverte, y me ha encantado.

    Me gusta

  4. jajajaj, el texto es genial!! y..marido argentino? “por estos lares” no se usan los mismos tiempos verbales. Por ejemplo, si esta mañana he ido a comprar el pan, aquí dirán “esta mañana fui a comprar el pan” yo despues de 10 años ya me hago un lio…y creo que el subjuntivo no lo usan mucho tampoco 🙂

    Me gusta

    1. Pues él si que utiliza verbos compuestos, muchísimo más que yo, que nunca jamás los uso. Es deformación regional lo mío. En mi provincia solamente hablamos en tiempo pasado para referirnos a todo lo que no suceda ahora mismo. Yo no digo nunca “he comido”, siempre digo “comí” aunque sea hace 4 minutos. Y el sí que lo usa. El subjuntivo lo usamos todos los hablantes de español. Fíjate. Para cualquier cosa probable, expresar deseos… todo, usamos subjuntivo.

      Le gusta a 1 persona

  5. Reconozco que utilizo en ocasiones frases y/o palabras que son gramaticalmente incorrectas, son mas “culturales”(vaya excusa) y mi marido (belga-portugués) a veces me dice y ¿así es que como se dice?y claro por el y por mi hija cada vez trato de evitar ciertas palabras o frases

    Por otro lado ese texto aunque no lo había leído me recuerda a uno parecido con la palabra “vaina” es el mismo caso , en dominicana se usa para todo jajajaja

    Me gusta

    1. La “vaina” dominicana es terrible. Todo es una “vaina” allí. Jajajajajaja. Cuando estuve de vacaciones en Punta Cana hice amigos dominicanos y me hacía muchísima gracia cómo hablaban. Es genial que nuestro idioma tenga tantas formas diferentes de hablarse!! Por algo es el idioma más rico!!

      Le gusta a 1 persona

  6. Hahahahaha te comprendo perfectamente, yo soy venezolana casada con un ingles, Desde have cuatro años estoy tratando de enseñarle español Pero a el se LE hace tan complicado que termina rindiendose, hasta que luego de varios meses comenzamos de nuevi, creo que primero hablara español nuestro hijo de dos meses que el, hahahahaha

    P.D. Por supuesto mi Esposo Ya aprendio a decir: ” yo quiero, tengo hambre, mira, ayudame, silencio, ahora, tu tienes” es increible

    Me gusta

    1. ¡Qué suerte tiene tu hijo! Va a ser bilingüe sin casi esforzarse. Siempre tuve mucha envidia sana de los hijos de padres de diferente nacionalidad, cuando eso implicaba aprender dos idiomas como por arte de magia.
      Tu marido, que le eche tiempo y paciencia y seguro que acabará aprendiendo 😀

      Me gusta

  7. Me he “descojonau” con el texto!

    A mi parece muy difícil enseñar un idioma cuando lo dominas porque es tu lengua madre! De gramática no me preguntes nada porque no tengo ni idea. Me pasa mucho con el euskera, cuando amigos que están aprendiendo me pregunta cualquier cosa. Yo se la respuesta porque es lo que me suena bien, pero soy incapaz de explicarlo! jeje!

    Me gusta

    1. Otra de mis tareas pendientes, aprender euskera, aunque lo veo practicamente imposible. Se decir 4 cosas, de aquellos veranos que pasé en un pueblecito de la Rioja Alavesa. Mi segundo pueblo. Todos mis amigos hablaban euskera y yo me quedaba con una cara de gilipollas terrible porque no entendía nada. Además tengo familia en Gernika… y allí si que hablan para todo en euskera. Debería apuntarme a una ikastola para grandes jajajajajajjaja. Muxu handi bat! 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s