AYUDA, HELP, 助けて, AU SECOURS, AJUDE-ME, AIUTO, 救命, Hilfe

Pensativa

Necesito llegar al máximo de personas posible, por eso lo de ponerlo en diferentes idiomas.

Hoy vengo a pediros algo, necesito asesoramiento. Me gustaría que os pusierais un poco en mi pellejo, trataseis de pensar como yo pienso (algo complicado, lo se) y me aconsejarais sobre este tema que os voy a plantear.

Para todos aquell@s que nos siguen, no les pilla de sorpresa el saber que somos dos chicas las que escribimos. Una mamá y una infertil.

Gloan infertil al aparato.

El caso es que me lleva rondando mucho tiempo en la cabeza, la idea de un acogimiento temporal. Sí, eso, traer a esta humilde morada la inocencia de un niño. Ya que por otros medios aún no nos es posible, creo que sería una buena opción el poder ayudar a alguno que no viva en las mejores condiciones diariamente.

El mejor amigo de mi padre, acoge todos los veranos a dos niños bielorrusos. Yo pasé varios veranos en su casa y la verdad es que era una experiencia genial. Los críos eran una pasada, super agradecidos, muy buenos, obedientes, que aprovechaban al máximo cada momento y vivían con mucha intensidad todo lo que les pasaba durante su estancia en España.

Otras familias, no corrían la misma suerte. Los niños que acogían resultaban ser bastante déspotas. Exigían cosas en todo momento y les hacían la vida un poco complicada, a unos “padres” que decidían destinar parte de su tiempo y su dinero a intentar hacerles un poco más felices, el tiempo que estuvieran con ellos.

Me consta, que mi provincia acoge cada verano a un grupo de niños y niñas saharauis. Son niños que viven con sus padres en condiciones más que precarias, afincados en campos de refugiados.

El tema de la ayuda humanitaria es algo que me toca la fibra sensible. Me gusta ayudar. Cualquier tipo de ayuda me vale, no hago ascos a nada. Si además, el que se beneficia es un niño… podéis imaginaros cómo me sentiría ¿no?

Ahora bien, como le decía hace un momento a la SRA JUMBO (lo de las conversaciones nocturnas no es coña… las 2:05 de la mañana y seguimos enganchadas dándole a la húmeda, o en este caso quedándonos sin huellas dactilares), me puse a leer un poco por internet las experiencias de familias de mi provincia que ya pasaron por el trámite del acogimiento  de estos niños, y la verdad es que me echa un poco para atrás.

Leí de todo, también es cierto. Hay familias que están encantadas, que repiten año tras año y que lo tienen ya completamente integrado en su plan de vida.

Otros, sin embargo, ponen en pre-aviso a las nuevas familias de acogida, y comentan que no todo es color de rosa. Por lo visto, las familias de estos niños, les adoctrinan para que su misión sea la de intentar sacar de las familias que les acogen, cuanto más mejor, ya sea en ropa, dinero, juguetes… lo que sea. Tienen que tratar de volver con el mayor número de cosas, así ellos luego pueden venderlo o cambiarlo y así subsisten el resto del año. ¡VAMOS! Que los usan de mulas. Y lo que es peor, con lo que los niños llevan, consiguen sobrevivir y no luchan por una vida digna, se acomodan en la miseria sin importarles nada más.

También leí que muchas veces no es agradable el hecho de tener que estar en contacto con las otras familias que acogen.

Yo, desde mi ignorancia, pensaba que todo esto era distinto. Yo creía que tú te ofreces voluntario para acoger a un niño, y ya te dedicas a vivir tu vida, es decir, lo integras en tu familia o en tu entorno y poco más. Pero no, al parecer hay reuniones con los otros padres y una serie de obligaciones asociadas al trámite de la acogida.

Cuando leí todo eso se me encogió el alma. Sentí un pellizco muy desagradable y por un momento dejé de mirar la pantalla. Cambié de tercio. Todas las ilusiones que tenía puestas en esta opción, se fueron al garete en un ratito. Me parecía todo completamente surrealista. Nada era como había imaginado. El jarro de agua fría me dejó  dubitativa y asustada.

Si yo, infertil, me pongo en la tesitura de acoger a un niño durante un tiempo, con lo que eso conllevaría a nivel emocional para mí y para mi pareja, y después me encuentro con semejante marrón… no se, creo que no podría digerirlo muy bien.

Mi duda es la siguiente. ¿Qué haríais vosotros? ¿Os arriesgaríais porque consideráis que el hecho de tener un niño en casa puede ser beneficioso?

¿Creéis que sería contraproducente?

¿Hay alguien en la sala que haya vivido esta experiencia y me pueda aconsejar o dar su punto de vista? Esto sería genial, aunque todos sabemos que después las cosas pueden cambiar de unos a otros.

¿Dejaríais de lado todo lo que haya escrito en internet y os centraríais en lo que realmente os apetece hacer? A veces leer de más tampoco es bueno…

Estoy bastante liada, por un lado me apetece mucho, pero por otro tengo bastante miedo, tanto a no saber interiorizar lo que viene después, como a que no sea una experiencia como yo la tengo idealizada.

¡AYUDA, POR FA! Soy toda ojos.

Gloan.

Anuncios

36 thoughts on “AYUDA, HELP, 助けて, AU SECOURS, AJUDE-ME, AIUTO, 救命, Hilfe

  1. Ostras, me dejas de piedra!!! Cdo mis hermanos y yo éramos pequeños, mis padres acogieron un verano a una niña musulmana q estaba en un campo de refugiados en Bosnia. Desde la parroquia se preparó esta iniciativa, buscaban familias de acogida y mis padres se ofrecieron. Nuestra experiencia fue buena aunq obviamente te marca un poco ver q son capaces de dormirse hasta encima de una caja y q llegan asustados, además de q lo pasamos mal cdo se fue, nos dio mucha pena! Pero no sé qué decirte xq lo q cuentas no lo sabia!!!!!!

    Me gusta

    1. Claro. En parte tengo miedo a eso también. No quiero que el hecho de tratar de ayudar me implique a mi un problema emocional. Puede que suene muy egoista, porque en teoría las cosas se hacen para que ellos mejoren su calidad de vida y tal, pero llevo a las espaldas 6 años de desilusiones y todo lo que es tema niños, me toca la fibra sensible más de lo normal. ¡Qué guay que vosotros lo hayais hecho! Dice mucho de tu familia. 😄😄

      Me gusta

  2. Si es lo que quieres hazlo, también cuando pensamos en quedarnos embarazadas hay mil historias, abortos, niños con enfermedades, madres con diabetes, hipertensión en embarazo y lo buscamos. Así que no pienses en lo mano. Hazlo con el corazón y todo saldrá bien, y si es una mala historia, para el niño para ti y para tu pareja será una lección de vida.

    Le gusta a 2 personas

  3. Ostras! Alguna vez se me había pasado por la cabeza hacer lo mismo y también pensaba que era mucho más sencillo. Ni idea de que tenías que estar en contacto con otras familias, asistir a reuniones, etc. Y mucho menos ni idea de que algunos niños vienen bajo presión de sus familias biológicas para que vuelvan a casa cargados de material vendible… Me parece muy fuerte y también me echa para detrás, la verdad. Comprendo muy bien tu decepción y la comparto.

    Me gusta

  4. Hola!

    Esta es una decisión muy personal, y yo no quiero aconsejarte una cosa ni la otra.

    Además de fotógrafa, soy trabajadora social. Yo quisiera que antes de dar este paso, o de no darlo, sigas informándote un poco más, y además lo hagas de otro modo. No leas mucho en internet… cada uno cuenta la película a su manera. Vete al organismo adecuado y que te informen. Con los datos reales, y exponiendo tu caso, ellos van a aconsejarte mejor qué hacer, y si tú y tu vida están capacitados para el acogimiento, porque a lo mejor ellos ven que no eres idónea (emocional, o laboral, o socialmente para hacerlo porque va a traerte problemas) así minimizas los problemas que puedan sobrevenir de la situación si acabas acogiendo. No estás sola, ellos deben ayudarte.

    Sólo quiero darte un par de apuntes: la familia los adoctrina, y es lógico. Si vuelve a su país con ropa y juguetes para vender o cambiar, el niño a lo mejor no juega, ni se viste como querías tú, pero su familia quizás vive mejor un par de meses. Eso es fantástico.
    Si la familia se acomoda, es porque hay que entender la situación en la que la gente vive, y el cómo se afronta la vida en función de donde naces, y donde te educas. No les culpes.
    Más bien siéntete muy satisfecha y orgullosa de que, gracias a ti, ese niño está viendo que hay otra vida posible ahí fuera, y en el futuro, a lo mejor él sí tiene herramientas para cambiar su vida. Es una lección de aprendizaje maravillosa.

    Por mi parte, sólo el hecho de que te lo estés planteando, me hace mandarte un abrazo y felicitarte. Pero piensa en ti. ¿Esto es un deseo de ayudar, y ser y hacer mejor, o es una necesidad tuya de cuidar y querer?. Piensa que si es la primera, todo irá bien, porque podrás afrontarlo. Si es la segunda, seguramente tanto la separación como los problemas de tener un hijo que no es tuyo, que no te quiere como una madre, y al que has de dejar ir, pueda hacerte que no lo superes. Y ojo, sólo digo pueda. Con ayuda de tu entorno y teniendo claras las cosas, e intentando siempre estar centrada, puede ser genial.

    Bueno, que me enrrollo. Un saludo.

    Le gusta a 4 personas

    1. ¡WOW! Respuesta completa, donde las haya!
      Está claro, que no solamente me voy a quedar con un par de experiencias colgadas en internet, porque como todo en este mundo, no tiene por qué ser del todo cierto.
      El ir a la organización encargada, está, obviamente dentro de mis planes, ya que, habiendo trabajado como educadora social, estuve en contacto con más de una por temas de acogimiento temporal y se que allí te suelen asesorar de todo.
      También es cierto,que el hecho de conocer un poco el funcionamiento de algunas, también me echa para atrás, ya que no todas las experiencias que viví con ellas fueron buenas.
      No hablo de la calidad profesional del trabajador social, si no del funcionamiento interno de las organizaciones.
      Normalmente, estos organismos, valoran a las familias para ver si son idóneas o no para el niño en acogida. Siempre se le da prioridad al menor, y me parece muy correcto. Al final, lo que quieres hacer es para su beneficio.
      Mirándolo todo desde el punto de vista que expones, la verdad es que no es tan complicado. Es cierto que cada uno vive y sobrevive como puede o como le da la gana, pero el hecho de que traten de “sacar tajada” no acaba de convencerme. Sobre todo porque yo, voy a hacer un esfuerzo económico para traer a ese niño y darle así un tiempo de mejor calidad de vida. Ese esfuerzo no quiero que implique algo más. Si me sobrara el dinero, no tendría ningún problema y probablemente no estaría planteándome esto, porque tendría 6 o 7 niños adoptados. Pero no es el caso.
      El tema de acomodarse en la precariedad, tampoco me seduce, por muy buena opción que sea. Me baso siempre en la experiencia que tengo en centros de menores, seguro que tú entiendes por dónde voy . 🙂

      Por la vivencia que tuvieron esos conocido míos y contaba en el post, vi como la familia sufría. La niña les exigía hasta lo que tenían que darle de comer. Claro está, eso con un No se soluciona. A lo mejor es que ellos no sabían “educar” como debieran y me estoy preocupando demasiado por cosas que probablemente luego sean nimiedades.

      Muchas gracias por el abrazo! Aún siendo cibernético, reconforta! Y sí, la necesidad es la de ayudar, pero mientras uno ayuda, muchas veces, sin proponérselo termina queriendo. Ahí está el problema. Aún siendo ducha en la materia (las separaciones en los centros de menores están a la orden del día) me da cierto respeto, cuando el escenario no es tu puesto de trabajo si no tu propia casa.

      Un beso gigante, un abrazo de oso y mil millones de gracias por tu aporte.
      Muaaaaaaaaaa!!

      Le gusta a 1 persona

      1. Ahhh pues entonces tienes muy claras ya muchas cosas por tu profesión, y hay ahí una base muy buena de sentido común.
        Decidas lo que decidas, si te parece, cuéntamelo. Me encantará saberlo.

        Y muchos besos y mucho ánimo.

        P.D.: Quizás no debiera decir esto, pero te lo digo: sé que muchas veces las organizaciones no funcionan bien, y también sé por experiencia, que en muchas ocasiones, los trabajadores son los culpables. Malos profesionales y gente que desprestigia la profesión los hay en todos sitios, y sé que me entiendes cuando digo esto. Hay que tener mucha suerte para topar con alguien que realmente se preocupa, perio quiero pensar que son la mayoría y que tú vas a tener esa suerte.

        Besoooooooos!!!!!!! Ánimo!!!!!

        Le gusta a 1 persona

        1. ¡Ojalá y así sea!

          Veo que nos entendemos bien, con pocas palabras jejejejeje.
          Haga lo que haga lo relataré. Espero no equivocarme sea cual sea la decisión.
          Al final, como dije en algún otro comentario, actúo por impulsos y eso es bueno pero malo a la vez.
          El problema es que no se ser de otra manera :D.

          Muchas gracias guapa!!!

          Le gusta a 1 persona

  5. Yo tuve una compañera de trabajo cuya familia acogía a niños saharauis y tras un par de veces dejaron de hacerlo. Ellos eran familia numerosa, muy buena gente, y muy generosos, pero en las dos ocasiones vivieron esa experiencia que cuentas, de ver que los niños no se integran y que sólo quieren sacarle el dinero a las familias de acogida. No querían hacer actividades con ellos, seguían un ritmo de vida completamente diferente, no congeniaban y sabían que sólo estaban de paso, para conseguir cosas de valor y volver a sus casas. Algunos llegaban con listas de cosas que pedían que se les comprara (gafas graduadas, ropa y hasta videoconsolas pedían). Esto desanima a cualquiera.

    Me gusta

    1. Eso es exactamente lo que esta persona relataba en su experiencia y con lo que yo, particularmente, no comulgo.
      Una cosa es que tú quieras comprárselo porque veas que el niño lo necesita. Está por demás decir que si te propones acoger para que ese niño mejore su vida, aunque sea de forma temporal, vas a hacer todo lo posible por conseguirlo. Pero las cosas impuestas… mmmmmm… son algo que nunca supe canalizar bien.

      Es precisamente eso lo que a mí me desanima y leerlo fue lo que hizo que me sintiera mal. Me sentí engañada antes de dar el paso.
      Es un tema muy complejo.

      Gracias guapa por tu aportación!

      Me gusta

  6. No es un tema fácil, la pobreza no es fácil y la necesidad de esos niños tampoco. Vas a meter todos sus problemas en tu casa y eso no es para cualquiera.
    Estoy muy de acuerdo con lo que te pone LorenPhotography. No importa si solo quieren cosas materiales, ya dandole cosas materiales haces mucho por ellos.
    Pienso que tienes que dejar atrás (como lo estás haciendo), la imagen idílica de la acogida. No es fácil, son niños con una vida en condiciones muy distintas a las nuestras, pero tambien, te da la oportunidad de conocer esas realidades y ayudar. Sobre qué decidir no puedo decirte, depende de cómo te sientas tú animicamente para afrontarlo….

    Le gusta a 1 persona

    1. Claro. Como le dije a Loren, trabajé en centros de menores. Allí tienes que separar muy bien lo que es el trabajo de tu vida diaria. De hecho, una de las primeras cosas que te plantean, es que intentes no encariñarte, porque para bien ser, esos niños están de paso. Luego la realidad es otra, y gracias a estos gobiernos tan buenos que tenemos, se quedan hasta los 18 años sin pena ni gloria. Pero ese es otro tema jejejeje.
      Se que no todo es idílico, pero lo veía como algo positivo. Después de lo que leí, el castillo de arena se me derrumbó.
      A ver qué saco de todo esto. Seguro que el simple hecho de planteármelo me hace aprender algo.

      Muchas gracias guapa!

      Me gusta

  7. buff después de leer todas estas recomendaciones poca cosa queda por decir, suscribo cada palabra de Lorenphotografhy y además por lo que cuenta ella es una profesional del tema.
    Yo me he planteado varias veces la acogida de niños pero no de estos niños saharauis sino de los que por lo que sea se quedan sin familia durante un tiempo, he estado en varias reuniones y es un paso importante a dar, pero porque no hacerlo??
    Yo creo que si te lo pide el cuerpo…. puedes probar un verano.

    Le gusta a 2 personas

  8. Es cierto, y por eso se me pasó por la cabeza. Me preguntaba lo mismo que tú ¿Por qué no hacerlo?
    Pero temo a las consecuencias que eso pueda conllevar.
    Soy consciente de que todo este tipo de lucha por conseguir ser madre, aunque aparentemente no se me vea, están haciendo mella en mí, sobre todo en mi “yo sensiblón”.
    Lo que para unos puede ser un mero trámite, y traigan a un crío una temporada, sabiendo que después vuelve con su familia , para mí puede suponer mucho más.
    Me considero una tía fuerte. Después de todo lo que llevo encima, creo que lo soy, y cada día me doy cuenta de lo difícil que fue, pero lo bien que lo supe llevar.
    Me da miedo a romper en cualquier momento. Y no quiero terminar yo jodida por lanzarme a la piscina.

    Muchas gracias por todo, guapa!!

    Me gusta

  9. Mira, una hermana mía acaba de acoger a una niña. Cada caso es diferente, pero claro que son niños que tienen padres y hay que tener un contacto con ellos y si viven cerca tienen derecho a verles.
    Hay otros casos en los que la acogida sólo es hasta que se encuentra una casa de adopción.
    En cualquier caso la acogida es algo temporal por eso para mi lo peor es que a los niños se les coge mucho cariño y luego se tienen que ir.
    La niña que ha ido a casa de mi hermana es una ricura de niña, tiene 10 años y se porta fenomenal. No quita que estos niños han vivido muchas cosas y a veces pues no sepas como ayudarles.
    Creo que la gente cuenta en internet demasiadas cosas, pero siempre malas. Yo creo que hacerse familia de acogida es algo genial, pero por ejemplo yo sería incapaz por saber que luego el niño se va a ir.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias guapa! Los programas de cruz roja los conozco de cuando trabajaba en el centro de menores. Cuando lo decida todo bien, me pasaré por allí a que me informen :). Que guay que tu hermana se haya decidido!!!!

      Me gusta

  10. Madre mía, tema complicado el que planteas. Yo creo que me dejaría llevar por lo que sintiera, teniendo en cuenta lo que leo por la red pero sin dejar que eso domine completamente mi decisión. Sé que es muy fácil decirlo y difícil hacerlo, por eso digo que es muy complicado lo que planteas. Siempre habrá experiencias buenas y malas, como tú dices. Espero que decidas lo que decidas vaya todo bien. Un beso!

    Le gusta a 1 persona

  11. Pues no sé qué decirte la verdad. Lo de las listas que les dan los padres me parece muy exagerado pero como te decían por aquí hay que ponerse en su lugar y verlo más bien como a lo que se llega por desesperación en la pobreza… por el lado emocional pienso que sí deberías planteártelo bien, porque por mucho que conozcas el tema del trabajo, no es lo mismo que tenerlo en casa y más con necesidad de tener tus propios hijos y dar cariño… eso puede terminar haciéndote mucho daño. Haz una lista de pros y contras y a ver dónde salen más, a veces ayuda!! Besos

    Le gusta a 1 persona

  12. Dar un consejo en este aspecto es un poco complicado, ya que pienso que sois vosotros los que debéis valorarlo y decidir si queréis hacerlo o no. Aunque yo siempre soy de la opinión que las cosas se deben probar, sabes que es algo temporal, que puedes probarlo este año, conocer la experiencia de cerca y luego decidir si quieres repetir el año que viene o no. Por un lado, pienso que si estás informada, te será más fácil adaptarte y no lo idealizarás tanto, así que creo que es perfecto que busques información, pero también creo que para saberlo con certeza tienes que vivirlo. Si realmente tienes ganas, siempre te quedará la duda hasta que lo pruebes. Un beso!

    Le gusta a 1 persona

  13. Yo te puedo hablar de la experiencia de mi padre aue acogió una niña saharahui un verano y al final fue buena pero no es algo fácil.
    En su caso estas cosas que cuentas de que le pidiera ropa o juguetes no fue así. De hecho se pudo llevar ropa pero los juguetes que le habían comprado no.
    Respecto a tener relación con otras familias tampoco era algo obligatorio. Aqui vinieron 2 meses y el primero la asociacion de niños saharahuis organizaba unos casales donde estaban los niños todo el día y en agosto se fueron de vacaciones y si tuvieron contacto con otros padres de acogida fue porque quisieron.
    Pero has de tener en cuenta que cada niño es un mundo, que puede ser que no entienda el idioma y le cueste adaptarse. La niña que vino a casa de mi padre era muy introvertida y le costó mucho adaptarse y fue muy duro.
    Si quieres saber escribeme y hablamos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias por contarme vuestra experiencia. Es algo que siempre estuvo en mi mente pero poco a poco me fui desencantando. No se, si habiendo pasado por lo que pasé, sería bueno tener otro desarraigo, y menos gratuitamente. Quiero decir… que estos niños se que se tienen que volver sí o sí a sus casas. Sería una forma de sufrimiento que puedo evitar. Pero por otro lado me encanta ayudar a la gente. Me siento bien haciéndolo y ellos también.
      Es complejo…
      Muchas gracias de verdad. Si vuelvo a tener idea de hacerlo te escribo y me cuentas más 😉

      Me gusta

  14. Los buenos consejos ya te los han dado. Yo solo quiero decirte que eres una mujer fuerte y muy inteligente y que me quedo con dos frases de tu entrada en las que tú misma, de algún modo, ya te contestas tus propias preguntas.

    Frase 1) “las cosas pueden cambiar de unos a otros.”

    Frase 2) “A veces leer de más tampoco es bueno…”

    Así, que decidas lo que decidas, lo harás con el corazón y con la cabeza y a conciencia. Miedo ante lo desconocido lo tenemos todos, pero para poder valorar las cosas hay que vivirlas en primera persona y al fin y al cabo es una decisión que no es para toda la vida 😉

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s